AK 103

AK 103 ¿CRIOLLO?
Lo que vamos a intentar es sumamente complicado, pero hay que intentarlo porque con todo el alboroto que se ha armado con la compra de los famosos fusiles de asalto AK, los venezolanos no sabemos todavía qué es lo que está comprando nuestra fuerza armada. ¿Sirven, no sirven, es verdad que son tecnología de punta, representan o no ventajas sobre el FAL que actualmente está en servicio, como quedan delante de los nuevos desarrollos que ya estarán en vigencia a finales de año en el resto del mundo?
Cuando digo al comienzo que la tarea por delante es complicada, es porque es muy difícil hablar de un tema tan delicado como la adquisición de equipos para la defensa del Estado sin incluir en la misma la política, la soberanía, la geopolítica, la geoestrategia, el balance de poder regional, el negocio, la transferencia tecnológica y todo ese mundo que significa una decisión de esta naturaleza.
Por otro lado, cómo pretender hablar bien o mal de un producto del cual hay más de 90 millones de unidades a nivel mundial. Así mismo, la historia de las armas AK no es menos que fascinante desde el punto de vista tanto militar como técnico y comercial por que en otras regiones del planeta estas cosas pueden ser adquiridas legalmente por civiles interesados con los debidos controles. También es bueno hacer notar que la Internet está llena de sites donde describen con toda precisión todo lo referente a los AK empezando por el 47 pionero de la gama.
Por todo esto y corriendo el riesgo de ser repetitivo, voy a tratar de hacer algunos comentarios de mis investigaciones y algunas experiencias sobre todo con la serie 100 que son los que vienen a nuestro país, dejando de lado todo el aspecto político y demás relacionados del tema y concentrándome exclusivamente en el área técnica que finalmente es lo que mas nos interesa a los simples mortales que en teoría vamos a ser defendidos por estos equipos cuando llegue el momento.
Diseñado y construido por alguien que se consagró a raíz de este trabajo, el Sr. Mikhail Kalashnikov por allá por 1947, entró en servicio para la tropa motorizada del ejército ruso en 1951. Todos lo conocemos por las películas (siempre los malos lo tienen) esa combinación de metal, madera y ese cargador curvo es una imagen difícil de olvidar, además hay que recordar que son casi 100 millones de estas armas en el mundo en servicio tanto en las manos de los buenos como la de los malos.
El AK-47 es un arma satisfactoria por sus prestaciones no tanto así por sus materiales de construcción los cuales constituyen gran parte de sus limitaciones. No obstante, en batalla y en el campo de operaciones siempre es un botín muy deseado ya que por su confiabilidad, muchos soldados sobre todo en Vietnam lo preferían a las primeras versiones poco confiables del M-16.
Uno de los grandes aportes técnicos del AK-47 es que todas las piezas de su mecanismo tienen un área de trabajo con suficiente espacio para moverse, lo cual permite como lo indica la fábrica y he comprobado yo mismo que aún echando un puñado de arena dentro del cajón de mecanismo este siga funcionando correctamente sin ninguna falla. En lo personal pienso que esta característica es la piedra angular en la fama del AK-47.
Su calibre es el soviético 7.62 x 39 M1943 del cual daremos detalles más adelante. El modelo que le sigue es el conocido como AKS cuya única diferencia con el 47 no es otra cosa que la culata plegable de metal y la inclusión de un kit de herramientas. Le sigue el modelo AKM donde si hay un avance en términos de tecnología lo que representa incluso mayor facilidad de producción. La utilización de lámina de metal estampada en vez de acero forjado y mecanizado, maderas laminadas y aluminio y plástico para el cargador. Toda esta receta permite reducir el peso del fusil en un kg., mismo que gana el soldado para ocuparlo en otras necesidades como por ejemplo municiones etc. Adicionalmente tenía otras innovaciones como por ejemplo la mira graduada a 1000m en vez de 800, el ángulo de ataque de la culata que permite mejor encare, mecanismo de control de fuego automático paralelo al disparador y mejoras en el pistón de los gases, por supuesto este modelo incorpora el engarce de la bayoneta.
Conjuntamente a este modelo entra en servicio el AKMS que en definitiva es el mismo AKM solo que reduce el largo total de 868mm a 699mm por ser una versión de culata plegable.
