Aprender a temer

Labor confusa y por demás difícil le espera a nuestroinconsciente colectivo por estos días. Tal y como están las cosas la tarea deadaptación, ante el reto de la agresividad social progresiva y continua, que leaguarda a nuestra estructura mental tendrá que ser rápida y seria pero enmuchos casos contraria a los parámetros de la “lógica de funcionamientopsicológica”.

Tal y como lo define la psicologíatradicional jungiana, El inconsciente colectivo ha sido descrito como un almacénde esquemas de memorias latentes heredadas del pasado familiar del hombre, unpasado que incluye no sólo la historia racial del hombre como especie separada,sino también sus antepasados prehumanos o animales, el inconsciente colectivoes la unión.

Este inconsciente colectivo escompartido por todas las personas, y por tanto es universal. Sin embargo, porcuanto es inconsciente, no todas las personas son capaces de acceder al mismo. CarlJung contemplaba el inconsciente colectivo como la estructura fundamental de lapersonalidad, sobre las que se edifican el inconsciente personal y el ego (Yo).

Bien es sabido que gracias a lostemores y miedos establecidos por y desde el instinto de conservación, la razahumana, ha logrado sobrevivir pese a las grandes diferencias de tamaño yfuerza, en relación con especies que, dentro de su ciclo o cadena alimenticiaeran consideradas, sus depredadoras.

Ahora bien, hasta hoy el hombre atenido que enfrentarse a enemigos naturales agresivos y muy fuertes. Pero en suhistoria de miles de años, solo hasta hacemuy poco tiempo ha combatido situaciones de agresión que visualizan suautodestrucción total.

Nos vemos obligados por tanto acombatir, no por el deseo de crecer, sino por la obligación de no morir.

Nuestras estructuras mentales,deben adaptarse a esta nueva forma de vida emocional, debemos cambiar mas de 60mil años de historia, 600 siglos de inconsciente colectivo, debenreestructurarse en fracciones mínimas de tiempo, para darle continuidad anuestra especie.

Pero, ¿cómo hacerlo? ¿Cómo virarbruscamente y encontrar la ruta que nos lleve a la adaptación?

La opción principal es explotarel máximo recurso que tenemos disponible todos los humanos, la capacidad de aprendizaje,donde se fundamenta el avance y la “razón” puede estar la clave.

Necesitamos ser conscientes denuestros miedos, poder enfrentarnos a ellos, por lo menos a los concientes, yreconocer cual es su impacto sobre nuestra estabilidad emocional.

El entender por que hayterrorismo, por que hay agresión mutua, por que somos incapaces de convivir, esel primer paso para comenzar a entendernos. Los terroristas y los violentos nodifieren significativamente en su estructura mental de sus contrarios, si setiene en cuenta la multitud de aspectos que la conforman. Aunque esos pocoselementos, algunos superficiales, otros profundos, que los hacen parecercualitativamente diferentes sean determinantes, es importante reconocer que enla mayoría de los casos de agresión terrorista no se tiene un calculo de ladimensión del daño.

Así que es imprescindible continuarpor el control de nuestro propio espacio. Usualmente lo que espera elterrorista es contar con la capacidad de comunicación innata que facilitará laexpansión del asunto. En la medida en que el hecho trascienda el terroristaverá cumplido su objetivo. Generar Miedo.

No se trata por tanto de hacercaso omiso de lo ocurrido, por el contrario, implica activar nuestrosmecanismos de defensa naturales y aprehendidos, para sobrevivir. Ni los hombresbomba, ni los secuestros pueden ser disminuidos y derrotados, si no es a partirde reducirles el espacio que les permita crecer; el conocer hasta donde elfenómeno nos puede afectar y tener claros los nuevos parámetros decomportamiento lógico que la situación nos exige.

Aprender a temer nos lleva porconsiguiente a la preparación de nuestro ambiente, a la capacitación paraafrontar los hechos que vienen y al reconocimiento de nuestro propio estadomental

Aprender terrorismo involucra el sentido de conocer los “por qué” y los factores queconducen al perpetrador a actuar de cierta forma, así será mas fácil el poderprepararnos

Al aprehender nuestro miedo, estamos dándonos la oportunidad de serprotagonistas de nuestro destino, solo así seremos capaces de guiar nuestravida y por lo tanto estar en capacidad de continuar existiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.