Consejos de seguridad personal

La época que nos toca vivir empieza a presentar síntomas de una descomposición social que se traduce en mayor incidencia de delitos que amenazan la tranquilidad de todos. Aprender a proteger a nuestras familias es, por lo tanto, de vital importancia.
Durante las 24 horas del día niños y adultos somos bombardeados con temas de violencia y, si a esto le sumamos las carencias propias de una etapa inflacionaria y la falta cada vez más dramática de valores, esto, y no otra cosa, nos explica lo que hoy vivimos: robos, asaltos, secuestros, asesinatos, sabotajes, que son consecuencia y no síntoma, de una enfermedad cada día más grave de nuestra sociedad. Aprender a protegernos es, por lo tanto, una necesidad para todos los que convivimos con estos males.
A continuación presentamos una serie de recomendaciones generales que pueden ayudarnos a vivir un poco más seguros:
1. Mantenga actualizado su directorio de teléfonos de emergencia, y asegúrese de tenerlo siempre al alcance.
2. Sea cuidadoso a la hora de dar los números de teléfono de su casa u oficina.
3. Consiga los números de emergencia y de vecinos cercanos, y notifíqueselos a sus familiares y personal doméstico para su uso en caso de imprevistos.
4. Tenga en mente la posibilidad de que su teléfono esté intervenido. Sea discreto cuando discuta informaciones sobre viajes o transacciones económicas por teléfono.
5. Los miembros de la familia y el personal doméstico deben ser instruidos en cuanto a no admitir extraños sin identificación apropiada.
6. Investigue los antecedentes laborales y personales de la gente que emplea para realizar trabajos domésticos.
7. No discuta información confidencial, como planes de viaje o asuntos de negocios, en presencia de empleados domésticos.
8. Instruya a su familia y empleados domésticos respecto a no revelar datos sobre la casa, sus habitantes y las actividades que estos realizan.
9. Indique a los ocupantes del inmueble que no acepten paquetes u otros objetos a menos que tengan la certeza de su procedencia.
10. Observe las inmediaciones de su domicilio, tratando de detectar cuadrillas de trabajadores de servicios públicos, que pudieran ser observadores de sus movimientos, y verifique que es verdadera la orden de realización de esos trabajos.
11. Sea muy cuidadoso en cuanto a permitir ser fotografiado o entrevistado en su hogar.
12. Asegúrese de que las puertas, ventanas y rejas exteriores estén cerradas antes de retirarse a dormir.
13. Mantenga abierta la puerta de la habitación de los niños, para que pueda escuchar cualquier ruido no común.
14. Asegúrese de que la habitación de los niños no sea fácilmente accesible desde el exterior y de que éstos no puedan escapar subrepticiamente.
15. Nunca deje niños pequeños solos en casa o desatendidos y, si va a salir, asegúrese de que se quedan a cargo de una persona responsable y de confianza.
16. Incúlque a los niños que mantengan las puertas y ventanas cerradas y que nunca permitan la entrada a personas desconocidas.
17. Enséñeles lo más pronto posible, como llamar a la Policía si personas desconocidas andan rondando o intentan entrar a la casa.
18. Mantenga la casa bien iluminada, especialmente si hay niños en casa y ud. no va estar.
19. Evite indicaciones obvias de que no está en la casa: el portón del garaje abierto y el periódico sin recoger son indicaciones de que usted no se encuentra en el domicilio y que sus hijos pueden estar dentro y desprotegidos.
20. Indíque al personal de servicio que no permita la entrada de desconocidos y que no le dé información por teléfono a alguien que no es de confianza.
21. No haga pública las finanzas o rutinas de la familia. Los delincuentes frecuentemente tienen a sus víctimas bajo vigilancia durante varios días antes de actuar, por lo tanto, pueden conocer los hábitos de los habitantes de la casa.
22. Explíque a sus hijos que no deben salir solos, sino en grupos de dos o más.
23. Indíqueles caminar por las calles más transitadas y evitar las áreas aisladas y los terrenos baldíos, siempre que sea posible hacerlo.
24. Permítales jugar solos únicamente en lugares donde las actividades recreativas sean supervisadas por adultos responsables y donde la protección de la policía este inmediatamente disponible.
25. Explíqueles que si una persona los está molestando o acosando, deben reportarlo a la autoridad más cercana.
26. Inscriba a sus hijos en una escuela que ofrezca seguridad para sus alumnos y que, de preferencia, cuente con transporte escolar.
27. Recomiéndele a los maestros que, independientemente de la urgencia del caso, nunca le entreguen un niño a una persona que no sean sus padres, sin antes comunicarse con éstos para pedirles su autorización.
28. Cuando un padre llama a la escuela para solicitar que su hijo salga antes del horario regular, es imprescindible confirmar la identidad de la persona en el teléfono. Si el padre está llamando desde la casa, la escuela debe verificar la petición regresando la llamada telefónica y pedirle al niño que identifique la voz de su padre o tutor. En el caso de que la llamada no sea hecha desde la casa del niño, la escuela debe hacer preguntas que le permitan asegurarse de que verdaderamente se trata del padre o tutor del alumno: fecha de nacimiento del niño, en qué grado se encuentra, los nombres de algunos de sus compañeros de clase, entre otros datos. Si existe alguna duda, lo más recomendable es no autorizar la salida del menor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.