Ahora o nunca

Ahora o nunca
Tomando la palabra del Sr. Presidente de la República del Perú, que aquellos que tuvieran propuestas de seguridad ciudadana las realizaran, alcanzó algunas sugerencias que estoy convencido de que ayudarán a la problemática de inseguridad ciudadana que hoy vivimos. Agrego que no son planteamientos nuevos y además ya los vengo presentando públicamente desde hace varios años en diversos portales de seguridad.
Ante este fenómeno, no debemos mirar el árbol sino el bosque, se trata también de trabajar las causas que originan la delincuencia. La seguridad pública según se tiene que trabajar de forma articulada, entre sus 4 principales eslabones: la policía, la Fiscalia, el Poder Judicial y el sistema penitenciario. Lo primero que hay que hacer es separar a los funcionarios públicos corruptos de esas instituciones, ya con un personal confiable hay que diseñar mecanismos de control eficientes y permanentes.
Es importante la capacitación y el entrenamiento del personal policial, el equipamiento y la logística apropiada, nuestras prisiones son inseguras y desde dentro es que muchas veces se reciclan los delitos. Es importante invertir en equipos y sistemas de seguridad preventiva dentro de las prisiones: cámaras CCTV, equipos de rayos X, bloqueadores de celulares, detectores de metales, entre otros.
La estrategia desplegada en APEC, trabajarla a nivel de dos distritos como planes pilotos y luego de forma gradual al resto del país. Iniciar una gran campaña para que la sociedad en su conjunto asuma una cultura de seguridad preventiva ciudadana. Debemos tomar conciencia que hoy la violencia y el delito han rebasado la capacidad policial y es importante la participación de la ciudadanía, no enfrentando sino más bien evitando el delito con un adecuado comportamiento.
Quiero recordar que en el año 2003 realicé una exitosa campaña de seguridad ciudadana, la del lazo amarillo, como consecuencia del secuestro de un escolar. Esto unió al país entero y hasta hoy los ciudadanos realizan vigilias y marchas ante este tipo de delitos.
Claro está que las propuestas antes mencionadas no son nuevas, lo que propongo es tener el coraje y la capacidad de hacerlas.
Finalmente, la voluntad política debe ir de la mano con los recursos adecuados para un problema que es la piedra en el zapato para el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.