El aikido en las fuerzas de seguridad

Uno de los mayores dilemas que encuentran lasfuerzas de orden público para la aplicación de de la ley hoy en día, es elcontínuo incremento en el número de asaltos a civiles como a los propiosoficiales de policía y seguridad privada.

Es en este punto cuando surge el dilema: ¿cuál es lamejor forma en que pueden llevar a cabo el cumplimiento de su deber o trabajo?

Muchas policías y miembros de otros organismos deseguridad han sido desarmados y heridos posteriormente con sus propias armas,surgiendo en este punto la siguiente pregunta: ¿cómo deben defenderse los quenos defienden?

La demanda de protección de los derechosindividuales está siendo constantemente reclamada por los miembros de lasociedad, quienes exigen el cumplimiento de la ley y el orden. Dichaspeticiones colocan en un dilema a las personas encargadas de mantener laseguridad:

a)Por un lado sonrequeridos por el público para detener y neutralizar a las personas agresivas ypeligrosas de manera rápida y efectiva.

b)Por otra parte sonacusados injustamente de brutalidad y recaen sobre ellos multas y sanciones,siendo ellos mismos penados por la ley que trataban de proteger.

A menudo los oficiales y el personal de seguridadbuscan encontrar respuestas para estas cuestiones básicas:

a)¿Cuándo es apropiadoel uso de la fuerza para detener a una persona?

b)¿Qué tipo de fuerza ycuánta debería de emplearse?

c)¿Qué debo hacer paraevitar ser denunciado por exceso de fuerza?

Aunque día tras día deban de responder a estaspreguntas de forma instantánea y definitiva a fin de autoprotegerse, no siemprelas consecuencias son buenas. La respuesta a esta clara necesidad la encontróla policía de Japón en el aikido. Comprobaron en muchos casos que las técnicasde control y reducción pueden ser aplicadas fácilmente y con maestría por losoficiales de la ley. A partir de allí el aikido comenzó a ser utilizado por lasfuerzas policiales de Europa y Estados Unidos, más precisamente en susescuadrones de asalto y antimotines.

El aikido desarrolla una gran velocidad deejecución y sus técnicas son siempre más efectivas y seguras a la hora decontrolar y retener a un agresor. Recordemos que la función de los empleados deseguridad, es también la de procurar causar las mínimas lesiones a la personainadaptada para evitar consecuencias legales, tanto para si mismo como para laempresa o institución para la que trabaja. Para finalizar diremos que lapráctica de este Arte Marcial facilita el dominio de cualquier agresor,logrando su total reducción y control, en un tiempo favorable y seguro.

Por esta razón: Si usted tiene a su cargo un grupode personas que trabajen en seguridad, o es miembro de alguna fuerza uorganismo de protección, o simplemente desea sentirse seguro y confiado recuerdeque ahora tiene la posibilidad de practicar este excelente método de defensa.Solamente necesita decidirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.