Comentario a artículo del The Wall Street Journal Americas

“¿Pudieron los helicópteros salvar vidas en las TorresGemelas?”, Artículo tomado: The Wall Street Journal Americas, publicadoel día 24 de octubre del 2001, en El Nacional, periódico de Venezuelapagina F-5.

Aquí según el artículo, sin duda se hubiesen podido salvarpersonas en las azoteas de los edificios, aunque hay como es natural opinionesencontradas. En mi opinión, pudeconcluir, que hubiese sido posible si, en primer lugar las puertas de la azoteaestuvieran abiertas cumpliendo las disposiciones legales al respecto, cosa queal parecer no se hizo (lo más importante), o tener equipos para romperlas;segundo, si los bomberos FDNY tuvieran un plan de acción dispuesto igual quelos bomberos de Los Ángeles en EE.UU. Según este artículo parece que no es así,pues después del atentado con explosivos en 1993 en el WTC donde loshelicópteros de NYPD evacuaron a 28 personas los Bomberos FDNY decidieron nohacer mas rescates con helicópteros incluso el NYPD dijo: “Acto barato depublicidad”.

Tercer punto: que se entienda que salvar vidas es funciónde todos y no solo de los bomberos FDNY, es decir evitar en lo posible losroces como el ocurrido con la policía NYPD, que tenían los helicópteros y elpersonal entrenado. Igualmente esimportante no cerrarse a usar medios distintos de los conocidos, aunque noestén a disposición del departamento de primera respuesta, en otras palabrasamplitud operativa de planificación de uso de recursos externos. En definitiva: coordinación y trabajo enequipo. Y el Cuarto punto es muysencillo: hay que salvar vidas y hacer todos los esfuerzos posibles, parahacerlo bien, rápido y con seguridad, por expertos entrenados y profesionalesen su contexto de conocimientos operacionales, sean personas a sueldo ovoluntarios, pues profesionalismo es tener bien clara una profesión y sin dudassalvar vidas es una profesión, tengas o no un salario.

Igualmente hacer bajar a las personas por las escaleras deun edificio alto es lo mejor según los bomberos FDNY cuando hay un incendio(lógico: es más rápido y bajan más personas), pero los que no pueden hacerlopor estar el fuego en medio, deberán subir a la azotea. En el caso de las Torres Gemelas hubo muchospisos arriba del lugar de impacto, donde las personas hubiesen podido salvarsus vidas o llegar a la azotea vivos por lo menos, si se hubiese pensado enesta alternativa de evacuación (que no es masiva como una escalera, pero si esposible), sin duda ningún incendio en relación a su forma y propagación, asícomo daños causados es igual a otro, aunque sean muy semejantes. Así mismo el comportamiento del fuego esigual de variable conforme a muchos factores que no mencionaré para noatribularlos con detalles. Igualmente subir o bajar por escaleras llenas dehumo es y será algo complicado y no toco el tema de la presurización que seríaotra duda que tengo.

Igualmente en este artículo podemos observar la coherente yaglutinante relación entre el FDNY (bomberos) y el NYPD (policías), cuando elvocero de esta última indica: que la posibilidad de haber podido salvar aalguien “es discutible”, sin duda una adecuada respuesta para evitar másexplicaciones y pretender responsabilizar a alguien, al final la culpa es delas puertas cerradas, seguramente. Igualmente observamos las diferentesopiniones en contra y a favor, unas emitidas por pilotos otras por vocerosoficiales y hasta de empresas consultoras, que demuestran la pluralidad deopiniones. Sin embargo la declaraciónde un piloto de la policía (NYPD) indica que sí había posibilidades: “Por peligrosaque parezca, estas misiones pueden tener éxito”; “Hubiese sido difícil, pero noimposible”, con lo que queda bien claro que sí había personal entrenado,capacitado y dispuesto a hacerlo, además él lo había hecho anteriormente conmuy buenos resultados, con lo cual las especulaciones de posibilidades quedanfuera, había que intentarlo. Así desimple y si no se podía, no se podía, pero hoy queda la duda.

Por cierto, el 21-10-2001, en El Universal deVenezuela, Página 1-20, Apareció esta Noticia: Paracaídas para todos: Troit,EEUU: “El fabricante estadounidense de un paracaídas muy ligero, presentadocomo el último recurso para escapar de un rascacielos”… Como observan sonmuchas las iniciativas, pero sin duda los helicópteros son algo más tangible ytodos los vimos volando. Lástima quelas puertas estuvieran cerradas en las azoteas del WTC.

