Armas que no parecen: llaveros "gato salvaje" (3 al 10 de octubre 2003)

 

La semana pasada hablamos delkubotan, producto de la inventiva de un maestro de karate.  Como este artefacto, hay otros que tienenapariencia de llavero y pueden servir para la defensa personal.

 

Uno de ellos es el llamado“gato salvaje” (wild kat, con k). Su apariencia es la de un adorno para los manojos de llaves.  Tiene la forma de la cabeza de un gato, conlas orejas enhiestas y los ojos abiertos.

 

Esta herramienta de defensapersonal no es muy popular entre los expertos, pues son pocos los archivos quehacen referencia a ella.  Los maestrosde artes marciales no la toman en cuenta, pero sí lo hacen los dueños de lastiendas que también ofrecen el kubotan, los nunchacus y otras mercancías delmismo estilo.

 

El llavero “gato salvaje”inicialmente era confeccionado únicamente con metales ligeros como el aluminio,pero actualmente también los hacen con polímeros extremadamente resistentes yque posibilitan acabados de mayor belleza. Los precios de estas piezas oscilan entre los 3 y los 8 dólares, según seael material del que fueron fabricados.

 

Con el “gato salvaje” al igualque con el kubotan no hay que llamarse a engaños:  son objetos que convenientemente utilizados pueden hacer diversostipos de daños en un adversario ocasional. Para seguir la misma línea que en el artículo anterior, podemos decirque hay dos formas de utilizarlo.  Laprimera consiste en introducir los dedos medio y anular, o medio e índice enlos orificios correspondientes a los ojos del gato, de manera que sobresalganlas orejas.  Con esta colocación el puñoestará provisto de dos púas.  Lautilización del “gato salvaje” obliga a tener proximidad con el atacante.

 

La otra alternativa consisteen invertir el llavero para usarlo como un mazo en el que las llaves sean elobjeto contundente.  Esta modalidadpermite un mayor alejamiento del contrincante. Valga en este caso la misma recomendación que formularon los expertos enel caso del kubotan: es conveniente que las llaves a utilizar no sean las queabren nuestras puertas, toda vez que podrían romperse en un momento deviolencia.

 

Al igual que el “gato salvaje”el ka-wee se utiliza para multiplicar el impacto de las manos.  Pero esta herramienta de origen koreanousualmente no lleva llaves, de manera que su apariencia nociva puede ser detectadacon mayor facilidad.

 

Como en los trabajosanteriores, el uso y posesión de toda arma (por menos nociva que parezca) debeser precedido por un entrenamiento. De esta forma aseguraremos su utilidad ytambién evitaremos quedar en posición desventajosa cuando las necesitemos.

 

Links de interés

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.