Cuidado que la seguridad total no existe

Cuidado que la seguridad total no existe
Con este artículo intento hacer reflexionar que en materia de seguridad no debemos ser triunfalistas. Presidentes de los EE.UU., Israel y hasta el Papa han sufrido atentados en sus propios países a pesar de contar con personal y equipos altamente calificados, que distan con los que en la actualidad contamos.
Es indudable que se están haciendo grandes esfuerzos para intentar garantizar la seguridad a las delegaciones de ambas cumbres. Insisto en mi tesis de poner en mayor riesgo a el resto de la población, ya que un importante número de efectivos serán distraídos para dichos fines.
La ciudad de Lima en los días centrales quedará más desguarnecida que nunca de personal policial, indudablemente que ambas cumbres son de suma importancia para el país, lo que tiene que quedar claro qué tan importante debiera ser la vida de algún ilustre visitante como la de cualquier ciudadano peruano.
El delito con violencia se viene incrementando en el país, bastará con haber leído el editorial del diario La República del 21 de abril, donde señalan claramente que según las últimas estadísticas que fueron realizadas por dos prestigiosas universidades como la de Lima y la Católica, donde señalan que el 64% de los limeños han sido victimas de un robo o “atraco”, con violencia de por medio, sin duda debemos tomar estos informes como una voz de alerta, sobre todo en esta coyuntura de ser anfitriones de dos importantes Cumbres.
Está claro y como lo vengo sosteniendo públicamente desde el año 98, que la génesis de este fenómeno social está en factores como la exclusión social, la falta de oportunidades laborales, educativas o deportivas para nuestra joven población carente de recursos. La violencia intrafamiliar que hoy se vive, el aumento en el consumo de alcohol y drogas, la pobreza, entre otros factores, en el actual escenario que nos encontramos es complicado trabajar esas causas y debemos enfrentar los efectos.
En materia de seguridad ciudadana ya debemos dejar de mirar el árbol y mirar el bosque, seguimos con demasiados contrastes si hablamos de cifras delictivas, si no conocemos el enemigo es difícil enfrentarlo con éxito, pareciera que en el tema de seguridad ciudadana muchos leen, pero pocos entienden de la gravedad que está causando el fenómeno delictivo en la sociedad, incluso atentado con intereses nacionales como son el turismo y la inversión extranjera, poniendo en peligro el riesgo/país.
Hoy hay una urgencia de la sociedad por resolver esta problemática, por su propia naturaleza, la reducción del delito y la violencia será un desafió de mediano y largo plazo, con personas conocedoras de la problemática, con un trabajo articulado entre las instituciones de seguridad pública y justicia, con voluntad del Gobierno otorgando los recursos necesarios.
En este tema debemos pensar en el costo/oportunidad. Hoy la seguridad en general, sea pública o privada, debe ser vista como una inversión y no como un gasto, debemos además tener una perspectiva global, totalizadora de la problemática de inseguridad ciudadana. Este es un fenómeno que se da a nivel nacional, tanto urbano como rural, sin duda este es un tema para reflexionar en voz alta, ya que nos toca la vida cotidiana personal de toda la sociedad en su conjunto.
Hoy somos victimas del delito por mucho, poco o casi nada. Debemos conocer cuáles son las bases estructurales sobre las que se levanta el delito, coloquemos en su justa dimensión la comprensión de este fenómeno, sin duda desde mi punto de vista es importante conocer y comprender el carácter de nuestras sociedades que han cambiado en forma radical en las ultimas dos décadas.
Finalmente, a los ciudadanos nos toca ser muy cautos y prudentes, seguir una serie de recomendaciones en seguridad preventiva de acuerdo a nuestros riesgos durantes las fechas centrales de las Cumbres. Ya estamos viviendo todos los días un tráfico insoportable que será mas intenso en esas fechas ya que cerrarán más arterias y los ciudadanos estarán impedidos de transitar por otras por medidas de seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.