Desde los sicarios hasta Al Qaeda

INTRODUCCIÓN
A partir de los acontecimientos del 11 de septiembre 2001, el tema del terrorismo internacional -sobre todo aquel de inspiración religiosa- ha ocupado la atención de muchos gobiernos, agencias de policía, militares y servicios de inteligencia en todo el mundo. Los círculos académicos y la opinión pública tampoco han sido ajenos a estas preocupaciones, se ha escrito mucho sobre el tema en los últimos dos años, pero desgraciadamente la literatura en español sigue siendo escasa y fragmentaria.
El terrorismo es tal vez tan antiguo como la sociedad, pero el primer tentativo para luchar contra el terrorismo a nivel internacional fue la Convención para la Prevención y la Represión del Terrorismo, preparada por la Sociedad de la Naciones el 6 de noviembre de 1937, pero esta convención fracasó y luego vino la Segunda Guerra Mundial y no se pudo hacer nada.
Más tarde, en 1972 las Naciones Unidas creó un Comité Especial sobre el Terrorismo Internacional compuesto por treinta y cinco miembros repartidos según una distribución geográfica. El Comité ad hoc se subdividió en tres subcomités, uno encargado de la definición del terrorismo, otro de las causas subyacentes y, el último, de las medidas para la prevención del terrorismo. Este organismo, que trabajó bajo el alero de la Comisión Jurídica de Naciones Unidas, realizó una importante labor en lo que se refiere al análisis del terrorismo, pero, desgraciadamente no pudo llegar a ninguna definición común sobre el terrorismo. De allí en adelante, se han dictado más de veinte resoluciones y medidas para eliminar el terrorismo internacional, pero aún no se llega a una definición consensuada.
El terrorismo ha sido definido de muchas maneras tanto por los académicos como las agencias internacionales. Según Walter Laqueur, terrorismo es el uso de la violencia o amenaza de la violencia por individuos a nivel subestatal con el propósito de sembrar el pánico en una sociedad, para debilitar e incluso derrocar las autoridades titulares y causar un cambio político.
Bruce Hoffman, se encuentra entre los que piensan que el terrorismo es una estrategia o un medio político. Para este académico, el terrorismo en el más amplio sentido de la palabra es un término fundamentalmente e inherentemente político. Es algo que está inevitablemente relacionado con el poder, la prosecución del poder, la adquisición del poder y el uso del poder para lograr el cambio político. Terrorismo es también violencia o lo que es igual, amenaza de violencia-usada y dirigida para conseguir un objetivo político o al servicio de un objetivo político.
A diferencia de las interpretaciones psicológicas y conductistas del terrorismo vigentes en los años sesenta y que lo presentaban como un acto de desequilibrados, movidos por la frustración y la pobreza. Martha Crenshaw, sostiene que el terrorismo sigue procesos lógicos y puede interpretarse como portador de una racionalidad política colectiva. Este enfoque analítico considera que una organización política radical es el actor principal del drama terrorista. El grupo tiene preferencias o valores colectivos y elige el terrorismo como un curso de acción entre una serie de alternativas posibles.
El Departamento de Estado norteamericano, utiliza la definición contenida en el Título 22 del Código de los Estados Unidos, Sección 2656f(d): “violencia premeditada y políticamente motivada contra objetivos no combatientes cometida por grupos infranacionales o actores clandestinos, habitualmente pensados para influir a un público”.
Para la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). “Terrorismo, es el uso ilegítimo de la fuerza o la violencia contra las personas o propiedades para intimidar o coaccionar a un gobierno, a la población civil o cualquier segmento de esta, para la consecución de objetivos políticos o sociales”.
Como se puede apreciar, no hay consenso sobre la definición del terrorismo. Algunos autores proponen que se llegue por lo menos a una definición operacional del concepto para poder trabajar en materias de prevención y contraterrorismo.
El terrorismo como uso ilegítimo de la violencia para alcanzar fines políticos, lo encontramos en distintos períodos de nuestra historia. La secta judía de los sicarios fueron los primeros en utilizarlo durante la ocupación romana a Palestina, así por lo menos lo atestigua el historiador Flavio Josefo. Durante el siglo XI el terrorismo es utilizado en Persia por la secta de los Asesinos, como lo testimonian los cronistas de las Cruzadas. Los asesinos comandados por el “Viejo de la Montaña” fueron los primeros terroristas en practicar el martirio o el suicidio, pues tenían órdenes de no dejarse capturar vivos. Estos son los antecesores de los actuales hombres y mujeres suicidas de Hamas, Hezbolá y Al Qaida, que luego de morir por la causa islámica se transforman en mártires (shahid) de Alá. Los Thughs de la India, una secta que adoraba la diosa Kali, practicaron el terrorismo desde el siglo XII hasta el siglo XIX. Respecto al terrorismo en la época moderna, este comienza durante la Revolución Francesa, con la instalación de los Comités de Salud Pública por Robespierre en el año 1792. A fines del siglo diecinueve e inicios del siglo veinte es utilizado por los anarquistas rusos y europeos, los maestros en el empleo de la dinamita. Entre la década del veinte y el cuarenta, lo adoptarán los movimientos nacionalistas y anticoloniales. Mientras que en los años sesenta, en plena Guerra Fría, aparece el terrorismo de izquierda apoyado por los países del bloque comunista, inaugurando así una nueva fase de internacionalización del terrorismo. A comienzos de los ochenta, hizo su aparición el temible terrorismo religioso del que todavía no podemos sacudirnos.
1. LOS CELOTAS o SICARIOS. Palestina
Uno de los testimonios más antiguos sobre la actividad terrorista en la historia de la humanidad proviene de los celotas, una secta judía, cercana a los fariseos, que era conocida por su resistencia a los romanos durante la ocupación de Judea en el primer siglo después de Jesucristo. Los celotas, aparecieron como grupo político activo bajo el reino de Herodes el Grande y jugaron un importante papel en la incitación al levantamiento judío contra los romanos entre el año 66-73 d.c. Una de las consecuencias de la represión romana fue la caída de Jerusalén y la destrucción del Templo en el año 70 d.C.
En aquel tiempo los judíos se dividían en tres sectas principales: los saduceos, los fariseos y los esenios. Los saduceos, que se reclutaban entre la nobleza, los sacerdotes y los medios cultos; eran secuaces del helenismo y no creían en una misión especial de los judíos. Los fariseos se reclutaban entre las clases medias, componentes de un partido legal, estrictamente judío. Sostenían que los judíos debían ser un pueblo santo, un pueblo de sacerdotes. Su reino era de Dios. En ellos estaban íntimamente ligados los factores nacionales y los factores religiosos. Finalmente, estaban los esenios, que formaban una pequeña minoría, vivían en comunidades, procurando realizar una humanidad puramente moral, un verdadero reino de Dios sin ninguna restricción del Estado, sin leyes civiles ni religiosas, movidos por la única preocupación del bienestar de la colectividad.
El término celota, designa a aquel que tiene “celo” por Dios, pero su rasgo característico era su pronunciado nacionalismo. Durante la ocupación romana, dentro de los celotas apareció un grupo nacionalista extremista denominado los “sicarios”, liderados por un hombre llamado Juan. Se trata de la primera organización terrorista jamás descrita en la historia. El nombre de sicarios se debe al uso que hacían de un puñal, llamado “sica”, con la cual asesinaban a los romanos y a los judíos que cooperaban con los romanos. Su originalidad radicaba en su práctica del terrorismo activo, mezcla de propaganda armada, secuestros y asesinatos.
David Rapoport, nos dice que la actividad de los celotas-sicarios, que duró aproximadamente 25 años, inspiró dos de los más grandes levantamientos contra Roma que terminaron con la exterminación de los grandes centros judíos de Egipto y Chipre, la virtual despoblación de Judea y la tragedia final el Exilio, que tuvo un impacto traumático en la conciencia de los judíos llegando a convertirse en un aspecto central de la experiencia judía de los siguientes dos mil años, alterando virtualmente cada institución en la vida judía. Agrega, que es difícil encontrar en la historia un grupo terrorista que haya influido tanto y en forma tan decisiva en la vida de una comunidad.
Flavio Josefo los describe mucho más crueles que los romanos, y afirma que: “aunque parecían mujeres en la cara, eran muy prontos para hacer matanzas y dar muerte a muchos; y permitiendo sus fuerzas con las cosas que hacían, todavía saliendo a pelear, luego estaban muy hábiles; y sacando las espadas debajo de los vestidos que de diversos colores traían, mataban a cuantos acaso les venían al encuentro”.
2. LOS ASESINOS. Persia
Otro testimonio histórico sobre la actividad terrorista en la época antigua, lo representan los asesinos o “ashashin”, una secta ismaelita que surgió en Irán en el siglo XI, diseminada más tarde por Siria y las montañas del Líbano. El nombre “assassen” significa en árabe “guardián”. Otros dicen que la palabra se deriva de la palabra hashashin –literalmente comedor de hashish, pues se cree que los adeptos consumían hashish y otras drogas antes de efectuar sus misiones.
Esta secta ismaelita –disidente del movimiento chiíta- era dirigida por Hassan ibn Sabah que fue su primer gran maestro y líder, llamado también, “El Gran Viejo de la Montaña”. En 1090, a la cabeza de un grupo de adeptos, Hassan se apodera de la fortaleza persa de Alamout, cerca del Mar Caspio, donde se instala y crea su centro de formación para los nuevos adeptos de la secta. Los novicios se clasificaban según su grado de coraje y determinación para obedecer al Gran Maestro, que llegaba incluso a exigirles su propia vida, para lograr sus fines políticos.
El reclutamiento de los integrantes se hacía entre hombres jóvenes y de origen humilde, cuyas edades oscilaban entre los 12 y los 20 años. Cuando eran escogidos para el servicio, estos eran narcotizados y conducidos individualmente a un jardín que el Viejo llamaba el Paraíso, haciéndoles creer que lo que allí veían efectivamente era el paraíso prometido a los musulmanes por el profeta Mahoma en el Corán. Cuando los jóvenes despertaban de su sueño se encontraban rodeados por una vegetación exuberante y de fuentes donde manaba el agua en abundancia; cuenta la leyenda que había muebles de maderas finas, ricamente forrados de seda, así como jarras y vasos de oro y plata adornados con piedras preciosas; el jardín estaba ingeniosamente dotado de cañerías por las cuales corría leche, miel, vino y agua cristalina; había también abundancia de frutas y todo tipo de alimentos, gentilmente servidos por doncellas, las más bellas y graciosas del mundo, las cuales cantaban, bailaban y regocijaban en todos sus deseos a los deslumbrados huéspedes que no imaginaban que sobre la tierra existiese tal cantidad de bienes y deleites.
Pasado algún tiempo se volvía a narcotizar secretamente a los jóvenes y eran conducidos ante el jefe. Al despertar en los aposentos del palacio del Viejo los jóvenes contaban a los presentes su experiencia y no dudaban en decir que habían estado en el paraíso ante el asombro y maravilla de los que escuchaban. Los jóvenes reconocían obediencia absoluta al Viejo, ya que matando o muriendo, éste los podría llevar de nuevo a visitar el paraíso que el profeta había prometido a sus fieles seguidores.
La organización de la secta comprendía los “misioneros” (Dais), los “amigos” (Rafiq) que eran los discípulos y los “fieles” (Fedfavis). Este último grupo, se componía de asesinos entrenados, reconocidos por su vestimenta blanca, sus cinturones y una gorra o botas rojas. Siempre operaban con un secreto total. Se les enseñaba a reconocer exactamente dónde y en qué momento clavar un puñal en el corazón de sus víctimas, además conocían lenguas extranjeras y se disfrazaban de monjes, comerciantes, soldados y otros personajes cuando era necesario para infiltrarse y llevar a cabo sus misiones. Una vez terminado el período de iniciación, podían ser enviados a miles de kilómetros para establecerse y vivir en espera del momento cuando les llegaría la orden de ejecutar su misión fatal.
