El asesinato de Kennedy

Al igual que muchas otras personas, he visto todas las versioneselaboradas para televisión y cine sobre este tema, siendo la presentada por eldirector Oliver Stone, la más descabellada versión, en donde se inculpa a laindustria militar, FBI y CIA, de una conspiración. La película fueconocida como JFK, sin embargo esta grotesca y burda versión al igual que otras se realizó basada enconjeturas y presunciones y no en hechos documentados o evidencias físicas.

Siempre he sido un explorador de la luz que nos conduce a la verdadde las cosas, el sabor de conocer los entretelones de los acontecimientos y envista de mi estadía en los Estados Unidos de Norte América, tomé la decisión deiniciar el viaje exploratorio al sitio mas indicado. La biblioteca del Congresode los Estados Unidos, ubicada en Washington D.C, en donde no solo logré teneren mis manos diferentes libros escritos por sus autores con gran maestría yprofundidad analítica, sino también escudriñar en los archivos desclasificadosque alguna vez llevaron la palabra “secret”, elaborados por las agenciasfederales que en su momento estuvieron a cargo de la investigación delmagnicidio; al igual que pasearme por las interminables páginas elaboradas porla recordada Comisión Warren (Warren Commission), integrada entre otrospor el representante Gerald Ford, quién luego fuera presidente de los EstadosUnidos. Gracias a todo esto logre entretejer detalles y construir mi propiateoría, en la cual descarto por completo la famosa e infame conspiración.

Transcurre el año de 1963, el Presidente Kennedy y sus asesores solo tenían una preocupación;la carrera por la re-elección presidencial, por lo que el presidente teníaentre otros compromisos los de fortalecer su imagen y popularidad, esto através de las visitas a los diferentes estados, donde él no era el preferido.Uno de estos fue Texas, la ciudad Dallas, sin embargo esta noticia no gustómucho a los agentes del Servicio Secreto (los encargados de la seguridad físicadel presidente), quienes conocían que allí existían por un lado integrantes demovimientos anti-Kennedy, por los recientes sucesos acaecidos en la fallidainvasión a Cuba, la cual se conoció como Bahía de Cochino, miembros radicalesdel Klan (Ku Klux Klan) y otras organizaciones que se dieron a la tarea depreparar la visita de su presidente, lanzando panfletos como: “Se busca portraición”, entre otras cosas. Pero lasolución fue salomónica: observar y controlar a esos enemigos del orden social,porque sino solo ellos, quien querría asesinar al hijo preferido de losnorteamericanos, quien evitó una confrontación nuclear, luego de la crisis delos misiles soviéticos enviados a Cuba, o la búsqueda del honor en Vietnam,esto solo lo podían hacer poderosos enemigos, incluyendo a la KGB e inteligenciaCubana. Pero sin duda alguna ese fue el primer y gran error.

Lee Harvey Oswald, era un simple mortal, creyente en la utopía delmarxismo, leninismo y revolución cubana, miembro y secretario de unaorganización pro-cubana en New Orleans, de la cual era el único miembro. A su vez pertenecía del Partido ComunistaNorteamericano, el cual lo llevó a la extinta Unión Soviética, donde vivió portres años, en la ciudad de Minsk, en la cual el gobierno soviético permitíavivir los emigrantes. Alli también Oswald,conoció a Marina Nikolaevna, quien vivía con una hermana de su madre quienhabía fallecido (Prusakou’s, apellido de la madre de Mariana) de nombre: IlyaPrusakou’s, quien era un miembro importante del Partido Comunista y pertenecíaa la Policía Interna de Seguridad (MVD), organización que trabajaba mano a manocon la KGB. Marina se convirtió en esposa de Oswald y ambos regresaron a losEstados Unidos, donde a Oswald no le fue fácil conseguir trabajo y el que logroobtener lo perdió por la visita hecha por el FBI, para conocer sobre su estadíaen la Unión Soviética, no obstante eso no pasó más de allí y de la simpleapertura de dos carpetas, una para L.H.Oswald signada con el número: 100-10,461y otra para Mariana Nikolaevna Oswald, número: 105-1435.