Como ya dijimos, el calibre de esta serie es el soviético 7.62 x 39 que entre otras especificaciones cuenta con un largo total de 868mm (824mm para las versiones de culata plegable), el cañón mide 415 mm con 4 estrías con orientación derecha y un paso de 1 vuelta en 235 mm, ciclo de disparo nominal de 600 tiros por minuto y ciclo práctico de disparo (semiautomático) de 90 a 100 tiros por minuto para un ciclo en ráfaga controlada (series de 3 ó 4 disparos) de 40 tiros por minuto. La velocidad a boca de fuego es de 710 m/s, para un alcance efectivo de 300m.
El peso con cargador vacío es de 4.301gr. y con cargador lleno es de 4.876 gr., el cargador tiene una capacidad de 30 municiones habiéndolos hasta de 75.
Pudiéramos continuar con las limitaciones de esta serie pero considero más conveniente hacerlo cuando tratemos la serie 100 por que en esencia siguen presentando las mismas.
Hay que acotar que la serie 47 además de producir grandes volúmenes de fuego también es de bajo mantenimiento. Hoy en día los 7.62 x 39 son sustituidos por el 5.45 x 39.
La serie 100 es esencialmente la misma AKM y AK 74 siendo que esta es producto de exportación viene en los calibres 7.62 y 5.45.
¿Por qué la denominación 100?
100 es un viejo código designado por la armería IZHMASH producción 100, de manera que la denominación AK 100 denota tanto el producto como la manufactura. Añadiendo un número ordinario al 100 se van denominando los subsiguientes modelos AK 101, AK102, AK 103, AK 104 y AK 105. Los que vienen para Venezuela son los AK 103 y AK 104 ambos en calibre 7.62 x 39 y la diferencia es que el AK 104 es culata plegable.
El AK 103 es al igual que sus predecesores un arma que opera con gas, es decir, tiene una recamara donde hay un pistón que al igualar las presiones cuando sale el disparo del cañón opera el mecanismo para que se cumpla el ciclo de automatismo, solo que en este modelo se repite la acción por cierre de cerrojo rotativo diferente al antiguo 47.
Entre las especificaciones vemos una variación en el largo total que ahora es de 943mm y una reducción de peso a 3.400 gr producto de la utilización de nuevos materiales estampados (T shape-stamped metal) y por supuesto la incorporación de polímero en el guardamano, culata, mango y plástico para los cargadores. Por lo demás se conservan las mismas prestaciones de los modelos anteriores una vez que es el mismo calibre y la misma munición. Hay que hacer referencia al mercadeo de estas armas, en realidad cuando Rusia se abre al mercado internacional el arma que se presentaba para sus compras globales era el AK 74 con su calibre 5.45 x 39 pero los clientes no confiaban mucho en la nueva munición (aunque es mas fuerte y efectiva) y prefirieron seguir optando por el viejo y probado 7.62 que además es mas fácil de producir y conseguir en el mercado internacional. Por esta razón los AK 100 vienen en los dos calibres ya que esta también es un arma para la comercialización internacional.
Entre algunas innovaciones del AK 103 encontramos la incorporación de un compensador de dos recamaras para tratar de reducir el efecto de looping de la munición en su trayectoria (de esto hablaremos mas adelante) y los puntos para la instalación de equipos electrónicos y lanza granadas, sin dejar de lado el engarce de la bayoneta cosa que pareciera ser de mucha importancia para el fabricante ya que lo menciona con especial énfasis. Yo en realidad no le veo la ventaja táctica a esta situación ya que la bayoneta es sustituida actualmente por el cuchillo de combate concepto que es mucho más flexible y permite desarrollos independientes al del arma propiamente dicha. Aunque es bueno aclarar que la bayoneta del AK es desmontable pero su configuración es la misma que las más antiguas.
Como ya dijimos al AK 103 se le pueden colocar elementos de puntería ópticos y nocturnos, para este fin el diseñador colocó en todos los modelos de la serie 100 puntos de ataque de estos elementos con lo cual pueden ser fácilmente integrados.
