Cierre de RCTV generó masivas protestas (28 de mayo al 3 de junio de 2007)

Cierre de RCTV generó masivas protestas
La señal del canal de televisión más antiguo de Venezuela salió del aire en la medianoche del domingo en medio de masivas manifestaciones a favor y en contra, después de que el Gobierno se negara a renovarle la concesión tras acusarlo durante años de «golpista» y de favorecer a la élite económica.
La frecuencia del antiguo «Canal 2» fue sustituida inmediatamente por un logotipo dinámico de TVes, un canal del servicio público auspiciado por el Estado y que críticos temen se convierta en un medio de propaganda gubernamental.
Las protestas contra la decisión llegaron a su punto más álgido en la víspera cuando se generaron breves choques entre policías y detractores del cese de la señal, mientras simpatizantes del Gobierno recibían con ambiente festivo la llegada de un nuevo canal de servicio público.
La decisión sobre RCTV produjo también rechazos fuera de Venezuela en organismos como el Senado estadounidense, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y algunos parlamentos de la región, como Chile.
Sin embargo, el presidente Hugo Chávez – acusado por sus enemigos de ser un dictador en ciernes y de querer instaurar un sistema similar al cubano – rechazó las críticas alegando que la decisión es soberana y ajustada a las leyes del país.
«No se puede dejar que Venezuela se convierta una Cuba o se alíe a estados terroristas. Tenemos que buscar la manera de reconectarnos a través de la pantalla con la gente para que puedan emitir sus opiniones», dijo a periodistas el director general de RCTV, Marcel Granier, tras el cese de las transmisiones.
El gobernante izquierdista ha acusado en varias ocasiones a RCTV y a otros canales de televisión, a los que llamó «los cuatro jinetes del Apocalipsis», de respaldar un breve golpe de Estado en su contra en abril de 2002 y criticó que no informaran dos días después de protestas de sus simpatizantes que pedían su regreso.
RCTV defendió su posición alegando que sus equipos periodísticos no salieron a la calle para garantizar su seguridad.
Mientras tanto, en la sede de RCTV artistas y empleados lloraban por el cese de transmisiones, que culminaron con el himno nacional entonado por los trabajadores de la planta.
Las autoridades de telecomunicaciones explicaron que la selección de la frecuencia de RCTV para el nuevo canal obedeció a razones técnicas, pero adversarios a Chávez consideran la medida una represalia política por su dura línea editorial contra el Gobierno.
Por Fabián Andrés Cambero
Reuters (IDS)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.