Oswald era considerado un perdedor sin relevancia o peligro alguno,no manejaba información. Sin embargo superfil psicológico lo presentaba como una persona que exteriormente no mataríani una mosca, pero internamente era capaz de encerrar las más peligrosaspasiones y su creencia total sobre todo aquello que representaba sus idealesmarxistas, leninistas, pro-Sovieticos y cubanos, al punto que llegó a reunirseen varias oportunidades con miembros de las embajadas soviética y cubana enCiudad de México, donde les hizo saber su preferencia ideológica. Incluso sellegó a decir que en una oportunidad comentó en alguna de estas embajadas que iba a matar al presidenteKennedy, a cambio de que se le permitiera regresar a la Unión Soviética yvisitar Cuba. Esto no fue tomado enserio, ni por las autoridades Soviéticas, cubanas u organismos de inteligenciaamericanos, motivado a que Oswald no representaba el perfil de un criminalcapaz de cometer tal acto.

Sinembargo el destino le extendió la bienvenida a Oswald, ya que consiguió trabajoen una depositaria de libros, gracias a un amigo de un vecino, la cual quedabaen el Centro de la Ciudad de Dallas, Texas, semanas antes de la visita deKennedy, justamente por donde iba a realizar el recorrido la caravana presidencial,el 22 de Noviembre de 1963.

Hasta este momento, Oswald tenía allanada la mitad del terreno para ejecutar su obra maestra y asídemostrar su radical posición y la otra mitad se la permitió la historia,cuando los medios de comunicación gráficos, publicaron todo el recorrido,itinerario, invitados y el anuncio que el preferido de los americanos iba apasar en un carro descapotado. Kennedy,a sabiendas de su baja popularidad enDallas, ordenó que los agentes del S.S (Servicio Secreto), no lo rodearan a supaso por el centro de la ciudad, eliminando así las posiciones de custodia querepresentaban el primer anillo, esto solo con el único objetivo de que losciudadanos lo pudiesen ver mejor.

Viernes, 22 de Noviembre de 1963, aproximadamente a las 12:38 p.m.Al paso de la caravana presidencial, por el Centro de Dallas, Texas, seescucharon tres disparos, todo era confusión, se escuchaban gritos de lamultitud, que decían: “Le dispararon alPresidente”, “El Presidente está muerto”. Rápidamente el conductor delautomóvil que llevaba al presidente Kennedy, gobernador de Texas Connally y laPrimera Dama Jacqueline Kennedy, se trasladó al hospital de Parkland, dondeluego de una larga agonía el Presidente de los Estados Unidos falleció,producto de las heridas producidas por los proyectiles asesinos que no tuvieronpiedad en atravesar su humanidad y herir igualmente al Gobernador de Texas.

La evidencia contra Oswald fue contundente, el magnicidio había sidoconsumado con gran facilidad, no por las cualidades y destrezas de Oswald, sinogracias a la cantidad de errores desde el punto de vista de la seguridad,cometidos no solo por el
S.S sino también por los otros organismos federales y locales.

|Oswald fue capturado debido a que luego que abandona la depositariade libros en el centro de Dallas caminaba a paso apurado, dejando ver en surostro que había cometido algo monstruoso, pero no era para menos, habíaasesinado a uno de los hombres mas poderosos de la tierra. Oswald encontrándoseadyacente a su casa, fue detenido por un oficial de la policía de Dallas, denombre: J.D. Tippit, quien al notarlo en las condiciones descritas le solicitóalguna identificación, a lo que Oswald por su nerviosismo entregó dos, lascuales no tenían el mismo nombre, una tenía su nombre y otra otro nombre: AlekHidell. Esta situación haría que el oficial retuviera a Oswald. En virtud de la noticia del asesinado, todoslos oficiales estaban notificados para que buscaran sospechosos, por lo queOswald no le quedó otra alternativa que disparar en varias oportunidades encontra de Tippit, con un revólver calibre .38, para luego huir del lugar einternarse en un cine.

La situación se complicó para Oswald ya que muchos vecinos loreconocieron y luego que la policía lo ubicara en el interior del teatro, éltrató de esgrimir nuevamente el arma con la que asesino a Tippit, pero esta vezOswald se entregó.