Los Asesinos, preparaban a los asaltantes para cualquiera circunstancia y los prevenían de que no debían sobrevivir a sus misiones. No debían escapar, porque, sobrevivir era considerado signo de vergüenza. Los asesinos siempre usaban la daga, nunca el veneno, ni tampoco proyectiles, el asesinato era un acto sacramental. Si salían ilesos debían suicidarse con la misma daga que portaban.
David Rapoport, dice que uno no puede comprender la secta de los Asesinos, sin tomar en cuenta la profunda admiración que los Musulmanes tenían por los mártires, particularmente por aquellos que morían en el tentativo de matar a los enemigos del Islam. La educación que recibían los Asesinos, los preparaba claramente para buscar el martirio. La palabra usada para designar a los asaltantes era fedayin que significaba aquel consagrado o dedicado-indica que ellos consideraban el martirio como sacrificios religiosos para liberarse de la culpa y de todos los pecados y de ese modo ganar la entrada en el paraíso.
Existen muchos parecidos entre los Asesinos y los Celotas. Ambos estaban inspirados por esperanzas mesiánicas y buscaban el máximo de publicidad. Ambas organizaciones interpretaban los eventos importantes de su periodo religioso fundacional como precedentes para sus tácticas y para significar también que aquellos que morían en esta lucha se aseguraban un lugar en el paraíso. Igual que los Asesinos, los Sicarios se identificaron con un arma particular (el puñal) y ambas rebeliones tuvieron un carácter internacional.
3. LOS THUGS. India
Los Thugs eran una secta religiosa que practicaba el asesinato y el terror cuya existencia se señala en Delhi, desde el siglo XII. Los Thugs veneraban a la diosa brahmánica Khali, la divinidad hindú de la muerte y la destrucción. Khali, también es llamada la madre negra, una de las formas de Durga que dio muerte, con la ayuda de Chandi, a Raktavija, el principal jefe del ejército de los gigantes. Se le representa como una mujer negra con cuatro brazos; en una mano lleva una espada, en la otra la cabeza del gigante al que dio muerte y con las otras dos está animando a sus devotos. Ella tiene los ojos y la lengua roja y la piel negra. Cuenta la leyenda que en su combate la diosa de la muerte inflingía terribles heridas al demonio pero, de cada gota de sangre que derramaba, surgía un nuevo monstruo devorador. Entonces Khali creó de su propio sudor a dos hombres, los primeros Thugs, a los que entregó un paño sagrado, el “rumal” con el que los ayudaban a la diosa estrangulando a los demonios, para no derramar su sangre.
Según sus seguidores, la diosa les había encomendado la misión de eliminar a los demonios que amenazaban la tierra. Pero, sin que hoy se sepa muy bien cómo, señala Fletcher, los Thugs confundieron a los viajeros con los demonios y desde entonces comenzó una ola de asesinatos que duró desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo XIX.
Los Thugs, recibían también el sobrenombre de Phansigars -estrangulador- porque asesinaban a sus víctimas mediante el estrangulamiento con un pañuelo llamado “rumal”. Estos solían atacar las caravanas de mercaderes, asesinando a todos los testigos, utilizando para ello el siniestro “rumal”, lo que evitaba el derramamiento de sangre. Con sólo diez años de edad los jóvenes aspirantes podían ingresar en el temible culto. La presencia de niños en los grupos Thugs que pedían asilo a las caravanas, les ayudaba a que las futuras víctimas confiasen en los inofensivos viajeros. Los niños no sólo presenciaban, sino que, también participaban en los asesinatos y en las mutilaciones rituales de las víctimas.
Cuenta Fletcher que su procedimiento para matar consistía en lo siguiente: uno o varios miembros de la banda, trababan amistad con los peregrinos o el jefe de la caravana y los acompañaban en su procesión, si consideraban que era víctimas propicias, iban dejando pequeñas indicaciones en el camino para que el resto de los compinches supieran la ruta seguida. Una vez escogido el momento adecuado la partida de sectarios asaltaba la caravana y con su rumal asfixiaban a los confiados viajeros. Tras el asesinato, los cuerpos eran desfigurados y abiertos en canal en honor a Khali y para que los cadáveres no fueran identificados y seguidamente enterrados en fosas o pozos con la ayuda de sus piquetas sagradas. Después de la matanza daban comienzo a un ritual, llamado “Tuponee” en el que todos los integrantes de la banda danzaban sobre las tumbas de los muertos en homenaje a su inspiradora. Sobre el suelo, extendían un manto en el que se sentaban el jefe y el resto de los estranguladores. A continuación, el cabecilla depositaba sobre el manto la piqueta sagrada, un cuenco de plata como ofrecimiento a Khali y una suerte de azúcar sacro, llamado “goor”, que era vertido en un agujero practicado en la tierra, al tiempo que todos recitaban unas oraciones a la divinidad. Seguidamente se derramaba agua sagrada sobre la piqueta y el hoyo que contenía el goor, mientras los demás no dejaban de recitar sus plegarias. El jefe repartía entonces el goor a aquellos que habían realizado el mejor trabajo y si este don divino recaía sobre un recién iniciado, significaba que debía ser el próximo en encontrar a la víctima para su estrangulamiento.
La secta Thugs, cuyos inicios datan de la Edad Media, continuaban hasta época reciente desarrollando sus extraños rituales y asesinatos. A principios del siglo XIX, William Seeman, un oficial británico destinado a la India, recibió la visita de varios indígenas, denunciando la misteriosa desaparición de familiares y amigos. Lo mismo sucedía con las caravanas de colonos ingleses que se esfumaban sin dejar rastros. Luego de estos relatos, y decidido a descubrir el motivo de semejantes desapariciones, comenzó una investigación que le llevó al desenmascaramiento de la temida y misteriosa secta.
Sin embargo en la actualidad, la policía india continúa encontrando, de vez en cuando, cadáveres que presentan mutilaciones típicas de los Thugs, y algunas personas -entre ellos el inspector jefe de la policía de Calcuta- consideran que existen indicios para afirmar que en los albores del siglo XXI, los Estranguladores han reaparecido en toda la India.
4. LA REVOLUCIÓN FRANCESA. 1792-1794
El terrorismo moderno comenzó con la Revolución Francesa, pero la palabra terror, proviene del latín clásico: “terreo”, que significa infundir miedo o terror, asustar, espantar, aterrar, amedrentar.
Con el nombre de terror se conocen dos períodos de la Revolución Francesa. El primero, corre del 10 de agosto de 1792 -asalto a las Tullerías- al 20 de septiembre de 1792, cuando se reúne la Convención. El segundo, comienza el 5 de septiembre de 1793, fecha en que la Convención pone el terror a la orden del día, y se prolonga hasta el 28 de julio de 1794, que termina con el 10 de termidor y la ejecución de Robespierre.
El primer terror se caracterizó por el dominio de la Comuna de París y por la puesta en vigor de múltiples leyes revolucionarias, la creación del tribunal revolucionario, supresión de órdenes religiosas y tributos señoriales, laicización del estado civil e instauración del divorcio. En esta época se detuvo a más de 3.000 sospechosos.
El segundo terror, presidido por Robespierre; fue impuesto por los sans-culottes, se ejerció en toda Francia, se creó el tribunal revolucionario de París, además de tribunales criminales departamentales y se extendió al ejército, con las comisiones militares de las regiones fronterizas; también se puso en práctica en materia económica, con la ley del máximo precio y de salarios. En total fueron ejecutadas 17.000 personas, después de seguirles proceso, mientras que otras 25.000 perecieron sin tener proceso.
Desde el punto de vista histórico, el terror fue una estrategia política empleada durante la Revolución Francesa después del Termidor para combatir a los enemigos de la revolución, principalmente la aristocracia, el clero y la pequeña burguesía. El terror como empleo sistemático de la violencia, comienza el 5 de septiembre de 1793, cuando la Convención lo puso a la orden del día, para luego continuar con las grandes jornadas del Gran Terror del 10 de junio de 1794 y culminar con el arresto de Robespierre y sus partidarios. Ello significó organizar y acelerar la represión de los adversarios interiores de la República y emprender una acción punitiva contra todos los traidores.
El régimen del terror que se establece en Francia en 1793, consagra el comienzo de la dimensión política de la palabra terror. La dictadura política es sustituida por el pueblo. Los comités revolucionarios, instituidos en cada comuna, son los encargados de entregar los certificados de civismo, elaborar la lista de los sospechosos y proceder luego a su arresto. En 1794, se utiliza la noción de terrorismo para hablar del régimen. Después la de terrorista que es atribuida a los partidarios y a los agentes. Más tarde, aparece el antiterrorismo en reacción a las jornadas revolucionarias del Termidor y particularmente a la Convención de 27 de julio de 1794. Por extensión, los términos terrorismo y terrorista se aplican hoy día al empleo sistemático de medidas violentas con fines políticos y con mucha frecuencia a los actos de violencia ejecutados para crear un clima de inseguridad.
Se dice que el terror, fue el producto de un juego de circunstancias exteriores a la Revolución y que encontrándose la patria asediada por enemigos exteriores e interiores, la Convención no tenía otra elección que utilizar el miedo a la guillotina, para efectuar una movilización general de hombres y de medios. Para historiadores, como Claude Mazauric, el Terror fue una especie de violencia fundadora, violencia salvadora de la revolución contra el Antiguo Régimen, sin embargo, para la historiografía reaccionaria, como la de Edmund Burke, el Terror no fue otra cosa que un crimen condenable.
Como quiera que sea, la palabra terrorismo tenía en aquella época tenía una connotación positiva, en contraste con el uso contemporáneo. Walter Laqueur, señala que según un diccionario francés publicado en 1796, los jacobinos habían usado de cuando en cuando este término en un sentido positivo al hablar y escribir acerca de sí mismos, pero a partir del 9 termidor, “terrorista” se convirtió en una palabra insultante con implicaciones delictivas.
Hay que agregar que con la Revolución Francesa comienza también el denominado “terrorismo de “Estado”, caracterizado por las violaciones a los derechos humanos ejercidos por agentes del Estado o en su nombre. Esta práctica ha sido empleada por muchas dictaduras y regímenes de facto, pero también lo han utilizado algunas veces las democracias.
5. LOS ANARQUISTAS 1880-1920.
5.1. Los anarquistas rusos
Los anarquistas, también llamados populistas, surgieron en la Rusia zarista en el período comprendido entre 1860 y comienzos de 1900. El nombre de populismo proviene de su activismo político dirigido hacia y en nombre del pueblo. Estos grupos, cansados del despotismo zarista, querían cambiar la historia rusa instaurando un gobierno socialista de tipo agrario. Estaban influenciados por las ideas de Alejandro Hertzen y querían adaptar la doctrina socialista a las condiciones de su país. Los populistas, eran intelectuales urbanos miembros de la “intelligentsia” rusa progresista, que dejaban la ciudad para ir a predicar sus doctrinas al campo y desarrollar una política activa, pero sus primeros intentos fueron desfavorables, pues los campesinos los rechazaron. Es por ello que buscaron otra forma más práctica y penetrante de hacer publicidad a sus ideas, mediante las bombas y los asesinatos, es decir el terrorismo.
Según Rapoport, el nacimiento del terrorismo en Rusia se debió a la conjunción de dos razones. En primer lugar: la existencia de un grupo de intelectuales y escritores, como Nechaev, Bakunin y Kropotkin que crearon una doctrina o estrategia del terrorismo, la cual fue heredada por sus sucesores, y luego mejorada y trasmitida. La segunda razón fue la transformación ocurrida en las comunicaciones y el transporte. El telégrafo, los periódicos y los trenes permitieron los viajes y la difusión de las ideas anarquistas por Rusia y luego por toda Europa y América. No menos importante fue la aparición de un nuevo explosivo, más fácil de manejar y ocultar como la dinamita, recientemente creada, ésta fue el arma predilecta de los anarquistas rusos.
