¿Colombianización o falta de seguridad?

Constantemente se escucha que México se está «colombianizando» y esto pone a temblar a muchas personas. Sin embargo, no se puntualizan las diferencias entre Colombia y nuestro país.
La guerrilla y el narcotráfico son problemas intrínsecos de Colombia, mientras que en México están controlados y no se mezclan con la delincuencia común, que es el verdadero problema mexicano.
En México, por ejemplo, los secuestros son producto de bandas organizadas que operan desde las propias ciudades y no se ocultan tras pasamontañas ni son respaldados por grupos armados. Sus miembros son delincuentes comunes, identificables y combatibles.
Más que a una «colombianización», a lo que México debería temer, es a no poder poner coto al aumento de los índices delictivos, cosa que si ha logrado Colombia. Es importante resaltar que este país lo ha hecho con su propia gente, sus propios profesionales de la seguridad, sin necesidad de la fascinación por los extranjeros. ¿Por qué es tan difícil que entendamos que los propios profesionales nacionales, quienes conocen el problema, son los que están mejor capacitados para crear los mecanismos adecuados y efectivos para combatir la delincuencia?
Una postura que persiste en nuestro gobierno es también que toda solución debe provenir del medio oficial. Esto discrimina la participación de la seguridad privada, que en general cuenta con mayor especialización y actualización profesional. Por otro lado, la participación de los consejos ciudadanos debería ser más propositiva, y con mayor cabida en la participación en las mesas de discusión de los sectores oficiales.
Para salir adelante, México tiene muchas opciones, pero en todos los casos es preciso que exista una interrelación fluida entre los que entienden el problema, los que conocen las soluciones y los que representan al poder para aplicarlas. Todo esto combinado con las altas dosis de sentido común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.