Bombas inteligentes (11 al 18 de abril 2003)

La guerra en Irak ha sido unescenario para la nueva generación de armas. Las armas de la Tercera Ola, según la jerga de Alvin Toffler. En el tope de la lista figuran las bombas“inteligentes”, puntal de la capacidad de fuego aéreo de la aviación militarestadounidense.

El semanario The Weekha explicado con claridad que una bomba “inteligente” se distingue de una“torpe” por poseer la capacidad de orientar su rumbo mientras cae, debido a laacción de sistemas de rayo láser, y últimamente gracias a la tecnología de GlobalPositioning System (GPS). Lasbombas “torpes”, típicas de la Segunda Guerra Mundial, tenían como única guíala experiencia del bombardero que las lanzaba.

Ahora, los blancos deben serfijados a través del reconocimiento aéreo o mediante labores exploratorias defuerzas especiales en tierra. En estamodalidad, un haz de láser es apuntado al sitio escogido. La bomba posee un sensor capaz de “buscar”este punto y modificar las aletas de cola para dirigirse a él. Cada una cuesta aproximadamente 60 mildólares –lo que es considerado muy costoso- y puede fallar el objetivo si elclima está muy nublado.

En el caso de las bombasdirigidas por GPS, las fuerzas de reconocimiento deben establecer lascoordenadas del objetivo en tierra y enviarlas al avión, donde las coordenadasson reproducidas en los circuitos que componen el cerebro del armamento. Esta modalidad de bomba tiene un costoaproximado de 20 mil dólares, y es considerado como extremadamentepreciso. Su primera aparición en elcampo de batalla fue en 1991, durante la operación Tormenta del Desierto,primer intento de derrocar a Saddam Hussein.

Pero las bombas inteligentesen realidad no son tales. Simplemente caen donde las fuerzas atacantes deseanque lo haga. En la campaña de Serbia,una bomba que se suponía inteligente destruyó una instalación diplomática deChina, donde se suponía que había una proveeduría militar. El error no estuvo en la bomba, sino en laescogencia del objetivo.

Muchas cosas han cambiadodesde la Segunda Guerra Mundial, cuando los bandos en disputa se planteabanescenarios de tierra arrasada por el poderío aéreo. Ahora la tecnología permite una “guerra quirúrgica”, no por ellomenos dolorosa. Frente al uso de lasbombas inteligentes, la estrategia del gobierno iraquí será denunciar elcreciente número de muertes civiles, debido a supuestos fallos en la estrategiamilitar de las fuerzas de la coalición.

Links de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.