En 1862 se creó en San Petersburgo la primera sociedad secreta, conocida con el nombre de Zemlia i Volia (Tierra y libertad.). Tenia relaciones con los revolucionarios polacos y, a través de Bakunin, mantenía también correspondencia con Herzen. A finales de 1865 aparece en Moscú otra sociedad secreta denominada “La Organización”. En ella se manifestaban dos tendencias: una relativamente moderada, cuyo objetivo era simplemente la difusión de un programa socialista, y otra más radical, que deseaba provocar la revolución mediante la acción directa y, en caso de necesidad, el tiranicidio. Karakosov, que pertenecía al grupo más radical, llevó a cabo el primer atentado contra la vida de Alejandro I el 17 de abril de 1866.
Gran importancia para el desarrollo posterior de la propaganda revolucionaria clandestina tuvo la Sociedad del Tribunal del Pueblo, fundada por Nechaev en 1869. Nechaev era un discípulo de Bakunin que alcanzó notoriedad gracias a la publicación de su “Catecismo de la Revolución”. La obra era una introducción a la conspiración y a la propaganda por la acción y en el se describía el arte de la conspiración clandestina. En junio de 1879 se organizó un partido abiertamente terrorista, se llamaba “Narodnaja Volja” (La Voluntad del Pueblo), que atentó contra el zar Alejandro II. Su finalidad era aterrorizar al gobierno y a los elementos reaccionarios de la sociedad.
Narodnaja Volia fue el grupo más importante aunque su vida activa fue relativamente corta, abarcó desde enero de 1878 a marzo 1881. La lucha armada comenzó cuando Vera Zasulich, disparó contra el gobernador general de San Petersburgo, hiriéndolo mortalmente y continuó con el asesinato del general Mezentsev, jefe de la policía secreta en agosto de 1878. En septiembre de 1879 el zar Alejandro II, fue condenado a muerte por un tribunal revolucionario. Luego de varios atentados fallidos, fue finalmente abatido el 1 de marzo de 1881, cuando paradójicamente casi todos los miembros del grupo habían sido capturados.
Una segunda ola de terrorismo, comenzó en 1902 y fue realizada por el Partido Social Revolucionario. En aquella ocasión cuando Balmashev, asesinó al ministro del Interior Sipiagin. El año anterior, Karpovich había matado a Bogoliepov, Ministro de Educación. Dice Laquear que los miembros del Partido Social Revolucionario sólo llevaron a cabo tres atentados importantes en 1903 y dos en 1904, pero que el número de éstos se elevó a cincuenta y cuatro en 1905, a ochenta y dos en 1906 y a setenta y uno en 1907. El asesinato más importante fue el del Ministro del Interior, Lehwe en una calle de Petersburgo en 1904. Al año siguiente, uno de sus miembros, Kaliaiev asesinó al Gran Duque Sergio Alexandrovitch y el último y más espectacular atentado cometido por este partido, fue el asesinato de Stolipin en la Opera de Kiev en 1911.
La tercera ola de terrorismo fue más pequeña y tuvo lugar después de la llegada de los bolcheviques al poder en noviembre de 1917. Esta iba dirigida contra los dirigentes comunistas, murieron Uritski y Volodarski y Lenin fue sólo herido.
5.2 Los anarquistas de Europa occidental
En septiembre de 1864, se funda en Londres la Asociación Internacional de Trabajadores que reagrupaba a diversas organizaciones y sindicatos obreros provenientes de Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza y Bélgica. A partir de esa fecha, la Internacional va a convertirse en el escenario de profundos debates entre las corrientes anarquistas mutualistas, seguidores de las ideas de Proudhom y las socialistas colectivistas, partidarios de Carlos Marx. Las tesis colectivistas triunfan en el Congreso de Bruselas en 1868, cuando la Internacional rechaza definitivamente la noción de propiedad individual y aprueba el colectivismo de la propiedad privada, es decir en el comunismo.
A la muerte de Proudhom en 1865, el ruso Bakunin va a convertirse en la figura más importante del anarquismo en Europa. Bakunin se oponía al centralismo de Marx y a la dictadura que se instalaría en una supuesta democracia socialista. Expulsado de la Asociación Internacional de Trabajadores, a la cual había adherido en 1868, fundó una nueva federación internacional de trabajadores en la localidad suiza de Saint Imier, a la que se incorporaron federaciones anarquistas españolas, italianas y suizas, además de otros delegados de nacionalidades diferentes. La característica principal de este nuevo referente anarquista es la adopción de la propaganda mediante la acción.
La propaganda mediante la acción, que ya la habían empleado los populistas rusos en 1865 fue adoptada por los anarquistas en el Congreso de Saint Imier en 1877. Persuadidos de que ni la propaganda oral ni la propaganda escrita eran suficientes para concitar la adhesión de las masas, la federación del Jura adoptó la acción violenta como táctica para despertar la conciencia de los trabajadores y para castigar a la clase política responsable de los abusos y tropelías cometidas contra los trabajadores. El blanco del terrorismo anarquista no era el pueblo, sino las instituciones y la élite dirigente.
Según Luiz Alberto Moniz ”Todos los anarquistas defienden la propaganda a través del hecho o práctica del terrorismo individual. La acción directa constituyo su principal método de lucha con miras a destruir la sociedad capitalista y el estado. El concepto de acción directa es una forma de enseñar a los trabajadores a actuar, solidariamente, en la lucha por mejores condiciones de trabajo y a conocer a través de su propia experiencia las necesidades de la revolución, lo que implicaba manifestaciones de masa, huelgas, boicots, sabotajes o el mismo asesinato y la bomba. La destrucción de máquinas, el incendio de fábricas o el asesinato de sus propietarios, el atentado contra los gobernantes eran generalmente aceptables para los anarquistas y pocos lo consideraban como hechos de terrorismo”.
Algunos sostienen que los anarquistas adoptaron el asesinato para vengar a los 30.000 muertos de la brutal represión de la Comuna de París, entre los que se contaban muchos anarquistas, otra razón que se da, es que actuaban así para incitar al pueblo a rebelarse contra los opresores. Como quiera que haya sido, es conveniente dejar en claro que el anarquismo no es una ideología intrínsecamente violenta, aunque durante algún momento de su historia haya empleado este expediente para lograr sus objetivos políticos. Su finalidad última es la libertad del individuo y no su aniquilamiento.
El terrorismo anarquista comienza en 1878 con el atentado del médico Nobiling contra el Emperador de Alemania. Ese mismo año el obrero español Oliva Moncasi intenta asesinar al Rey de España. El 9 de diciembre de 1893, el anarquista francés Auguste Vaillant atenta contra la Cámara de Diputados. El 12 de febrero de 1894, Emile Henry tira una bomba en el Café Terminus de la estación de Saint Lazare, donde mueren varios obreros. Entre 1892 y 1894, Francois Koeningstein, llamado Ravachol, siembra el terror en toda Francia, dedicándose al contrabando, al robo y al asesinato. Golpeado por la condena de tres compañeros anarquistas detenidos el 1° de Mayo de 1891, decide vengarlos haciendo saltar con dinamita la casa del juez Benoit, en el Bulevard Saint Germain. Perseguido por la policía, es obligado a vivir en la clandestinidad, pero una tarde de abril es reconocido y denunciado por un mozo del restaurant Véry. Es detenido y condenado a muerte a la guillotina, donde muere gritando ¡viva la anarquía! El 24 de junio de 1894 el anarquista italiano Jerónimo Santo Caserio apuñaló al presidente de Francia, Sadi Carnot, para vengar la ejecución del anarquista Auguste Vaillant. A comienzos del siglo XX se renueva la ola de atentados: el 10 de septiembre de 1898 Luccheni da muerte a la Emperatriz Elizabeth de Austria en Ginebra; el Rey Humberto de Italia es abatido por Bresci el 16 de septiembre de 1910 y León Czolgosz mata de dos disparos de revolver al presidente de los Estados Unidos, Mac Kinley.
6. EL TERRORISMO ANTICOLONIAL 1920-1960
Entre 1914 y 1918 estalló en Europa la Primera Guerra Mundial. La guerra que causó millones de muertos y ocasionó grandes destrucciones, fue motivada por conflictos imperialistas, como el control de los mercados y colonias entre las potencias europeas. Por un lado, se enfrentaron el Imperio Austro-Húngaro, Alemania e Italia quienes formaron la Triple Alianza, y por el otro, Francia, Rusia y Gran Bretaña que crearon la Triple Entente. La guerra tuvo el carácter de total, involucrando a toda la población y a las colonias de los estados beligerantes. Las tensiones y rivalidades de la guerra hicieron surgir el nacionalismo en las grandes potencias y también en los pequeños países sometidos por éstos.
Al concluir la Primera Guerra Mundial, los imperios derrotados, como el Austro-Húngaro y el Turco fueron desarticulados creándose nuevos países, inspirados en el principio de autodeterminación de los pueblos. En otros casos, el proletariado intentó tomarse el poder para crear un régimen socialista, pero el único que lo consiguió fue el partido comunista ruso, dirigido por Lenin. Esta onda de independencia alcanzó otras latitudes encendiendo la esperanza anticolonial de muchos movimientos nacionalistas, en países como India, Irlanda, Nicaragua y el movimiento nacionalista judío en Palestina, que desde hacía años venían luchando por su independencia. Así fue, como surgieron movimientos nacionalistas que emplearon el terrorismo como medio para alcanzar sus objetivos. Irlanda (IRA); en Palestina británica (Haghana, Irgun, Stern), en Chipre (EOKA) y en Argelia (FLN).
6.1. IRA. (Irish Republican Army). Irlanda. 1916-
El Ejército Republicano Irlandés (IRA), surgió en 1916, a partir de los restos de otra organización nacionalista, la “Hermandad Republicana Irlandesa” (Irish Republican Brotherhood), cuyos jefes fueron eliminados luego del alzamiento de Pascua de 1916 en Dublín. El Ejército Republicano Irlandés, es una organización separatista católica cuyos objetivos políticos son: lograr la independencia total de Inglaterra y el establecimiento de una república socialista.
Irlanda es un país que presenta fuertes contrastes, no es una nación porque consta de dos grupos étnicos que son fundamentalmente diferentes no sólo en cuanto a la confesión, sino también, por su origen, en su historia y su cultura, su orientación política y sobre todo en su idiosincrasia.
Es un país dividido entre una mayoría protestante y realista y una minoría republicana y católica excluida del poder político. Se puede decir, que allí se encuentra la fuente de todos sus problemas y desencuentros.
Irlanda se independizó en 1920 convirtiéndose en Estado Libre de Irlanda, pero seis condados de la provincia del Ulster eligieron separarse del resto de Irlanda y mantener su vinculación con Gran Bretaña. Allí comenzarón los reclamos del gobierno irlandés y del IRA para conseguir la unión entre ambas Irlandas, porque en el norte la minoría católica era discriminada por los protestantes. En 1955 los militantes del IRA iniciaron una campaña de atentados terroristas dirigida a la unificación del país. Una manifestación pacífica en Belfast en 1968, fue reprimida violentamente por el ejército británico con un saldo de varios heridos. Tras este hecho nace el IRA Provisional en 1969 y la minoría católica lanza una campaña para defender sus derechos exigiendo un mejor trato de los protestantes.
