Asesinatos cometidos por policías aumentaron

Asesinatos cometidos por policías aumentaron 33,59% en 2008
El año pasado en Venezuela hubo 509 casos de homicidios por enfrentamientos con la policía o asesinatos cometidos por funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado. Esa cifra representa un incremento de 33,59% con relación a la del año 2007 cuando en el país se registraron 381 casos similares.
La información está contenida en el informe de la memoria y cuenta que presentó la Fiscalía General de la República. En opinión de expertos en materia de seguridad el incremento obedece a que en la mayoría de los casos prevalece la impunidad.
Además, destaca el hecho de que la cifra corresponde al número de expedientes abiertos y no al número de víctimas. Por cada caso puede haber más de un agraviado.
De acuerdo con el balance, el área metropolitana de Caracas es la zona donde se registró la mayor cantidad de homicidios cometidos por funcionarios policiales, con 106 expedientes. Le siguen Carabobo, Zulia, Anzoátegui y Lara, con 67,46, 41 y 36 casos en cada estado.
La abogada Laura Roldán, coordinadora del programa de Defensa y Rehabilitación de la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, dice que lo más preocupante del incremento de los casos de ejecuciones policiales es la falta de investigación y los altos índices de impunidad, pues una vez que se inicia el proceso judicial no se cumplen todas sus fases, que son la investigación, imputación, acusación y sentencia.
Por ejemplo, de las 381 investigaciones que se abrieron en 2007 se identificó a 370 policías involucrados en ejecuciones de los cuales 111 fueron acusados, la Fiscalía solicitó 23 sobreseimientos, se decretaron 10 archivos fiscales, 134 funcionarios fueron imputados y sólo 16 fueron privados de libertad, es decir, 4,32% de los presuntos responsables.
La información correspondiente al año pasado no está completa en el informe de la Fiscalía. Sólo indica que se formalizaron 298 acusaciones, 2.489 archivos fiscales y 1.907 sobreseimientos de las causas en casos de excesos policiales.
Detalles
En este último informe (de 2008), la Fiscalía obvió presentar otros detalles referidos a estos casos como la cantidad de funcionarios implicados identificados, el número de víctimas, cuántos de los policías se encuentran privados de libertad o cuáles son los cuerpos policiales que lideran las estadísticas de delitos.
En el documento de 2007 se especificaba, por ejemplo, que era en las policías estadales y municipales donde se cometía el mayor número de delitos y en segundo lugar se encontraba el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.
«Cuando se trata de un policía no se le investiga como debe ser, por lo general sigue siendo respaldado por su institución porque las investigaciones no concluyen en un tiempo prudencial, por lo tanto el funcionarios sigue en libertad y comete otros delitos», expresó la representante de la Red de Apoyo.
Elsie Rosales, académica del Instituto de Ciencias Penales de la Universidad Central de Venezuela y ex miembro de la Comisión Nacional para la Reforma Policial, advirtió en una oportunidad que de acuerdo con sus conocimientos existen estadísticas internacionales en las cuales Venezuela queda muy mal parada en cuanto a cifras de violaciones de derechos humanos cometidas por funcionarios policiales y muertes sucedidas en enfrentamientos con policías.
Explicó que en este último renglón el número de decesos de civiles es muy alto.
Otros delitos
En el documento del Ministerio Público también aparece que los delitos de lesiones, violación de domicilios, privación ilegítima de libertad, acoso y hostigamiento, tortura y desapariciones forzadas también aumentaron el año pasado en 1,21% en comparación con 2007. Se abrieron 7.332 expedientes el año pasado y en el anterior hubo 7.244 causas.
El sociólogo Luis Cedeño, ex director del Instituto de Investigaciones de Convivencia y Seguridad Ciudadana, indicó que la lectura que se le puede dar a estos casos es que al no ser sancionados debidamente por las autoridades la población puede tomarlo como un método de control social.
Cedeño dijo que su experiencia le indica que cuando los funcionarios involucrados en ajusticiamientos son capturados por las autoridades la consecuencia más inmediata es que el delito deja de ocurrir por un tiempo porque los policías sienten que si se atreven a perjudicar a alguien serán descubiertos, pero advirtió que en los casos en los cuales los policías no son sancionados se incrementan los índices de impunidad.
Fuente: El Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.