10 espías famosos -II parte- (14 al 21 de julio 2006)

Decía Sun Tzu: “Lo que permite al soberano sabio y al buen general golpear y conquistar, así como también lograr cosas más allá del alcance de los hombres ordinarios es el conocimiento previo”.
El autor de “El arte de la guerra” fue muy claro al señalar que esta información no viene de los oráculos ni de las inducciones originadas en la experiencia previa o por cálculos deductivos. “El conocimiento de las disposiciones del enemigo sólo pueden ser obtenidas de otros hombres”, simplemente, a través del uso de espías.
En la entrega anterior fueron desarrolladas las entregas biográficas de 5 hombres o mujeres que dedicaron su vida a la obtención de informaciones de Estado. Algunos con mayor éxito que otros, pero todos afamados. Los espías, ciertamente, ocasionan una fascinación generalizada.
En esta segunda (y última) entrega, las referencias biográficas de otros cinco personajes del mundo de los secretos.
*Guy Francis De Moncy Burgess (1911-1963): uno de los espías del llamado Círculo de Cambridge, porque junto a Kim Philby, Donald Mc Lean, Anthony Blunt. Luego de graduarse en Trinity con honores, tuvo una serie de fracasos hasta que inició un programa de radio, La semana de Westminster, que le permitió entrar en contacto con numerosos políticos. Posteriormente fue reclutado por el Servicio de Inteligencia Secreta, SIS, para que como periodista recolectara información valiosa en medios políticos. Luego comenzó a pasar los datos a la inteligencia soviética. La BBC señaló que él fue el encargado de reclutar a Kim Philby. En 1951, al saberse descubierto, viajó con Mc Lean a Moscú para buscar refugio. Allá permaneció hasta el día de su muerte, a pesar de que siempre se mantuvo solicitando sus trajes a un sastre de Savile Row.
*Alger Hiss (1904-1996): hasta el día de su muerte, este abogado nacido en Baltimore intentó limpiar su nombre de las acusaciones de espionaje. Hiss fue asistente de Franklin Roosevelt durante la conferencia de Yalta en 1945. Su implicación en el espionaje surgió inicialmente en 1948 por intermedio de Whittaker Chambers, quien declaró ante un comité del Congreso que Hiss había espiado para los soviéticos. Luego de la investigación, Hiss fue acusado de perjurio y tuvo que pasar 5 años en prisión. En 1970, Hiss trató sin éxito de demandar al gobierno estadounidense para que revelara el contenido de los archivos que el Buró Federal de Investigaciones tenía sobre él. Tras la caída del Muro de Berlín, solicitó una investigación en los archivos de inteligencia soviéticos al historiador Dimitry Antonovich Volkogonov, quien no encontró evidencias incriminatorias contra él. Aún así, la duda persiste y su nombre continúa inscrito en las listas de espías afamados.
*Emil Julius Klaus Fuchs (1911-1988): en septiembre de 1945 la cabeza de la inteligencia alemana en Canadá, Igor Gouzenko, buscó protección de los aliados a cambio de información, y delató a Klaus Fuchs. Este físico nuclear había sido investigado por lo menos en dos ocasiones anteriores, pero nunca se llegó a comprobar su participación en labores de espionaje. Desde 1942, Fuchs tuvo acceso a importantes detalles sobre las invetigaciones de Inglaterra y Estados Unidos sobre el desarrollo de armas nucleares, y transmitió a los soviéticos todos estos detalles a través de notas remitidas mediante un contacto, Harry Gold, alias Raymond. Fue detenido en 1950 y condenado a 14 años de prisión. Pero ya en 1959 estaba en libertad.
*Oleg Penkovsky (1919-1963): a comienzos de los años 60, este oficial de artillería ruso fue calificado por la Agencia Central de Inteligencia como “el mejor espía” laborando para la causa estadounidense. Se desconoce, sin embargo, por qué el teniente coronel colaboró con el mundo capitalista, sin siquiera asegurarse que dejaría en algún momento los países del bloque del Este. En 1961, cuando era coordinador de Investigación Científica del Ejército de su país, este profesional de las armas comenzó a transmitir informaciones al servicio de inteligencia exterior británico (MI6) y a los espías estadounidenses. Cuando fue delatado por dobles agentes que operaban en Estados Unidos, dos años después, se cree que había filtrado más de 10 mil documentos clasificados. Penkovsky fue ejecutado y su contacto en Moscú, Greville Whynne, condenado a 8 años de prisión.
*Jonathan Jay Pollard (1954- ): a pesar de las múltiples investigaciones efectuadas por el FBI y la CIA en torno a este israelí, aún se desconoce cuántos secretos fue capaz de enviar al gobierno de su patria natal. Pollard fue analista en la oficina de Operaciones de Campo de la Marina de Estados Unidos. Se cree que su controlador fue Rafi Eitan, jefe del servicio de inteligencia exterior de Israel (Mossad). Pollard eventualmente admitió haber espiado para su país, pero aclarando que reveló los secretos que él consideraba vitales para los intereses de su patria, y cuya difusión había sido omitida en forma expresa por el gobierno estadounidense, en aparente violación de acuerdos que databan de 1983. El Primer Ministro Benjamín Netanyahu admitió en una entrevista pública las funciones desempeñadas por Pollard, y solicitó el perdón presidencial. Pero hasta el momento el espía permanece encarcelado. El informe usado para incriminarlo ni siquiera ha sido del conocimiento de sus abogados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.