El IRA, pasó un grave período entre enero de 1970 y agosto de 1971, cuando la organización se escindió en dos ramas: los “oficiales” y los “provisionales”. El cisma fue una cuestión de tipo político y generacional, los ”oficiales” o “rojos” eran partidarios de negociaciones, de calma, de hacer que todo el entramado de la causa irlandesa pasara por un socialismo de tipo marxista, mientras que los “provisionales” o “verdes”, exigían la actuación armada inmediata y contundente sin bandera política alguna, sin más bandera que la de la unificación de Irlanda. Finalmente quedó el IRA-Provisional con su brazo político el Sinn Fein, donde primaban la lucha armada por encima de la política, y ese el grupo que conocemos hoy día como IRA. La otra sección del IRA-oficial se convirtió en el WP (Werkers Party), que es un partido de la izquierda irlandesa.
Los atentados del IRA, en general han sido selectivos y han estado dirigidos contra los protestantes, contra las autoridades británicas, instalaciones y miembros del ejército de ocupación británico. Dentro de éstos se destaca el atentado de Arborfield, en 1955, cuando un comando del IRA, ataca un depósito de municiones del ejército británico y roba armas y municiones. En 1956, otro comando atentó contra un regimiento en Rhyl y ese mismo año en Kilrea, Ulster dinamitan una oficina de aduanas, no hay víctimas.
El día 30 de enero de 1972, las tropas británicas matan a manifestantes católicos en Londonderry. Esta jornada se conoce como el “Domingo de Sangre”. En esa ocasión varios miles de católicos efectuaban una marcha en pro de los derechos cívicos. Caminaban pacíficamente, sin armas, pero el Ejército de Su Graciosa Majestad disparó contra los manifestantes con el saldo de 14 muertos y cientos de heridos.
En 1979 el IRA comienza una serie de atentados contra ciudadanos británicos y asesina al embajador en Holanda, Sir Richard Sykes, a la portavoz del Partido Conservador en Irlanda del Norte Alrey Neave y Lord Mountbatten, primo de la Reina Isabel. En 1984, una bomba del IRA mata a cinco personas durante una conferencia del Partido Conservador británico. En 1991 atacan con mortero, Downing Street, la sede del gobierno británico, pero no se registran heridos.
En diciembre de 1993 se inician las conversaciones de paz entre Gran Bretaña y el Sinn Fein, brazo político del IRA. Este anuncia un alto al fuego en septiembre de 1994.
En agosto de 1998, un atentado con coche bomba en Omagh, en Irlanda del Norte, mata a 29 personas en el peor ataque en casi treinta años de violencia. Una escisión del IRA, llamada IRA–Autentico, reivindica su responsabilidad en el asesinato.
6.2. Haghana, Irgun y Grupo Stern. Israel. 1921-1948
Al término de la Primera Guerra Mundial, las fuerzas Aliadas se reunieron con Turquía para discutir un tratado de paz y conversar sobre el futuro de Palestina y el resto de la región. Mientras se desarrollaban éstas reuniones, los árabes lanzaron una violenta acción contra los judíos de Palestina para impedir la implementación de los acuerdos. Ante esta grave situación, los líderes del movimiento sionista decidieron crear en 1921 una organización paramilitar de defensa popular, llamada Haghana encargada de repeler los ataques árabes. Luego de varios años de calma, en 1929 se reanudaron los ataques árabes contra la comunidad judía, primero en Jerusalén, después en Hebrón y otras ciudades. La rebelión terminó con un saldo de 133 judíos muertos y 230 heridos, tomando por sorpresa a la comunidad judía y a los dirigentes del Haghana. Otros enfrentamientos se registraron en abril de 1936 y continuaron a intervalos hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.
Los continuos enfrentamientos con los árabes, motivaron la creación de otra organización combatiente en 1937, se trataba de la Irgun Zvai Leuni, una organización de carácter militar, pero ofensivo, compuesta por algunos comandantes de la antigua Haghana. Su fundador fue Abraham Tehomi. Pero en 1937 duraante la revuelta de los árabes, la organización se dividió, algunos de sus miembros volvieron a la Haghana y otros, bajo el liderazgo de Valdimir Jabotinsky formaron el nuevo Irgun Zvai Leuni.
En diciembre de 1943 asumió la dirección del grupo, un exiliado polaco, Mehahem Begin quien fuera más tarde primer Ministro de Israel entre 1977 y 1983. La estrategia de Begin era sencilla: el reducido número de hombres y de armas con que contaba la Irgun hacían imposible que el grupo pudiese enfrentarse a los británicos en el campo de batalla, para ganar, operarían clandestinamente apoyados por la población judía que les garantizaría recursos para esconderse y escapar de la ciudad. El plan de la Irgun no era derrotar militarmente a los británicos, sino utilizar la violencia terrorista para debilitar el prestigio del gobierno y su control sobre Palestina mediante acciones contra los símbolos de la dominación británica.
La violencia cesó temporalmente, cuando los británicos nombraron una Comisión Real encabezada por Lord Peel, encargada de examinar la cuestión Palestina y de proponer soluciones al gobierno británico. El objetivo del gobierno británico era la creación de un Estado Palestino, dentro de un plazo de 10 años. Otra propuesta, consistía en garantizar el carácter árabe del nuevo Estado Palestino, restringiendo la inmigración judía en el país, la cual no debía exceder un tercio del total de la población. En adición a estas restricciones, tampoco se permitiría a los judíos adquirir nuevas tierras en el país. Como era de esperarse, la propuesta fue rechazada tanto por los árabes como por los judíos, desencadenando una nueva ola de ataques y el comienzo de los actos de terrorismo contra la ocupación británica.
Las primeras operaciones comenzaron el 2 junio de 1939, cuando los comandos del Irgun destruyeron una central telefónica en Jerusalén, dejando 1.750 teléfonos fuera de uso, incluyendo los del ejército y la policía británica. Ese mismo día, explotó una mina cerca del Muro de la ciudad antigua, matando a cinco árabes e hiriendo varios otros. Durante la Segunda Guerra Mundial, los judíos evitaron los atentados, pues no querían debilitar a los aliados en su guerra contra Hitler, pero, una vez terminado el conflicto mundial se reanudaron los ataques contra objetivos británicos, siendo el más espectacular el ataque contra el Hotel Rey David, sede del Cuartel General británico en Jerusalén, el 22 de julio de 1946. Una bomba colocada por el Irgun mató a 111 personas y dejó 46 heridos. Los británicos instauraron en seguida la ley marcial.
En Haifa, el 12 de enero de 1947, otro grupo terrorista judío, el “Stern”, lanza un camión lleno de explosivos contra un puesto de policía, matando a cinco policías e hiriendo a otras 140 personas. El 26 de enero de 1947, el banquero británico Collins es tomado como rehén por un comando del Irgun, a cambio de su liberación, los terroristas exigen la suspensión de la pena de muerte pronunciada contra uno de sus miembros. Las autoridades británicas aceptan y el banquero es liberado. En Tel Aviv, abril de 1947, un comando del Irgun hace explotar varias bombas como represalia contra la ejecución del terrorista Dov Bela Gruner, hiriendo a doce soldados británicos. El 23 de julio de 1947, en el puerto de Haifa, el Haghana hunde la nave británica “Empire of Lifeguard”. El 4 de enero de 1948, el grupo “Stern”, hace explotar una bomba en el Cuartel General del Comité Nacional Árabe de Palestina, matando a 14 personas y dejando más de un centenar de heridos. El 17 de agosto de 1948, un comando de cuatro hombres del grupo “Stern” tiende una emboscada contra el vehículo del Conde sueco Folke Bernardotte, que negocia en Jerusalem un plan de partición de Palestina, en nombre de la O.N.U. El Conde Bernardotte es asesinado, junto al coronel francés André Serot, observador de la O.N.U. El 20 de septiembre de 1948, el gobierno de David Ben Gurion, declara fuera de la ley al grupo “Stern” y el Irgun, luego del asesinato del Conde Bernardote.
6.3. E.O.K.A. (Ethniki Organosis Kypriakou Agoniston) Chipre. 1955
La organización terrorista nacionalista chipriota E.O.K.A. fue creada en 1955 por el coronel Georges Grivas y fue muy activa durante la ocupación británica. Su objetivo era la anexión de Chipre a Grecia o Enosis, que era una versión griega del “anchluss” hitleriano, pero para ello debían luchar contra tres enemigos. Primero, expulsar a los ocupantes británicos que se habían anexado la isla en 1923; segundo, derrotar a los turco-chipriotas que querían la anexión a Turquía y, finalmente, luchar contra el Partido Comunista de Chipre, AKEL, que reclamaba la independencia de la isla y la creación de un estado multiétnico y no alineado. Turquía en cambio, proponía partir la isla en dos partes, una con mayoría greco-chipriota y otra con una minoría turco-chipriota.
El general Grivas contaba con un grupo pequeño y no podía derrotar militarmente a sus enemigos, pero sabía -al igual que M. Begin en Palestina-que con sus acciones lograría llamar la atención de todo el mundo sobre la causa chipriota y así obligar a Gran Bretaña a cumplir sus promesas y abandonar la isla.
La tensión y el terror aumentaron en 1956 cuando los británicos, apoyados por la minoría turca, forzaron al exilio al Arzobispo Makarios III, uno de los portavoces de los nacionalistas chipriotas griegos. El conflicto se agravó cuando las autoridades turcas apoyaron a los chipriotas turcos en su reivindicación por la partición de la isla. Las negociaciones de 1955 entre Gran Bretaña, Grecia y Turquía fracasaron completamente. Sin embargo en 1959, se llegó a un acuerdo otorgando la independencia a los chipriotas, quienes se dotaron de una constitución y eligieron presidente al Arzobispo Makarios.
En Famagusta, el 9 de marzo de 1956, un miembro de la E.O.K.A. lanza una bomba contra una patrulla de la policía, sin alcanzar a ninguno. El 14 de marzo de 1956, es asesinado un policía británico en Nicosia, mientras que otro policía chipriota–turco queda herido. En Nicosia, el 20 de marzo de 1956 explota una bomba en el domicilio de Sir John Harding, gobernador británico de la isla, pero no hay heridos. El 18 de junio de 1956, la E.O.K.A. lanza una bomba contra un restaurant, William Boteler, Vice cónsul de los Estados Unidos resulta muerto y otros tres miembros del consulado americano quedan heridos. El 8 de noviembre de 1958, en Nicosia explota una bomba matando a dos británicos miembros de la Royal Air Force.
6.4. F.L.N. Argelia. 1954-1962
En 1831, Francia ocupó Argelia y en 1834 procedió a su anexión como territorio colonial. Los europeos poblaron el país y controlaron toda su vida económica, social y política. Luego de años de opresión y humillaciones los argelinos decidieron recuperar su independencia y para ello formaron en 1954 en El Cairo, un referente político militar, denominado “Frente de Liberación Nacional” (FLN) liderado por Mohamed Ben Bella. El FLN proclamó inmediatamente su voluntad de luchar por la independencia de Argelia, pero el gobierno de Mendès France, sostuvo que los departamentos de Argelia constituían irrevocablemente una parte de la Republica Francesa y que jamás ningún gobierno renunciará a esta posición de ultramar.
El primero de noviembre de 1954, día de Todos los Santos, comienza la guerra de liberación con 70 atentados y 8 asesinatos. Los objetivos son edificios civiles y militares, además de ataques individuales contra residentes franceses. El Presidente del Consejo Pierre Mendès France, declara que Argelia es Francia y envía un contingente de 76.000 efectivos para defender sus intereses coloniales.
El 20 de agosto de 1955, treinta y nueve localidades son atacadas por hombres del F.L.N comandados por Zighout Youssef. Los rebeldes matan a 171 franceses, muchos de ellos fueron degollados. Como represalia, los franceses mataron 1.290 musulmanes. El 14 de octubre de 1956 un avión civil que conducía desde Túnez a Marruecos, a Ben Bella y otros jefes del FLN, es interceptado y obligado a aterrizar en Argelia donde son arrestados por los franceses. Como represalia, varios franceses son muertos en Meknés, Marruecos. El 25 de mayo de 1957, Mohamed Mahiddine, responsable del FLN para el sur de Francia, es asesinado en Marsella. El 25 de agosto de 1958, un comando FLN ataca una fábrica de municiones en las afueras de París, matando a cuatro policías, pero los terroristas pierden dos hombres.
