Bajo el poder de las armas

El destino de Venezuela

 

¿BAJO EL PODER DE LAS ARMAS?

 

 

Tanto el presidente de la república como la oposición le han dado a la Fuerza Armada Nacional la connotación de "la gallinita de los huevos de oro". El comandante en jefe de la FAN pretende asegurarse su permanencia en el poder garantizándose el apoyo de una buena parte del componente militar, leal a su gobierno y no al sistema democrático. La oposición recurre a la institución armada como elemento determinante en la motorización de un proceso de transición. Quienes estudian la relación entre el estamento militar la sociedad civil en el gobierno del presidente Chávez sostiene que los venezolanos todavía viven bajo la sombra de la redención militar como salida a la crisis política.

 

 

Aymara A. Lorenzo Ferrigni

 

 

(Caracas).- Aunque no estaba previsto, la marcha convocada este jueves por diverso sectores de la oposición, que tendría en principio como meta llegara Miraflores culminó en la Base Aérea militar Generalísimo Francisco De Miranda, en La Carlota. A pesar de que tampoco fue el punto de llegada acordado por los organizadores cuando fue cambiada la ruta, un grupo de la sociedad civil encontró allí recepción por parte de alguna institución del gobierno para entregar un documento en el que solicitaron a la Fuerza Armada retomar su labor constitucional de defensa del pueblo.

 

 

Mientras en Caracas transcurría la marcha, en Maracay el presidente de la república, Hugo Chávez imponía, por primera vez en la historia, las presillas a los graduandos de la Escuela Técnica de la Aviación, acompañado del alto mando militar en pleno.

 

 

Al parecer tanto para el presidente Chávez como para la oposición la Fuerza Armada Nacional se ha convertido en la pieza clave para los objetivos que persiguen. El mandatario nacional para mantenerse en el poder; los otros para asegurar una transición de gobierno. Sobre este tema presentaron sus visiones militares retirados, politólogos en el tema de la relación entre el estamento militar y la sociedad civil en tiempos del presidente Chávez.

 

 

Lo militar y el militar

 

 

Desde la percepción que tiene la población de la Fuerza Armada Nacional como institución del estado y del militar como figura mítica en los procesos de cambio político sostiene el sociólogo Tulio Hernández que tanto lo militar como el militar "han jugado un papel fundamental en la historia política venezolana".

 

 

Explica Hernández que la significación que adquieren en la conciencia de la población es que "lo militar es una cercanía atemorizante y de protección pero siempre como una sombra relacionada con el ejercicio del poder".

 

 

Al tratar de explicar nueva aparición del militarismo sobre el destino colectivo de los venezolanos, Hernández plantea tres escenarios para el análisis. Uno como el producto de una circunstancia coyuntural; dos, el que ciertamente se ha desarrollado una nueva relación en ese "proyecto ilusorio" de relación Ejército-Pueblo-Caudillo en el proyecto de país. Tres, como un problema crónico de la cultura política que no ha logrado deshacerse por completo de la representación militar que se tienen como un "espíritu de cuerpo siempre a mano".

 

 

Descartando escenarios, explica Hernández que "no es circunstancial porque el proyecto venía andando desde los años 70". Hace mano del contexto que el propio Chávez ha alimentado al revelar su vinculación desde la Academia Militar con elementos de la guerrilla y la izquierda que militaba en Venezuela en esa época. "Esto hace pensar que la tentación estuvo presente aún cuando se creía superado el problema".

 

 

Muy por el contrario a lo que ha predicado el presidente Chávez, para este sociólogo no existe una nueva relación entre el ejército y el pueblo, propiciada bajo su liderazgo. "Lo que ha ocurrido es la aparición de la imagen en el colectivo del militar extraviado, pues no adquirió función mesiánica y fue vinculado en situaciones como el video de las pantaletas, y otras que aun cuando ya habían sido vividas por los venezolanos no impactaban de forma tan abierta los valores morales".

 

 

Entonces refiere Hernández "lo que existe en Venezuela es una especie de matriz colectiva de lo militar como elemento transicional del mal colectivo. Parece ser una especie de "joker" (comodín de la baraja) que pudiera ser usado con visión izquierdista o conservadora hasta llegar a la exigencia de que lo militar resuelva los problemas que no puede resolver el sector civil".

 

 

A la prueba se remite

 

 

Con conocimiento de causa, militares retirados ratifican lo que todo el mundo conoce. Desde el seno del entorno militar el actual presidente desarrolló su plataforma para alcanzar el poder Uno de ellos también protagonista de los hechos, el ex ministro de la Defensa Fernando Ochoa Antich retoma los hechos desde el 4 de febrero de 1992 y sobre la base de la comparación del gobierno de Chávez con el régimen del argentino Juan Domingo Perón (1946,1951 y 1973) arroja luces sobre cuál será el destino próximo del gobierno de turno.

