Alertas con la escala (30 de mayo al 6 de junio 2003)

El Departamento de Seguridad Interna de EstadosUnidos informó recientemente que el nivel de riesgo de un ataque terroristafronteras adentro ha descendido de “alto” a “elevado”.

Ambas categorías forman parte de una escala decinco, instaurada por el despacho del exgobernador de Pennsylvania Tom Ridgepara transmitir una noción sobre las probabilidades existentes, segúnla información de inteligencia disponible, de que suceda una nueva arremetidade las organizaciones que buscan cambios políticos a través de la violencia.

La decisión recientemente tomada se traduce enun cambio de colores, de anaranjado a amarillo. En las ilustraciones del Departamento de Seguridad Interna, estasdos categorías de alerta lucen casi iguales. De hecho, se proyectan hacia las comunidades como un mismo concepto. Al no haber una clara distinción entre loque hay que hacer cuando se decreta el paso de un nivel a otro, las reaccionespueden ser básicamente de dos tipos: enun extremo están los que se angustian sobremanera por que, a pesar de losvaivenes, todavía los estadounidenses enfrentan un “riesgo significativo” depadecer un ataque terrorista. Son losmismos que, según los reportes de CBS, acuden a las armerías para aprovisionarsede pistolas, revólveres y cuanto artículo crean que puede contribuir en ladefensa de sus allegados.

En la acera opuesta están quienes se han dadocuenta de que las elevaciones y los descensos en los niveles de riesgo tienenescasa incidencia en sus vidas cotidianas, y tienden a menospreciar lo que sesupone es el producto de una evaluación concienzuda del entorno terrorista enel país cuyos ciudadanos e intereses han sufrido más ataques de este tipo entodo el planeta durante los últimos 20 años, si damos por exactas las cifrasaportadas por el Departamento de Estado.

Tanto en un caso como en el otro, lo previsiblees que dentro de un lapso más bien breve la reacción de la gente común ante tales modificaciones en el nivel de riesgo se torne lenta, pocoefectiva, como consecuencia del desgaste de la credibilidad del sistema establecido,así como la dificultad para lograr una comprensión cabal de su alcance. El asunto ya inspira chistes entre los estadounidenses. El tema lo han tomado a juego,hasta tal punto que en febrero, cuando el grado de peligro subió de amarillo anaranja Ridge enfatizó ante los periodistas en que eso sí era algo serio. ¿Por quées necesario decir lo obvio?

Una escala de cinco valores es muy difícil deasimilar. Tanto que la Cruz Roja deEstados Unidos se vio en la necesidad de elaborar un documento para explicarqué acciones concretas son esperadas del individuo, de las comunidadesorganizadas, las empresas y las escuelas en cada situación. Durante una condición amarilla, como lainstaurada tras los ataques con bombas en Ryad, Arabia Saudita, el ciudadanodebe mantener “cautela” en sus viajes. ¿Qué diablos quiere decir eso?¿Es que en las condiciones de riesgo menorpodemos omitir las precauciones?¿Por qué en el estatus anaranjado hay queprepararse para donar sangre y en los otros no? En el caso de las empresas al serdecretada la condición amarilla se debe contratar a una compañía de seguridadpara que haga una “evaluación de los riesgos”, mientras que al subir aanaranjado deben solicitar más vigilantes privados “para proteger a losempleados y a la compañía”. Desde elmes de marzo, el Departamento de Seguridad Interna ha declarado tresmodificaciones en el grado de riesgo. Saque cuentas y ahórrese el estrés.

Charles Peña, analista de políticas deseguridad del Instituto CATO, ha observado además la inconsistencia en loscambios de un estatus a otro, supuestamente basados en datos de inteligenciaque sólo maneja una élite. Se preguntópor qué es necesario incrementar el grado de alerta “y por ende el nivel deansiedad y miedo en el público”. Estoscuestionamientos no son meros ejercicios. Tanto el terrorismo como la guerra que le han planteado han cambiado lasvidas de cada uno de nosotros, dentro y fuera de Estados Unidos. Nuestras comunicaciones pueden ser vigiladascon mayor facilidad, nuestras cuentas revisadas sobre la base de una sospecha,nuestras maletas abiertas en los terminales aéreos. Todo ello inspirado en laguerra contra el terrorismo. La escalade alertas forma parte de este mismo paquete.

Links de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.