En 1957, el general Jacques Massu, comandante de la 10° división de Paracaidistas, es nombrado responsable de la mantención del orden en Argelia. Comienza la llamada “Batalla de Argelia”, destinada a aniquilar la organización de resistencia argelina. Esta duró desde enero a septiembre de 1957 y se caracterizó por el masivo empleo de la tortura y los abusos contra los terroristas o presuntos terroristas argelinos. Para Bruce Hoffman “La brutalidad de la acciones del ejército alienaron a la comunidad musulmana argelina que, hasta entonces, había sido mayoritariamente pasiva e incluso apática, y cayó en brazos del FNL, engrosando sus filas e incrementando su apoyo popular. La opinión pública en Francia estaba igualmente afectada, el apoyo popular a que esta lucha continuara era cada vez menor y, sobre todo, se estaban creando profundas fisuras en la relación entre la sociedad civil y el ejército”.
El general Massu, consiguió sofocar la insurrección, pero a un alto costo político, por que debido a las atrocidades cometidas contra la población argelina, perdió los apoyos políticos con que contaba en Francia y Argelia. La derrota militar hizo cambiar de táctica al FLN que abandonó el terrorismo urbano y trasladó su lucha a otro escenario: los medios de prensa y a la opinión pública mundial. Pese a su derrota militar el FLN había conseguido centrar la atención del mundo sobre la situación en Argelia. Al provocar una violenta reacción del gobierno francés, que recurrió a la tortura, las ejecuciones y otras tácticas represivas, puso de manifiesto la bancarrota del dominio francés, acelerando la total destrucción de la Argelia Francesa.
En 1962 el General De Gaulle hace un referendum de autodeterminación para saber si la población de Argelia quiere la independencia o prefiere quedar como colonia francesa. El resultado es la independencia de Argelia. Ben Bella es elegido presidente en 1962, apoyado por el único partido existente el FLN, de tendencia socialista.
Aunque derrotados militarmente por los franceses, los argelinos del FLN -al igual que los judíos de la Irgun y los chipriotas del general Grivas,- obtuvieron un triunfo político, al internacionalizar el problema argelino, mediante una serie de huelgas y demostraciones en el mismo momento en que la Asamblea General de Naciones Unidas sesionaba para tratar el conflicto.
7. EL TERRORISMO DE LA NUEVA IZQUIERDA 1960-1980
Entre los años 1960 y 1980 se produjo un aumento del terrorismo en casi todo el mundo. En primer lugar, hubo un recrudecimiento del terrorismo nacionalista separatista en Europa y el Medio Oriente, lo cual no es nuevo, pero reaparece en forma más letal y violenta como resultado de la integración y cooperación internacional a nivel logístico y táctico entre diversos grupos terroristas, que eran apoyados por países como Libia, Argelia, Cuba y Corea del Norte. Según Bruce Hoffman, el nacimiento del que se considera el terrorismo internacional moderno tuvo lugar el 22 de julio de 1968, cuando tres terroristas palestinos armados que pertenecían al Frente Popular para la Liberación de la Palestina (FPLP), uno de los seis grupos que en ese momento componían la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), secuestraron un avión comercial de la compañía israelí El Al que hacía la ruta Roma-Tel Aviv. Cuyo propósito expreso era el de intercambiar a los pasajeros -de distintas nacionalidades- por terroristas palestinos presos en Israel. La OLP contribuyó también a la internacionalización del terrorismo, mediante el adiestramiento de terroristas europeos y de otras nacionalidades en sus propios campos de entrenamiento en Jordania y el Líbano.
El surgimiento de la guerrilla y el terrorismo en América Latina, desde fines de los años cincuenta e inspirados por la revolución campesina de Mao, se había desarrollado en un incipiente movimiento guerrillero de tipo rural, que alcanzó su punto más alto con el triunfo de la revolución cubana en 1959. Este es un hecho histórico que va a cambiar el rumbo de toda la política seguida por los partidos de izquierda en la región. Los cubanos exportaron la teoría del “foco guerrillero” a toda la región, donde lograron captar muchos adeptos y así fue como el Che Guevara inició sus operaciones en la selva boliviana, con la esperanza de llevar la revolución al corazón mismo de América Latina, pero tras su fracaso en 1968, los grupos revolucionarios de izquierda abandonarán el “foquismo” y trasladarán la lucha a la ciudad dando comienzo a la guerrilla urbana. Es así, como luego de la derrota de la guerrilla rural, surge en Latinoamérica el terrorismo urbano, cuyos paradigmas serán los Tupamaros de Uruguay, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y, finalmente los Montoneros en Argentina.
La aparición del terrorismo urbano de la nueva izquierda en Europa Occidental, surge ligado al movimiento estudiantil de mayo de 1968 y a la protesta contra la intervención norteamericana en Vietnam. El fracaso del movimiento estudiantil en Alemania e Italia, la agudización de los conflictos laborales y la ausencia de una alternativa verdadera de poder, empujó a los jóvenes a adoptar el terrorismo como estrategia para desafiar al estado capitalista y lograr la tan anhelada justicia proletaria. Al fracasar la revolución en Europa, estos grupos radicales comenzaron a mirar con simpatía la causa de los países subdesarrollados del Tercer Mundo y la lucha por la liberación del territorio palestino en manos de los israelitas. Muchos grupos del mundo desarrollado se autonombraron como vanguardias de las masas desposeídas del Tercer Mundo. Las tácticas empleadas fueron el secuestro de aviones, la toma de rehenes y embajadas entre otras.
Hoffman señala que la Fracción del Ejército Rojo y su organización hermana, Movimiento Dos de Junio, encarnaban el espíritu revolucionario y las posiciones antisistema comunes a otros terroristas de izquierdas de los países occidentales de la época. Ambos grupos nacieron en el seno de las comunas y las asociaciones de estudiantes que eran parte de la “contracultura” en la Alemania de finales de los setenta.
7.1. Organización para la Liberación de Palestina (OLP). 1964-
La Organización para la Liberación de la Palestina (OLP), es un conglomerado de partidos y movimientos –marxistas, nacionalistas e islámicos– creada en mayo de 1964 en Jerusalén siguiendo las directivas de la Liga Árabe. En un comienzo estuvo integrada por grupos de refugiados y fedayines como Al Fatha, al Saiqua y el Frente Popular para la Liberación de la Palestina (FPLP), pero luego comenzó a recibir adhesiones de otros sectores palestinos del exilio y los territorios ocupados. Su objetivo político es la creación de un estado nacional palestino. En 1965 y gracias al apoyo de los países árabes, se dotó de una fuerza militar y comenzó una serie de actos de terrorismo contra objetivos militares y civiles en los territorios ocupados por Israel. En 1969 fue elegido presidente de la OLP, Yasser Arafat, quien para captar la opinión pública mundial decide extender los ataques a objetivos fuera del estado de Israel.
El primer atentado de envergadura fue el ataque contra una nave de la línea aérea El Al en Atenas en 1968. Allí murió un israelí y varios pasajeros resultaron heridos. Este atentado, según Nadia Benjelloun-Ollivier, fue hecho para vengar la derrota de los árabes en la Guerra de los Seis Días. El terrorismo de la OLP es un terrorismo de propaganda que busca actos espectaculares, es también un terrorismo simbólico, como lo atestiguan la lista de fechas aniversario juzgadas funestas por el OLP: el 22 de noviembre de 1974 recuerda la Resolución 242 del 22 de noviembre de 1967; el 5 de septiembre 1973 recuerda los atentados de Munich el 5 de septiembre de 1972, el 15 de septiembre de 1974 recuerda la ocupación de la embajada de Egipto en Madrid, para protestar contra los acuerdos entre Israel y Egipto.
En agosto de 1969, dos terroristas palestinos capturan en Italia un Boeing 707 de la T.W.A. y lo obligan a aterrizar en Damasco (Siria), donde luego lo hacen explotar. Pero la acción más espectacular ocurrió en las Olimpiadas de Munich en 1972, cuando un comando palestino de la organización “Septiembre Negro”, masacró a 11 atletas de la delegación israelí, suscitando la desaprobación unánime en la comunidad internacional.
En marzo de 1973, ocho miembros de “Septiembre Negro” atacan la Embajada de Arabia Saudita en Kartun (Sudán), tomando como rehenes al Embajador de Estados Unidos, a su ayudante y al encargado comercial de Bélgica. Los terroristas exigen la liberación de varios combatientes detenidos en Israel y Jordania, ante el rechazo de las autoridades concernientes, deciden ejecutar a los tres rehenes.
El 27 de junio de 1976 en Atenas, un comando de siete miembros de OLP-Disidente y de la Fraction Armée Rouge, toman el control de un Airbus A-300 de Air France con doscientos cincuenta y siete rehenes y lo dirigen hacia Libia, donde reabastecen carburante para luego seguir hacia Sudán, donde las autoridades locales rechazan el aterrizaje. Frente a este imprevisto, deciden aterrizar en el aeropuerto de Entebe (Uganda). Los terroristas exigen la liberación de varios detenidos en prisiones europeas y solicitan cinco millones de dólares a la compañía Air France por la entrega del avión. La acción termina en la noche del 2 de julio cuando arriba un comando militar israelí y ataca el aeropuerto de Entebe, liberando los rehenes y matando a siete terroristas, tres rehenes y una veintena de soldados ugandeses.
En julio de 1985, miembros de la OLP, armados de granadas y armas automáticas se apoderan del crucero italiano Achille Lauro, frente a las costas de Egipto, exigiendo la liberación de los palestinos detenidos en Israel. Un turista norteamericano es asesinado y botado a la mar. El 9 de octubre la nave recala en Port Said (Egipto), donde los terroristas deciden abortar la operación y solicitan un avión para dejar el país y entregarse a la OLP. El avión que los transportaba, un Boeing 737 de Egipt-Air, es interceptado en vuelo por cazas americanos y obligado a aterrizar en una base de la NATO en Sicilia, donde son arrestados y entregados a la policía italiana. Esta parece que fue la última acción armada emprendida por la OLP, que comenzaba las conversaciones de paz en Camp Davis 1980.
En 1974, aparece una organización terrorista compuesta por disidentes del OLP, denominada Al Fatah Consejo Revolucionario, dirigida por Sabri Kalil al-Banna, alias Abu Nidal. Se trata de un movimiento muy agresivo, apoyado por Iraq y Siria que realizó atentados en varios países de Europa y el Medio Oriente.
En 1988, El Consejo Nacional Palestino, luego de arduas discusiones logra que la OLP acepte la Resolución n° 242 de Naciones Unidas y la n° 338 que indicaba el derecho a la existencia del Estado de Israel y el repudio del uso de la violencia para el logro de su objetivo. A fines del mismo año en una reunión en Argelia el 12 de noviembre se proclama el nacimiento de un nuevo Estado Palestino en los territorios ocupados de Israel. El nuevo Estado será reconocido por más de cincuenta países.
7.2. ETA (Euzkadi y Libertad). España. 1959-
La organización nacionalista vasca Euzkadi ta Askatasuna (ETA), fue fundada el 31 de julio de 1959 por un grupo de estudiantes de la universidad de los jesuitas del Deusto (Bilbao), disidentes del Partido Nacionalista Vasco (PNV), criticado por su pasividad y acomodo a la política española. En mayo de 1962 se organizó la Ia. Asamblea de ETA en el monasterio de Belloc, Francia, donde se establecieron los principios que definían la organización como un “movimiento revolucionario vasco de liberación nacional creado en la resistencia patriótica, socialista, de carácter aconfesional y económicamente independiente.” En la misma asamblea decidieron que Euskadi, la patria vasca, estaba integrada por siete provincias, cuatro de ellas – Vizcaya, Guipúzcoa, Alava y Navarra en territorio español y las otras tres, Zuberoa, Bembarre y Laburdi enclavadas en tierra francesa. El objetivo político del grupo era liberar Euzkadi de la presencia militar española y obtener la independencia del territorio.