Como especialista en operaciones con helicópteros no tengoduda sobre las ventajas y beneficios de las mismas para salva vidas enedificios de gran altura, como en otro gran número de misiones especiales desalvamento y extinción de incendios con helicópteros; yo me hice mil preguntasel día 11, que hoy se aclaran con este artículo. No hay que temer a la tecnología que no se conoce. Hay que prepararse para usarla a nuestrofavor. No estoy aquí en contra de nadie, solo comento un artículo, y pongo mipropia experiencia como soporte real de que si es posible hacer evacuacionescon helicópteros de azoteas en edificios incendiados, los ejemplos de estas operacioneslas encontramos en Brasil, Estados Unidos, etc, que todos hemos visto o sabemosse efectuaron exitosamente.

Como dato, Los Ángeles según este artículo esta preparadopara ello, mi intención no es discutir, sino llamar la reflexión de lasalternativas tecnológicas para salvar vidas. No es criticar, espero que así se me entienda. Es la hora de las verdades y de los análisis post impacto, paraaprender del pasado y enfrentar el futuro. No solo en este aspecto puntual, sino también con relación a los apoderamientosde aeronaves que son actos de interferencia ilícita y que hoy se están tomandomedidas muy drásticas al respecto, no escapan de ellas los servicios deatención de emergencias, aprendamos pues de los errores, fallas o simplementede lo que se hizo o no se hizo, para así hacerlo mejor.

No hago más comentarios pues el artículo sin duda responderálas inquietudes de todos los que nos hicimos estas misma pregunta, “¿Pudieronlos helicópteros salvar vidas en las Torres Gemelas?”, el 11 de Septiembre del2001, en la Ciudad de New York, USA.

Aquí va la transcripción, espero les parezca tan interesantecomo a mí:

¿Pudieron los helicópteros salvar vidas en las TorresGemelas?

Por: Scot J. Paltrow y Queena Sook Kim

Redactores de TheWall Street Journal.

NUEVA YORK- Cuando un avión golpeó la Torre Norte del WorldTrade Center, Stephen L. Roach telefoneó dos veces a su esposa desde el piso105, pero respondió la contestadora automática de su casa. En el primer mensajele dijo que la amaba. En el segundo, Isabel Roach dice que pudo escuchar losgritos desesperados de los colegas de su marido en Cantor Fitzgerald LP:“¡Traten de salir por el techo! Traten de salir por el techo!”. Pero Roachrespondió a gritos: “¡No hay salida!”.

Si Roach se refería a una salida por el techo, tenia razón.Esas puertas estaban cerradas con llave.

Afuera, revoloteado a unos metros de cientos de trabajadoresatrapados, había dos helicópteros del Departamento de Policía de Nueva York(NYPD), que llegaron tan pronto como recibieron noticias de una explosión en elWorld Trade Center. Uno de los helicópteros era un Bell 412, equip
ado con unmontacargas de mas de 76 metros y capaz de levantar hasta 10 personas en cadaviaje. La tripulación de tres estaba entrenada para llevar a cabo rescates enlas azoteas.

Aunque los pilotos descendieron rápidamente y sobrevolaronla zona libre de humo, no había nadie a quien salvar, cuenta Greg Semendinger,primer piloto en llegar al lugar.

Por peligrosa que parezcan, estas misiones pueden teneréxito. En 1993, Semendinger ayudo al rescate de 28 personas en el techo de esamisma Torre Norte. Una bomba había estallado en un estacionamiento subterráneodel World Tarde Center, lanzando gruesas columnas de humo que ascendían por lasescaleras. En esa ocasión, un helicóptero de la policía, piloteado porSemendinger, logro bajar a dos hombres por una cuerda, quienes cortaronantenas, despejaron la zona para hacer posible el aterrizaje y rescataron a lostrabajadores.

Pero en lugar de reafirmar el potencial de estos rescates,la medida de la policía tuvo un efecto contrario. Tras ese atentado, lasautoridades portuarias de Nueva York y Nueva Jersey, propietarias del WorldTrade Center junto con el Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY),decidieron no hacer mas rescates con helicópteros, según fuentes cercanas.

El 11 de septiembre, un rescate aéreo hubiese sido difícil,pero no imposible, dice Semendinger. El primer edificio en ser impactado, a las8:48 a.m., la Torre Norte, fue el segundo en derrumbarse una hora y 45 minutosdespués. Según llamadas telefónicas al número de emergencia 911, muchos en lospisos superiores siguieron pidiendo ayuda, al menos hasta las 10:12, una hora y24 minutos después del impacto.

No es claro si algunas vidas pudieron haberse salvadomediante un rescate aéreo. Subir escaleras en vueltas en humo puede resultardifícil. Además, el intenso humo que rodeaba las antenas hacia imposible elaterrizaje de un helicóptero. Pero Semendinger dice que esa mañana el vientohabía dejado un área prácticamente sin humo, casi hasta que el edificio sederrumbo. El uso de n montacargas con asientos plegables podría haber salvadovarias docenas de vidas, estima.