 

 

El carisma según lo plantea Ochoa es elemento vinculante entre ambos líderes latinoamericanos. "En el caso del peronismo el carisma personal de él y Evita van a ser puntos centrales del movimiento militar que se va a establecer, Perón justifica la intervención militar para combatir la corrupción". Para Ochoa Antich los gobiernos militares de corte populista, tienen como bandera el intento de modernización del estado y el combate de la injusticia social.

 

 

En este sentido Ochoa reconoce su responsabilidad a partir del 4 de febrero de 1992. "En cierta forma fue culpa mía, y luego todos lo descalificamos y creo que ahí estuvo el error de Caldera, en sobreseer la causa y no dejar que fuera enjuiciado para después indultarlo. Es un hombre de carisma y tiene forma de acercarse a la población". Considera que al igual que Perón para Chávez su bandera es resolver la injusticia social y modernizar el estado.

 

 

Es por esto, señala, que "va a utilizar el 27 de febrero de 1989 para lograr promover su conspiración, pretendiendo utilizar como instrumentos de poder a la Fuerza Armada y los movimientos sindicales. Desde su gobierno ha tratado de quebrar la institucionalidad del componente militar y en un vano esfuerzo, ha tratado de anular la organización sindical".

 

 

Aun cuando en el análisis políticos las proyecciones corren el riesgo de caer en el terreno de las especulaciones Ochoa Antich advierte que "todo apunta a que la salida al gobierno de Chávez será por la vía no constitucional". Cuatro elementos según su criterio determinan esta sentencia. La división marcada de la sociedad no vista antes en Venezuela, el precario funcionamiento de las instituciones del estado, la exagerada ampliación del período presidencial con reelección inmediata y la intención de politizar a la Fuerza Armada Nacional. "Difícilmente Hugo Chávez terminará pacíficamente su gobierno en Venezuela".

 

 

Responsabilidad compartida

 

 

Desde el contenido ideológico que sustentó el intento golpista del 4 de febrero de 1992, el politólogo Aníbal Romero precisa dos de los equívocos con los cuales se ha dirigido este gobierno, y de los que no ha escapado la Fuerza Armada Nacional.

 

 

Recuerda Romero que si bien el intento de golpe del 92 tenía un contenido nacionalista, militarista y de corte autoritario no absorbía elementos de la corriente izquierdista. Sin embargo "Chávez es quien le sacó partido al golpe , porque él sí tenía un proyecto de izquierda que ha chocado desde un primer momento con la estructura conservadora, básicamente, de la Fuerza Armada Nacional"

 

 

En este sentido, la tríada ceresoliana que a principios de 1999 planteaba Chávez como bandera de gobierno, ejército-caudillo-pueblo, "no se ha desarrollado porque la FAN es poco permeable a las ideas de izquierda".

 

 

El segundo equívoco a criterio de Romero radica en la aparente creencia según la cual, el pueblo venezolano lo eligió para que llevase a cabo una revolución "parecida o similar a la cubana o parecida a otras, que explica en buena medida lo que estamos viviendo".

 

 

Anuncia Romero que en las próximos sondeos de opinión que serán difundidos se refleja una reducción del apoyo popular a Chávez entre un 20 y 25%, hecho que "no debe sorprender porque la cultura política venezolana es utilitaria y se buscaba un gobierno eficiente, combatiente de la corrupción y que buscara mejorar las condiciones socioeconómicas que vive buena parte de los venezolanos".

 

 

Precisamente del empobrecimiento y desmejora de las condiciones económicas no escapó la Fuerza Armada en cuanto a su capacidad operativa y a su capacidad disuasiva. Tan sólo el presupuesto del año 2002 fue reducido en un 40% como parte del compromiso del presidente de la república de disminuir los gastos militares.

 

 

Paradójicamente el comandante en jefe de la FAN "está siendo arrinconada como el último bastión de apoyo a un régimen que hace aguas por todas partes" refiere Romero. Mientras la oposición marchaba en Caracas el presidente se encontraba en Maracay "enviando un mensaje que no es otro sino éstos sí están conmigo". A Romero le surge la interrogante de si esto es cierto o no, lo que le genera otra duda, "¿va a quedar la FAN como la última muralla de contención de un régimen rechazado por la corrupción?"

 

 

Desde esta perspectiva el papel de la Fuerza Armada Nacional, para Romero no es otro que uno de responsabilidad compartida. "Chávez fue un golpista militar y por esa razón la FAN tendrá un papel que cumplir para saldar su deuda y ayudar a construir una democracia".

 

 

Las visiones consultadas, que sobre el tema pueden obtenerse desde diversas ópticas de análisis, arrojan elementos para inferir el papel que ha jugado el militar y el ejercicio del poder por la vía de las armas. Algunos historiadores sostienen que Venezuela atraviesa nuevamente por una etapa militarista, ausente en la historia política del país desde la dictadura de Gómez, cuando alcanzó su máxima expresión. Contra este hecho, al parecer, deberá luchar la sociedad civil, pero quizá, sin apelar como en otras ocasiones a la fuerza armada nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.