La trayectoria del grupo terrorista ETA está marcada por una serie de asesinatos de civiles y militares, pero el mayor golpe de efecto lo logró con el asesinato del Presidente del Gobierno, y posible sucesor del dictador Francisco Franco, Almirante Luis Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973 cuando se dirigía a su domicilio después de asistir a misa en la iglesia de San Francisco de Borja en Madrid. Al llegar a la esquina de la calle Claudio Coello, una inmensa explosión lanzó su automóvil a una altura de más de veinte metros, provocando su muerte y la de dos escoltas. Durante la guerra civil española hubo más de 50.000 muertos y 200.000 exiliados vascos. La inmensa mayoría de los vascos se opusieron a la dictadura de Franco y a los nacionalistas. Lucharon por la causa de la república, al igual que la mayoría de los catalanes. No hay que olvidar que en 1937 la aviación alemana, bombardeó, por orden del dictador Francisco Franco, la ciudad de Guernika, donde murieron miles de personas.
El 13 de septiembre de ese mismo año, colocan un artefacto explosivo en la cafetería “Rolando” en Madrid, donde mueren 12 civiles. El 29 de julio de 1979, colocan dos bombas en la estación de trenes de Madrid, mueren cinco civiles, un guardia civil y un miembro de la policía nacional. El 15 de julio de 1986, un coche bomba colocado en la Plaza de la República Dominicana de Madrid, destruye un convoy de la Guardia Civil, matando a 12 agentes.
Uno de los atentados más alevosos ocurrió el 19 de junio de 1987 en el parking del Centro Comercial Hipercor de Barcelona, allí colocaron un coche bomba cuya explosión mató a 21 personas y dejo otras 45 heridas. El 11 de diciembre del mismo año, un coche bomba cargado con 250 kilos de explosivo fue estacionado al costado de la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, su explosión causó 11 muertos, hiriendo a otras 40 personas. El 29 de mayo de 1991, un coche bomba colocado en el cuartel de la Guardia Civil en Vic, Barcelona, explotó dejando un saldo de 10 muertos. El 21 de junio de 1993, explosión de un coche bomba al paso de una furgoneta militar en Madrid, siete muertos y 36 heridos.
Dos asesinatos cometidos por ETA han sido particularmente simbólicos, el de Miguel Angel Blanco, un joven de 29 años, consejero municipal del Partido Popular, ocurrido el 12 de julio de 1997 y el de José Luis López de Lacalle, un antifranquista, fundador del movimiento pacifista, Foro Ermúa y columnista del diario El Mundo en la localidad de Andoaín (Guipúzcoa), asesinado el 7 de mayo del año 2000.
7.3 Rote Armee Fraktion (RAF). Alemania 1970-1988
En Alemania, así como en otros países de Europa, el terrorismo de izquierda es heredero directo del movimiento estudiantil de mayo de 1968. A partir de esta experiencia fallida, surgen en Alemania tres organizaciones armadas de extrema izquierda: el “Grupo 2 de Junio” que eligió ese nombre para conmemorar la muerte de un estudiante durante una manifestación el día 2 de junio de 1967 en Berlín. La Banda Baader-Meinhof, que toma el nombre de dos de sus fundadores Andreas Baader y Ulrike Meinhof, y la RAF-Rote Armee Fraktion.
El 14 de mayo de 1970, Ulrike Meinhof, ayudó a escapar de prisión a Andreas Baader que se encontraba detenido por un robo que había hecho para financiar a su grupo. Este acto político, marcó el nacimiento de la Banda Baader-Meinhof que más tarde se convertiría en la temida RAF que ensangrentó Alemania desde los años ‘70 hasta 1989. Sus acciones armadas tenían como blanco en primer lugar las bases militares norteamericanas en Alemania, luego los bancos para financiarse y finalmente los empresarios, periodistas y la policía.
En mayo de 1972, el Comando Petra Schelm atacó el Cuartel General del Quinto Cuerpo de Armada del Ejército de los Estados Unidos en Frankfort. En ese ataque perdió la vida el coronel norteamericano Paul Bloomquist. Ese mismo mes, atentaron contra la vida del juez de la Corte Federal de Justicia de Karlsruhe, Wolfgang Buddenberg, pero la bomba colocada bajo su automóvil explotó cuando se encontraba al volante su esposa, que quedó gravemente herida. En mayo, en la ciudad de Heildelberg, la explosión de un coche bomba provocó la muerte de otros tres militares en el Cuartel General del Ejército americano.
El 5 de septiembre de 1972, un comando palestino de la organización Septiembre Negro, ayudado por la Rote Armee Fraktion (RAF), toma como rehenes a 11 atletas israelíes durante las Olimpiadas de Munich. La intervención de las fuerzas especiales alemanas, provocó la muerte de varios terroristas y atletas.
El 5 de mayo de 1977 en Colonia, el Comando Siegfried Hausner de la Rote Armee Fraktion (RAF) tomó como rehén al Presidente de los Empresarios Alemanes, Hans Martin Schleyer. Durante el ataque murieron dos agentes de policía, un agente de seguridad y el chofer de Schleyer. Los terroristas solicitaron la liberación de 11 miembros del grupo Baader a cambio de la liberación del empresario.
El 12 de octubre de 1977, el Comando Mártir Halimeh, compuesto por miembros de la Rote Armee Fraktion (RAF) y del F.P.L.P. Disidente, secuestró un avión Lufthansa con 97 personas a bordo y lo hizo aterrizar en el aeropuerto de Larnaca (Chipre). Los piratas exigían la liberación de 11 miembros del grupo Baader detenidos en Alemania y la suma de quince millones de dólares. Las mismas exigencias formuladas por los captores de Hans Martín Schleyer en Colonia con los que se encontraban coordinados y coludidos. Ambas grupos emitieron un comunicado conjunto el 14 de octubre, donde reiteraban sus exigencias y dieron un ultimátum que expiraba el 16 de octubre 1977 a las 8.00 GMT. Si a esa hora los prisioneros no estaban liberados H.M. Schleyer sería ejecutado. Luego de cuarenta días cautiverio, el industrial fue ejecutado. Su cuerpo sin vida fue encontrado dentro de un automóvil en la ciudad de Mulhouse, Francia
En agosto de 1981, La Rote Armee Fraktion (RAF) hizo explotar un vehículo cargado con explosivos contra la base americana de la OTAN en Ramstein. Catorce personas resultaron heridas, entre ellas el Brigadier General Joseph Moore y un coronel, ambos del ejército norteamericano.
En enero de 1985, La Rote Armee Fraktion (RAF)se fusiona con el grupo terrorista francés Acción Directa y para celebrar la alianza, asesina en Saint Cloud al General René Audrans, ingeniero jefe de Armamento y Director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Defensa francés.
7.4 Brigate Rosse. Italia 1970-1988
Las Brigadas Rojas, al igual que muchos movimientos marxistas extraparlamentarios europeos, son herederos de las luchas proletarias y estudiantiles de los años 1968 y 1969. Se considera al Colectivo Político Metropolitano (1969) que reunía a obreros de las grandes industrias del Norte de Italia, como el núcleo histórico de las Brigadas Rojas. Este grupo que al principio lo integraban sólo obreros y técnicos de las industrias Pirelli y Sit-Siemens de Milán, fue creciendo con la llegada de empleados y estudiantes, como Renato Curcio y Mara Cagol, sus líderes históricos que provenían de la Universidad de Trento.
Las Brigadas Rojas dejaron de ser un movimiento solamente político, cuando adoptaron la táctica del terrorismo en el otoño de 1970, luego de un Convenio desarrollado en la ciudad de Chiavari en la región de Liguria, donde decidieron pasar directamente a la propaganda armada. Algunos sostienen que fue la explosión ocurrida en la Piazza Fontana de Milán el 12 de diciembre de 1969 y que causó varios muertos y heridos, la que precipitó a éste y otros grupos a la lucha armada. La razón de ellos es que Piazza Fontana es considerada por la izquierda italiana como terrorismo de Estado, por que la bomba fue colocada por los servicios secretos italianos, para luego inculpar a la izquierda y justificar la represión de aquellos años.
En junio de 1976, fue secuestrado y asesinado en la ciudad de Génova, el Procurador General, Francesco Coco. En noviembre de 1977, es asesinato el director del periódico “La Stampa” de Turín. La acción más espectacular realizada por este grupo, fue el rapto y asesinato del dirigente de la Democracia Cristiana y Presidente del Consejo de Ministros, Aldo Moro el 16 de marzo de 1978 en Roma. En esa ocasión murieron en el lugar el chofer, un guardia y los cinco policías que lo escoltaban. Los secuestradores exigieron la libertad de los militantes que se encontraban en la prisión de Turín, pero ante la negativa del gobierno a negociar, un “tribunal popular”, lo condenó a muerte. El cuerpo de Aldo Moro fue encontrado sin vida al interior de un vehículo en una calle de Roma, el 9 de mayo de 1978. En junio de 1981, Roberto Pecci, hermano del terrorista “arrepentido” Patricio Pecci, informante de la policía, fue secuestrado por las Brigadas Rojas en San Benedetto del Tronto. Su cuerpo fue encontrado muerto en Roma el 3 de agosto siguiente.
Otra operación espectacular, pero que terminó en un fracaso, fue el secuestro del General norteamericano James Lee Dozier, Segundo Comandante del Estado Mayor Logístico de la OTAN en Verona el 17 de diciembre de 1981. Los terroristas anunciaron que el oficial sería juzgado por un “tribunal popular”. Pero, el 21 de diciembre, la policía arrestó a tres miembros de las Brigadas Rojas y planteó que no iba a negociar con los captores. Finalmente, el 28 de enero de 1982, la policía irrumpió en el departamento donde estaba secuestrado el oficial, siendo liberado sano y salvo. Sus captores fueron detenidos y luego condenados a penas que iban entre dos y veinte siete años de prisión. El 14 de abril de 1988, un vehículo cargado con explosivos, colocado por las Brigadas Rojas, explotó en un club de oficiales norteamericanos, causando cinco muertos.
7.5. Tupamaros. Uruguay (1965-1976 )
El Movimiento de Liberación Nacional (MNL) Tupamaros fue creado en 1963 por el dirigente sindical Raul Sendic, ligado a los obreros cañeros del departamento de Artigas y que provenía de las filas del partido socialista. El nombre Tupamaros viene de Tupac Amaru, nombre de un legendario líder incaico que se rebeló contra los españoles y que fue ejecutado en 1781. Sendic a diferencia de los teóricos del foco guerrillero, como Fidel Castro, Che Guevara y Regis Debray, que creían en la sublevación campesina y no concebían la guerra revolucionaria fuera de las montañas, traslada la lucha a la ciudad, pues la topografía de Uruguay no le permitía crear un movimiento guerrillero según la doctrina cubana.
No existen en el país lugares geográficos inexpugnables o con características que posibiliten la instalación de un foco guerrillero rural que perdure, señalaba un documento Tupamaro de 1968. La línea militar de nuestra lucha es una estrategia de guerra prolongada, de lucha predominantemente urbana, en la que la guerrilla rural jugará un papel auxiliar.