Tomas Antenen, vocero del NYPD, confirmo que los helicópterosde la policía llegaron a la escena, pero agrega que la posibilidad de haberpodido salvar a alguien “es discutible”.

Pilotos del NYPD dicen que los helicópteros no hubieranpodido salvar a nadie en la Torre Sur. El techo de esta había sido completamentecubierto por una columna de denso humo de 30 metros.

Funcionarios de la autoridad Portuaria y del FDNY (queperdieron en conjunto 417 miembros), rechazan cualquier sugerencia de que lasdecisiones tomadas hace años imposibilitaron un rescate aéreo.

“La gente estaba atrapada encima del incendio, estabaatrapada”, dice Frank Gribbon, vocero del FDNY. Agrega que los bomberos tomaronla decisión adecuada al hacer bajar por las escaleras, y subraya el hecho deque unas 25.000 personas lograron escapar convida de ambas torres.

Expertos en incendios concluyeron que al estallar unincendio en un edificio alto, siempre es mejor enviar a la gente hacia abajo, yno al techo, pues el humo y las llamas tienden a subir.

Curtis S.D. Massey, cuya empresa es consultora en seguridadde edificios en materia de incendios, dice que la única gran ciudad querequiere a los rascacielos diseñar planes para una eventual rescate aéreo esLos Ángeles, donde se obliga a las inmobiliarias a construir helipuertos entodos los edificios que superen los 22 metros.

El propio departamento de bomberos de Los Ángeles tiene unaflotilla de seis helicópteros de rescate.

Uno de los Bell 412, piloteado por Pat Walsh, estaba tancerca de las Torres Gemelas que casi fue impactado por el segundo aviónsecuestrado. La policía cree que el jet de United paso a unos 60 metros delhelicóptero antes de chocar contra la Torre Sur.

Massey dice haber revisado los videos del desastre y creeque si la gente hubiese llegado al techo de la Torre Norte, podrían haberrespirado, aun cuando el humo había ascendido desde las ventanas por loscostados norte y oeste del edificio. El techo puede ser un buen sitio paraesperar el rescate, porque casi siempre hay una capa de aire respirable debajodel humo.

Pero la gente atrapada cerca del techo de la Torre Norte notuvo la oportunidad de llegar hasta allí. Por décadas, dice la AutoridadPortuaria, han mantenido las puertas del techo cerradas con llave. AllenMorrison, vocero de la Autoridad Portuaria, dice que esta medida era necesariapara proteger las antenas de comunicación de posibles vandalismos y hasta paraevitar suicidios.

El código de incendios de la ciudad de Nueva York requiereque las puertas de los techos de los edificios se mantengan sin cerraduras oque sea posible abrirlas desde dentro. Pero las Torres Gemelas eran propiedadgubernamental, y por tanto estaban exentas de dicho código.

Tras el atentado de 1993, se hizo evidente la fricción entreel NYPD y el FDNY, cuando los bomberos catalogaron el rescate aéreo llevado acabo por la policía como un “acto barato de publicidad”.

El 11 de septiembre, el departamento de bomberos nuncasolicito un rescate aéreo, explica Gribbon, del FDNY. El desastre “ocurrió tanrápido y fue tan severo, que el departamento de bomberos estaba comprometidocon la evacuación interna de la gente”. El 11 de septiembre, el FDNY no contabacon un plan para lidiar con un desastre de esta naturaleza. “Hasta entonces, nohabíamos tenido nada mas que un piso en llamas en n rascacielos”, dice Gribbon.“¿Acaso nos preparamos alguna vez para algo así; de esta naturaleza? No”.

Amigos con esto termina al artículo, deseo recodar quedurante los desastres del 15 de Diciembre de 1999 en Venezuela en los estadosVargas y Miranda, los helicópteros fueron una herramienta de trabajo muyimportante, que lo que por décadas hemos hecho no significa que no se deba o nose pueda cambiar, que las normas son para cumplirlas todos sin excepciones, quehay que recordar el pesado pues en la Ciudad NY, un avión impacto contra el edificioEmpire State, y sobre esta ciudad 2 aviones colisionaron en pleno vuelo ycayeron a tierra en una zona central, pareciera según los declaraciones del Sr.Gribbon, que esto se olvido, pero no lo creo, lo que pienso es que el factor sorpresa,contribuyó sin duda a tomar o desestimar algunas decisiones, no por falta depreparación, sino por la premura del caso. Lamento la muerte de tantas personasy condeno rotundamente todo acto terrorista.

Aprendamos pues del pasado.

PD: Los terremotos sorprenden y enalgunos lugares causan estragos y daños mayores a los ocurridos en el WTC,aunque su origen es por otra causa, no lo olvidemos por favor, no hay nada másfácil que dar excusas cuando se ven las fallas o errores, hay que asumirlos ycorregirlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.