Las pruebas de campo de los nuevos AK serie 100 arrojaron resultados con 0.2% de interrupciones de disparo en series de 10.000 a 15.000 tiros hechos en la planta. Cuando los probaron aquí en Venezuela con los criterios de prueba propios que se usan en la Dirección de Armamento de la Fuerza Armada, por cierto bien rigurosos aunque excesivos a mi criterio, dado que estos equipos ya vienen probados de fábrica, no mostraron ninguna falla o interrupción de disparo.
En cuanto a las fallas reportadas las pruebas hechas en fábrica mostraron la total desaparición de las estrías del cañón, pero no se registraron fracturas o desgastes notables en ninguna otra pieza del mecanismo el cual permaneció totalmente operativo. El mantenimiento de estas armas es mínimo ya que las piezas no requieren ajustes individuales.
Los acabados son modernos polímetros como ya dijimos y las partes metálicas son cubiertas con fosfato lo cual los estabiliza para uso en diversos medios además que permite largos tiempos de almacenaje sin oxidación sin requerir medidas especiales de cuidado. Fácil de reparar en el campo.
Balística del 7.62 x 39
La balística del 7.62 x 39 es similar a la del 30-06 disparado desde un rifle Springfield, de cerrojo y el M1 Garand de la Segunda Guerra Mundial y Korea.
Este calibre es preciso y poderoso y tiene la habilidad de “matar” a un ser humano rápidamente, no faltará quien lo tilde de “humanitario”.
Genera una cavidad permanente que se mantiene aun cuando la bala traspase el cuerpo. La cavidad temporal causa la muerte cuando impacta directamente sobre el corazón o hígado, pero no necesariamente cuando impacte otras áreas del torso.
Hay quienes lo consideran un calibre intermedio si es que esto es posible en la práctica por que no es tan devastador como los calibres 30 (7.62), el 7.62 x 39 es eminentemente mortal por una tendencia a permanecer intacto, aunque tiene una desviación inusual cuando choca con huesos largos.
Limitaciones
Una de las más serias limitaciones tanto de la serie AK como de los AKM es la baja velocidad a boca de fuego (muzzle) 710 m/s por el peso relativo de la munición que da como resultado una trayectoria de “looping” muy interesante de estudiar por demás pero para los efectos de este resumen enunciarla es suficiente, por lo que se requiere ajustes para disparos a más de 300 m.
Otra de las limitaciones es el sobrecalentamiento excesivo del cañón que puede causar la explosión prematura de la munición en la recámara en períodos extendidos de uso. El cilindro de los gases expuestos siempre ha sido causante de alguna interrupción de disparo. La precisión real a 100 m se consigue grupos de 1” a 1½”. Es confiable en casi cualquier circunstancia imaginable.
Pienso que con esta información tenemos una base aceptable para que los interesados puedan seguir profundizando en el tema, pero aquí no acaba la reflexión. A la pregunta ¿sirve o no sirve?. Hay que decir que el AK 103 y 104 representan la evolución natural del antiguo AK-47 conservando lo bueno de este. En cuanto a confiabilidad más de 90 millones en servicio a nivel mundial es una buena credencial. Comparado con los FAL actualmente en servicio en nuestra Fuerza Armada por el tiempo de uso, la necesidad de actualización y los costos de repontenciación, además de las ventajas en metalografía que redundan en mayor portabilidad y reducción de peso hacen al AK 103 y 104 una decisión que parece lógica dadas nuestras necesidades estratégicas. Sin embargo, cuando lo evaluamos a la luz de lo que van a tener los ejércitos mas avanzados a finales de este mismo año ahí si nos quedamos cortos pero por bastante. Me explico, actualmente no solo es necesario que el fusil del soldado sea la herramienta básica de su defensa en batalla sino que además debe ser una confiable plataforma tecnológica que le provea además de capacidad de fuego, datos precisos del terreno de operaciones, visión nocturna con escáner térmico, computadora de disparo de tareas múltiples, gps, y algunas otras funciones de las que hablaremos en otro artículo. En pocas palabras un rifle de asalto moderno debe ser compatible con lo que se ha llamado el proyecto “land warrior technology”, evidentemente el fusil AK en cualquiera de sus denominaciones está muy lejos de esa compatibilidad y siendo que esta tecnología probablemente no se la vendan a un país del tercer mundo como nosotros la decisión de adoptar los fusiles AK de la serie 100 luce satisfactoria, claro está desde el punto de vista técnico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.