Una de las primeras acciones armadas de los Tupamaros ocurrió en septiembre de 1964, cuando colocaron una bomba contra el First National City Bank de Montevideo y otra contra la Embajada de los Estados Unidos. Durante estos primeros años el grupo se dedicó a robar bancos, para financiar el movimiento. La acción militar más violenta, sin duda fue la que ocurrió en la ciudad de Pando el 8 de octubre de 1969, en esa localidad asaltaron y robaron tres bancos e incendiaron un puesto de policía, como resultado de esta acción murieron quince personas. El 8 de enero de 1970 un comando raptó al Procurador General de la nación y otro comando secuestró al embajador británico Sir Geoffrey Jackson. El 31 de julio de 1970 secuestraron al Cónsul de Brasil, Aloiso Comide y también al jefe de seguridad de la embajada norteamericana David Mitrione. El 7 de agosto del mismo año secuestran al ingeniero norteamericano y funcionario de la FAO, Claude Fly. Otra forma de manifestar su antiimperialismo, fueron los ataques y las bombas contra algunas empresas norteamericanas y europeas como ITT, General Motors y Bayer. Como respuesta contra la represión estatal asesinaron a varios jefes militares.
Los Tupamaros se caracterizaron más bien por la planificación y espectacularidad de sus operaciones, antes que por los daños y muertes causadas al adversario. Asaltos y robos a bancos, ataques contra sedes diplomáticas, asaltos contra empresas multinacionales norteamericanas y europeas, rapto de personal diplomático, secuestro de empresarios, y asesinato de militares fueron las acciones de propaganda armada más comunes emprendidas por este grupo.
7.6. Ejército Revolucionario de Pueblo (ERP). Argentina. 1961-1976
Durante el año 1961 se formó en la provincia de Santiago del Estero una organización revolucionaria de tendencia marxista llamada Frente Revolucionario Indoamericano Popular (FRIP) destinada a ejecutar trabajos de masas entre los sectores obreros azucareros y forestales. Uno de los integrantes de este frente era el Partido Obrero Trostkista (POT), grupo pequeño pero muy activo y radicalizado que estaba adherido a la IV Internacional. En 1965 el FRIP y el POT, luego de su primer congreso partidario, acordaron la fusión de ambas entidades formando el Partido Revolucionario de Trabajadores (PTR). Un año más tarde, cuando el PRT había logrado consolidar su aparato político, se realizó su segundo congreso, en el cual se decidió pasar a la lucha armada. Durante 1970 durante el Vº Congreso del PRT, se resolvió crear un brazo armado del partido con la denominación de “Ejército Revolucionario del Pueblo”, compuesto principalmente por miembros de la corriente denominada “El Combatiente”.
El ERP comenzó sus acciones a comienzos de 1970, sus primeros ataques tuvieron como blanco principalmente empresas mutinacionales norteamericanas y europeas, a las que con frecuencia colocaban bombas y secuestraban a sus directivos con la finalidad de canjearlos por dinero para financiar la organización. El secuestro de personas fue una de las tácticas favoritas de este grupo, entre 1971 y 1976 realizaron más de veinte secuestros de directivos y empleados de empresas nacionales y extranjeras. La serie comenzó con el rapto y posterior muerte del Director de la filial de la FIAT en Argentina, Oberdan Sallustro, luego continuaron los secuestros de ejecutivos norteamericanos del First National City Bank of Boston, de la empresa de neumáticos Good Year, de la fábrica de autos Ford y Chrysler, de las petroleras EXXON y Esso, las embotelladoras Coca Cola y Pepsi Cola y otras más. La embajada norteamericana en Buenos Aires y las sedes del servicio de información de los Estados Unidos (USIS), fueron objeto de ataques en varias ciudades.
El 26 de marzo de 1973 un comando compuesto por 15 miembros del ERP, asaltó la central nuclear de Atucha, donde robaron armas. El 20 de junio de 1973 un comando atacó el aeropuerto de Ezeiza dejando un saldo de 20 muertos y 30 heridos. En 1974 asesinaron al ex ministro del Interior Artur Moir Rog; al general de la Policía Federal, Jorge Cáceres y al juez federal B. Quiroga. Ese mismo año atacaron el Regimiento de Blindados Azul y dieron muerte al comandante de la unidad y a su esposa. Al Ejército Revolucionario del Pueblo, también se le atribuye el asesinato del ex – Presidente de Bolivia, general Juan José Torres, el 1 de enero de 1976, quien fuera uno de los militares que participó en la ejecución del líder guerrillero, Ernesto “Che” Guevara. El 22 de diciembre de 1975 realizaron el ataque contra Villa Chingola, donde murieron 6 civiles, 9 soldados y quedaron 85 guerrilleros muertos y muchos heridos. Una de las últimas acciones realizadas, fue la muerte del general Cesáreo Cardoso, Jefe de le Policía Federal, causada por una bomba colocada bajo su lecho por una guerrillera del ERP, amiga de su hija. El 15 de diciembre de 1976, el comando Norma Arrostito, explosa una bomba contra el Ministerio de Defensa matando a 15 personas e hiriendo a otras 30.
7.7. Sendero Luminoso. Perú. 1980
Sendero Luminoso, es un grupo terrorista de inspiración maoísta, nacido de una escisión del Partido Comunista Peruano en los años sesenta. Su líder e ideólogo -ahora encarcelado-es Abimael Guzmán, un profesor de filosofía de la Universidad de Ayacucho se inspiró primero en las tesis maoístas y después en las de Pol Pot, el jefe de los Khmer Rojos de Camboya. Entre 1980 y 1992 Sendero Luminoso desató sobre el Perú una cruenta guerra civil que costó miles de vidas humanas. Este ha sido el movimiento subversivo más sanguinario y cruel de toda América Latina. Su base principal la constituían profesores y estudiantes universitarios, maestros rurales y campesinos pobres, olvidados de la Reforma Agraria de 1969. Su objetivo político es organizar una lucha armada campesina para derribar al gobierno e instalar un régimen revolucionario campesino.
El 11 de diciembre de 1982, atacaron la localidad de Pacha y asesinaron salvajemente a cuarenta personas. El 26 de enero de 1983, asesinaron a ocho periodistas en la ciudad de Uchuracay. El 3 de abril de 1983, asesinaron a hachazos a sesenta y nueve personas, en Santiago de Lucanamarca, entre las que se encontraban veinte niños. El 14 de abril de 1985, asesinaron en Lima al diputado del APRA, Luis Aguilar. En julio del mismo año mataron al Gobernador de Ayacucho y en marzo de 1986, asesinaron a tres alcaldes provinciales en la ciudad de Chacra Pampas. A comienzos de enero de 1989 masacraron a 26 campesinos en Ayacucho, luego asesinaron a 240 y en diciembre del mismo año, ultimaron a otros 33.
En septiembre de 1992 fue capturado en Lima, su líder Abimael Guzmán junto a otros jefes de Sendero Luminoso, pero los atentados no han cesado, aunque sí han disminuido.
La característica del grupo es la inusitada violencia de sus acciones terroristas, comenzando por la masacre de campesinos e indígenas, así como la de funcionarios, policías y militares sobre todo en la provincia de Ayacucho, su reducto principal.
8. EL TERRORISMO RELIGIOSO. 1980-
La ola de terrorismo religioso comenzó en la década de los ochenta. En épocas anteriores la cuestión religiosa estuvo presente, pero a menudo fue opacada por los conflictos étnicos como en el caso Armenio, Irlandés, Chipriota y Palestino. Tres elementos en el mundo islámico sirven para explicar el dramático giro que inició la nueva ola religiosa. El primero fue la Revolución Iraní de 1979 liderada por el Ayatollah Khomeini que desintegró el régimen del Sha. Los revolucionarios iraníes inspiraron y ayudaron al terrorismo chiíta en varios países, como Iraq, Arabia Saudita, Kuwait y Líbano. Pero, los hechos más importantes tuvieron lugar en el Líbano durante el año 1982 donde los chiítas, influenciados por la táctica del martirio de la antigua secta de los Asesinos, introdujeron el suicidio por medio de bombas, golpeando instalaciones miliares y hoteles donde se albergaban soldados occidentales. El resultado de estos ataques hizo que los norteamericanos y franceses abandonaran el Líbano. El último elemento que explica la ola de terrorismo religioso moderno, es la resistencia afgana, donde los mujahedin –ayudados por los Estados Unidos- derrotaron a los soviéticos forzando su retirada de Afganistán.
Los eventos de Irán y Afganistán fueron importantes, pero lo que le dio a la religión un significado especial fue que estos hechos ocurrieron el año 1979, año que marca el inicio del nuevo siglo en el calendario islámico y la tradición islámica chiíta señala que cuando comienza un nuevo siglo aparecerá el redentor (Madhi). Esta tradición ha originado varias rebeliones y levantamientos en el mundo islámico cada vez que arriba un cambio de siglo.
Los asesinatos y la toma de rehenes, como característica de la tercera ola, han persistido, pero las bombas suicidas fueron la más notoria y mortífera innovación táctica. Ello reevaluó el martirio, que era un tema de la primera ola, y que había sido abandonado por las otras olas terroristas. Los éxitos alcanzados en el Líbano inspiraron a un grupo terrorista secular, los Tamiles de Sri Lanka, quienes usaron las bombas suicidas para dar un nuevo impulso a su movimiento, el más espectacular de estos ataques culminó con la muerte del Primer Ministro Rajiv Gandhi.
Los grupos terroristas de la cuarta ola, han empleado, más que sus antecesores, el ataque masivo contra instalaciones militares y gubernamentales. Los americanos fueron los blancos más frecuentes. Una emboscada en Somalia forzó a las tropas americanas a abandonar el país, lo mismo que sucedió en el Líbano. Otros ataques se registraron contra puestos militares en Yemen, Arabia Saudita e incluso un destructor americano fue golpeado por una bomba. En forma similar fueron atacadas las embajadas americanas en Kenya y Tanzania donde murieron muchos militares y también civiles. El primer ataque de elementos extranjeros en suelo americano ocurrió en 1983 con la bomba colocada el World Trade Center, esto continuó con la destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York en 2001.
8.1. Hamas.(Harakat-Al-Mukawama Al-Islamiya) 1987-
El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), es una organización política y militar palestina creada en 1987 al inicio de la primera Intifada en los territorios ocupados. Hamas es el ala palestina de la “Hermandad Musulmana”, un grupo integrista creado en Egipto en 1928 por Hassan al Banna. El líder espiritual y fundador de Hamas es el Sheik Ahmed Yassin, quien estuvo ocho años en prisión, liberado en 1997 posteriormente asesinado por Israel en el año 2004.
Los objetivos políticos de Hamas son la creación de un estado islámico palestino, la eliminación del Estado de Israel y la expulsión de los judíos de los territorios palestinos. Se oponen a los acuerdos de paz, y a los palestinos moderados como OLP y Fatha, que negocian con los enemigos. En su declaración de principios de 1988, señala que el Movimiento de Resistencia Islámica, se distingue de otros movimientos palestinos, por su lealtad hacia Alá y hacia aquellos que adoptaban el Islam como estilo de vida y que su objetivo principal es levantar la bandera de Alá en cada pulgada de territorio palestino.
Hamas posee una estructura flexible que le permite trabajar clandestina y también abiertamente en las mosqueas y otras instituciones de servicio social desde donde reclutan a sus miembros, colectan dinero, organizan actividades y distribuyen propaganda. Cuenta con una rama militar, llamada Brigada el Izz El Din- Al Qassam. La fuerza de Hamas se encuentra principalmente en la franja de Gaza y unas pocas zonas de Cisjordania. Una de las características de Hamas es el empleo de coches bombas y ataques suicidas contra blancos civiles y militares israelitas. También se dedican al rapto y la toma de rehenes de soldados judíos y civiles extranjeros para canjearlos por sus militantes detenidos.