Apartir de ese momento los cabos empezaron a atarse, los Agentes del FBI y laCIA, al conocer su nombre y leer su archivo lo relacionaron de inmediato con elasesinato del Presidente y por supuesto en el del oficial Tippit. No lo podíancreer. !Este perdedor!; sin embargo eneste caso los perdedores fueron el FBI, la CIA y el S.S, debido a que lo únicoque se hizo en el caso de Oswald, luego que regresara de la Union Soviética,fue iniciarle una carpeta, a pesar que ellos sabían sobre sus contactos en laembajada soviética en Ciudad de Mexico donde se reunía con el Vice-Consul dedicha embajada Valerie Vladimirovich Kostikov, quien detrás del telón eraagente de la KGB, especialista en sabotages, terrorismo y asesinatos, tambiénde sus reuniones con los agentes de la inteligencia cubana.

Otro hecho relevante fue también que ellos sabían que la estadía de Oswald en la Unión Soviética, fuegracias al Partido Comunista Americano y la Cruz Roja de la Unión Soviética, lacual también era una fachada de la KGB, el repentino matrimonio con Marina,quien era sobrina de una alta Oficial de los servicios internos de Inteligencia(MVD), su fanatismo por las causas Marxistas , Revolución Cubana y otroshechos; sin embargo para estos organismos Oswald no encajaba en sus perfilescomo espía de la cortina de hierro.

El arma de fuego localizada en le piso seis de la depositaria delibros, era una carabina Italiana (MANNLICHER-CARCANO TS CARABINE M1891-ITALY), calibre 6.5 + 52 mm, bolt action, con capacidad para seis balas,luego de realizadas las respectivas experticias a la descrita arma, se logróactivar varias huellas digitales latentes, las cuales fueron comparadas con lasde Oswald, concordando exactamente.

A los proyectiles y fragmentos de metal extraídos del cuerpo sinvida del Presidente y del cuerpo del Gobernador de Dallas Connally, se lesrealizaron experticia de comparación balística, determinándose que los mismoshabían sido disparados por el arma de fuego arriba descrita, por otra parte losfragmentos de metal igualmente fueron sometidos a exámenes, determinándose queel material con el cual habían sido elaborados eran del mismo tipo que de lasbalas localizadas en el arma de fuego citada, los cuales correspondían a unamisma marca de fabricación. Descartándose la presencia de otros proyectiles otrozos de metal que pudiesen haber sido disparados por otra arma de fuegodiferente a la señalada o segmentos elaborados con otros materiales.

Al mismo tiempo, luego que Oswald dejara la escena del suceso dondeestaba sin vida el Oficial Tippit, en el interior de su patrulla, selocalizaron las identificaciones de Oswald y ALEK HIDELL, esta última, fue la utilizada por L.H. Oswald para adquirirla carabina italiana.

Oswald fue aceptado en 1957 en el Cuerpo de Marines (Marine CORPS),en el prestigioso programa de francotiradores (sharp shooter), donde soncapaces de realizar disparos a más de 500 yardas con facilidad, esto le dio aOswald los conocimientos para elegir el lugar de los disparos y ejecutar elasesinato. Expertos sobre el tema de la balística, determinaron luego deexaminar las evidencias, que Oswald solo necesitó un máximo de nueve segundospara efectuar los tres disparos que realizó, de los cuales erró uno.

Las trayectorias balísticas determinaron luego de el análisis de lasevidencias, que los disparos se realizaron de un plano superior, o sea (dearriba hacia abajo), no se logró ubicar disparos realizados desde planosparalelos o desde otros ángulos. Todoslos disparos se realizaron desde el mismo lugar, descartando la teoría de otrotirador.

Jack Ruby, quienfuera el asesino de L.H. Oswald, cometió el crimen, porque simplemente queríavengar al Presidente. Igualmente fueayudado por los errores cometidos, esta vez por parte de la policía de Dallas.

En definitiva el destino fue benévolo con Oswald. Le permitió cometer el crimen del siglo,perdió la vida sin mucho sufrimiento y evitar la segura condena a muerte en unasilla eléctrica, por ser autor del asesinato del presidente Kennedy y el oficialTippit, también fue lanzado a la historia a través de este acontecimiento, delcual se descarta la conspiración en ambos casos, la muerte de JFK y Oswald,colocando a la luz pública en estos casos la violación de los mas elementalesprocedimientos de seguridad y lógica, demostrando también que no hay enemigopequeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.