El asesinato de los diputados (3 al 9 de diciembre de 2007)

El asesinato de los diputados
La Fiscalía General de la Nación acaba de divulgar el informe forense sobre la muerte este año, en poder de las Farc, de 11 de los 12 diputados del Valle del Cauca secuestrados en el 2002. El resultado de dos meses de peritazgos, desde que esa guerrilla entregó los cuerpos a la Cruz Roja Internacional, aclara parte del panorama que se llenó de especulaciones cuando, en un primer comunicado, las Farc dijeron que los diputados habían sido víctimas del fuego cruzado con un ‘grupo armado no identificado’.
El informe ratifica la hipótesis de que los diputados fueron asesinados a mansalva y de manera sorpresiva. Aunque se encontraron balas de calibre 5.56 (que usan tanto las Farc como los militares), la gran mayoría de los 95 disparos que recibieron los diputados eran 7.65, de fusiles AK-47, que usan las Farc. Así, la Fiscalía descarta un enfrentamiento entre el Ejército y esta guerrilla. Además, el lugar donde fueron hallados los cuerpos no fue el mismo donde murieron, lo que apuntaría a que las Farc quisieron montar un escenario para el supuesto combate con el que buscaron justificar los asesinatos.
Así como cuando la Fiscalía establece que miembros de la Fuerza Pública se excedieron o participaron en algún crimen se exige que caiga sobre ellos el peso de la ley, en esta oportunidad, cuando desde un principio las Fuerzas Armadas negaron su participación en los hechos, debemos destacar que todo indica que dijeron la verdad.
Algunos cuerpos recibieron tiros por la espalda, y a muy corta distancia, lo que llevó al fiscal Mario Iguarán a decir que todo apunta a que las Farc tienen «total responsabilidad» de lo ocurrido y a que podría tratarse de «un crimen de lesa humanidad».
El informe no descarta de plano la posibilidad de que se hubiese producido algún tipo de confrontación entre los guerrilleros y otro grupo armado distinto de la Fuerza Pública, con lo que queda sin responder una pregunta: ¿fueron asesinados por las Farc fríamente, o lo fueron como reacción ante un ataque de otro grupo? Contra esta última posibilidad atenta todo lo que el grupo guerrillero intentó hacer para inventar una escena de supuesto combate en un lugar diferente de donde fueron asesinados los diputados. No es la primera vez que civiles en poder de las Farc mueren asesinados. Ni tampoco la primera en que ese grupo armado miente. Y quedan preguntas. Pero aun así, es importante lo que deja en claro la investigación forense.
editorial@eltiempo.com.co
Redactor de El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.