El 19 de octubre de 1994, un ataque suicida al bus n° 5 en Dizengoff Street en Tel Aviv, mató a 21 israelitas y un holandés. El 22 de enero de 1995, Hamas en conjunto con Jihad Islámica colocaron dos bambas en Beit Lid cerca de Netanya, matando a 18 soldados y un civil. El 25 de febrero de 1996, un ataque suicida al bus n° 18 cerca de la Estación de Buses de Jerusalén, causó 26 muertos, de los cuales 17 eran civiles y ocho militares. El 3 de marzo del mismo año, un nuevo ataque suicida en Jaffa Road, Jerusalén, provocó la muerte de 19 personas, de los cuales16 eran civiles y tres militares. Al día siguiente, el 4 de marzo, un ataque suicida en Dizengoff Center, Tel Aviv, mató a 13 personas. El 30 de julio de 1997, estallaron dos bombas en el mercado de Mahane Yehuda, en Jerusalén. El primer artefacto causó la muerte de trece personas y dejó 170 heridos. El segundo mató a 16 personas y dejó a 178 heridos. El 9 de agosto de 2001 Hamas colocó una bomba en una pizzería-restaurant de Jerusalén, matando a 15 personas e hiriendo a más de 90.
8.2. Hezbolá. Los Soldados de Dios. Líbano. 1959-
Hezbolá es una agrupación política y religiosa creada en territorio líbanés por el mullah iraní Moussa Sadr en 1959. Hezbolá es un grupo de orientación chiíta que recibe apoyo financiero y militar del gobierno iraní. Su primera aparición pública fue el 22 de noviembre de 1982, cuando se apoderó del gobierno de Baalbek, y pasó a controlar militarmente todo el valle del Bekaa en el Líbano.
Su objetivo político es la creación de un estado islámico fundamentalista en el Líbano. En su afán de exportar la evolución islámica fundada por el Ayatollah Khomeini, pretende alargar sus objetivos a toda la región y en particular hacia Palestina, constituyéndose Israel en uno de sus principales obstáculos y enemigos. Los medios para alcanzar este objetivo son la “jihad” o guerra santa contra los infieles y el uso del martirio o el suicidio como arma política religiosa.
Hezbolá es una confederación de 13 movimientos islámicos entre los que se cuentan, “Amal Islámica”; “Addaoua” del Sheik Hussein Fadlallah; los “Guardianes de la Revolución Islámica” del Sheik Soubhi Toufeyli y “Al Tawhid” del Sheik Saaid Chaabane de Trípoli. Durante la campaña de toma de rehenes que emprendió en los años ’80, Hezbolá adoptó nombres tales como: “Jihad Islámica”, “Organización de la Justicia Revolucionaria” o la “Fuerza de los Desheredados en el Mundo”, para despistar y evitar que se le comprometiera con los raptos de extranjeros.
Hezbolá fue muy activo en la resistencia contra la ocupación israelita en el sur del Líbano durante 1982, pero la retirada de Israel y los acuerdos de Taef –que marginaron a todas las milicias de los acuerdos— la forzaron a entregar las armas y adoptar una política pragmática convirtiéndose ahora un partido político. Desde 1992 que participa en las elecciones, logrando elegir la primera vez a 12 de los 128 escaños del parlamento libanés.
Una de las acciones terroristas que causó mayor impacto y repudio mundial, fue el estallido de un camión cargado con 400 libras de explosivos frente a la Embajada de los Estados Unidos en Beirut, el 18 de abril de 1983. Allí murieron 63 personas, incluyendo el director de la CIA para el Medio Oriente, y quedaron otras 120 heridas. La responsabilidad fue de la Jihad Islámica. El 23 de octubre de 1983, dos camiones cargados con explosivos y guiados por terroristas suicidas destruyeron las barracas donde vivían las tropas norteamericanas y francesas en Beirut. Como resultado de esta acción armada murieron 242 soldados americanos y 58 franceses. Esto obligó al retiro de las tropas americanas y francesas del Líbano en 1983. La responsable fue la Jihad Islámica.
Desde comienzos de los años ochenta se ha detectado la presencia de terroristas ligados al Medio Oriente en la zona de la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay. Los grupos que operan el la zona son Hamas, Jihad Islámica, Gamma Islamiya y Hezbolá. Algunos afirman que Al Qaida tiene células dormidas en la región, pero aquello no se ha comprobado, lo cual no significa que esta apreciación sea falsa . Lo que está comprobado, es la participación de Hezbolá en el atentado del 17 de marzo de 1992 contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, donde murieron 29 personas y otras 242 quedaron heridas. También se responsabiliza a Hezbolá del atentado contra la Asociación Mutual Israelí Argentina , AMIA , el 18 de julio de 1994 que dejó un saldo de 85 muertos y más de 200 heridos.
8.3. Al Qaeda. 1988-
Al Qaeda es una organización política de inspiración religiosa muy influenciada por la secta wahabita, que es una versión integrista y conservadora del islám practicada en Arabia Saudita. Al Qaeda fue fundada 1988 por el saudita Osama Bin Laden, a partir del Makhtab al-Khidamat (MAK), una organización de mujaidines de la resistencia contra las fuerzas soviéticas en Afganistán. Sus militantes son en su mayoría ex combatientes provenientes de distintos países islámicos, esto la convierte en la primera organización terrorista de alcance multinacional. Su objetivo político es el establecimiento de un califato wahabita en todo el mundo islámico. Los gobiernos occidentales, particularmente los Estados Unidos e Israel son vistos como un obstáculo que interfiere en los asuntos de las naciones islámicas en el interés de las sociedades occidentales.
Después que la Unión Soviética abandonó Afganistán, Osama Bin Laden volvió a Arabia Saudita, mientras que sus seguidores continuaban sus operaciones de entrenamiento en Afganistán. Su oposición a la Guerra del Golfo lo enemistó con el gobierno saudita y fue obligado a abandonar el país, instalándose en Sudán en 1991. De allí fue expulsado en 1996, por su posible participación en un tentativo de asesinato del presidente de Egipto Hosni Mubarak. Osama decide entonces, volver a Afganistán que estaba gobernada por los Talibanes. Allí continuó su labor de proselitismo y entrenamiento de miles de combatientes musulmanes que más tarde aplicaron sus conocimientos en los conflictos de Argelia, Chechenia, Filipinas, Tajikistán, Somalia, Yémen, Kosovo, Bosnia e Indonesia.
El 7 de agosto de 1997 una bomba explotó a la entrada de la Embajada de los Estados Unidos en Nairobi, Kenya, matando a 291 personas, entre las que se contaban 12 ciudadanos americanos, otras cinco mil personas resultaron heridas. El mismo día de este atentado, otra bomba estallaba a las afueras de la Embajada de los Estados Unidos en Dar Es Salam, Tanzania. La explosión causó veinte muertos y 7 heridos. Los daños a la estructura de ambos edificios fueron considerables. El 12 de octubre de 2000, una pequeña embarcación cargada con explosivos daño la estructura del U.S.S. Cole en Adén, Yemen, matando a 17 marineros norteamericanos e hiriendo a otros 39.
El 11 de septiembre de 2001, comandos suicidas pertenecientes a Al Qaeda raptaron 2 aviones en Nueva York y los estrellaron contra las Torres Gemelas, matando a más de dos mil personas. Momentos después, otro comando suicida estrelló un avión contra el Pentágono en Washington causando varios muertos y graves daños a la estructura. Un cuarto avión que debía estrellarse contra el Capitolio, no alcanzó su objetivo porque fue derribado en vuelo, al parecer por sus tripulantes, a la altura de Pennsylvania.
El 11 de marzo del año 2004, una célula terrorista de Al Qaeda, compuesta por tunecinos y marroquíes principalmente, hizo saltar un tren en la estación de Atocha en Madrid, dando muerte a 200 personas e hiriendo otras 300.
Conclusiones
Han pasado muchos siglos desde la aparición de los Sicarios hasta la irrupción violenta de Al Qaeda, el terrorismo ha experimentado algunos cambios en su forma, sus motivaciones y su tecnología, aunque en el fondo sigue tan violento y mortífero como antes.
Es cierto que desde un comienzo el terrorismo fue más selectivo y limitado, la víctima era siempre un líder político, militar o religioso de alto rango y el arma empleada era la daga, el revolver o el fusil, pero en época reciente se ha vuelto más letal y peligroso por el uso de la tecnología y las comunicaciones modernas. La secta Aum Shinrikyo de Japón, por ejemplo, poseía modernos laboratorios químicos y personal altamente especializado que produjo el gas sarin que esparció en el metro de Tokio. Al Qaeda, por su parte, gastó miles de dólares en el entrenamiento de sus pilotos suicidas. El movimiento palestino Hamas, fue pionero en la utilización de Internet, lo mismo que el Movimiento Zapatista que comenzó la primera guerra de redes. No se puede negar que los terroristas comprendieron muy temprano de que la clave del éxito de la revolución estaba en la utilización y adaptación de la tecnología moderna. Pero sus blancos siguen siendo los poderosos, sus tácticas siguen siendo las mismas, su organización a penas ha cambiado y los inocentes continúan pagando su tributo a la violencia de otros.
La organización terrorista, es por esencia una organización conspirativa, cuya meta es la toma del poder. Su estructura es jerarquizada, sus células son pequeñas y compartimentalizadas, cada célula está relativamente aislada de las demás y cumple tareas específicas de inteligencia, contrainteligencia, apoyo logístico, finanzas y otras actividades criminales. Este tipo de estructura cerrada y vertical también ha cambiado últimamente, producto de las nuevas tecnologías de la comunicación, las organizaciones terroristas modernas son más flexibles y eficientes, trabajan en forma de redes y puede operar a grandes distancias.
Los antiguos militantes de grupos terroristas de izquierda eran en su mayoría obreros, campesinos y estudiantes, guiados por algunos intelectuales. No sabían idiomas, no manejaban tecnología de punta, ni tarjetas de crédito. A diferencia de antes, el terrorista moderno es una persona con estudios superiores, proviene de una familia acomodada, habla varios idiomas, usa los teléfonos satelitales, Internet, y como dice Olivier Roy,”pasa con facilidad de una nacionalidad a otra y de un hotel a un campo de entrenamiento afgano”, en suma es un militante de un mundo globalizado. (44)
En cuanto a las motivaciones, estas han variado según la época histórica y el contexto. En los sicarios encontramos una motivación nacionalista, pero en los Asesinos y los Thughs, ésta era de carácter religioso. Durante la Revolución Francesa y con los Anarquistas la motivación fue política, pero entre 1920 y 1960, se volvió étnica y anticolonialista con el IRA en Irlanda, la Irgun en Israel y la ETA en España. La motivación político ideológica reaparece con el terrorismo de la Nueva Izquierda entre 1960 y 1980 y de ahí en adelante el terrorismo ha tenido una clara motivación religiosa de carácter islámico.
Desde el punto de vista de la seguridad nacional e internacional, el terrorismo logró el acercamiento y la cooperación entre las agencias policía y las fuerzas armadas. La amenaza del futuro puede ser el uso de armas destrucción masiva, nucleares, químicas o biológicas por parte de los terroristas, esto nos coloca ante un escenario más catastrófico y apocalíptico que no debemos perder de vista.
La inteligencia para la seguridad interior y la inteligencia para la seguridad nacional hoy trabajan de la mano, aun cuando la naturaleza y los fines de una y otra sean distintos. La inteligencia policial debe producir pruebas para presentar al fiscal o al juez, mientras que la inteligencia exterior debe producir estimaciones y otros informes para la toma de decisiones a nivel estratégico. También a nivel de los países ha aumentado la cooperación bilateral y multilateral en este tema, lo que es bueno, pero esto no ha impedido que se produzcan hechos dolorosos como los ocurridos en Madrid. Esto significa que debemos estar más alertas y vigilantes ante el terrorismo, cualquiera sea su motivación, porque el terrorismo debilita la democracia. La lección que se desprende de todo esto, es que en un mundo globalizado debemos respetar las diferencias y aprender a conocer las otras religiones y culturas, pues vamos a pasos de gigantes hacia una sociedad multiétnica y multicultural.
44) Roy Olivier. Les Trois Ages de la Révolution Islamite. L’Histoire, nª 281, novembre 2003, p 44

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.