El consumo de alcohol y droga sigue aumentando

El consumo de alcohol y droga sigue aumentando
Hay que recordarle a la sociedad que nadie está a salvo de caer en el mundo del alcohol o las drogas. Un importante número de adolescentes son sus principales victimas en diversos países del mundo. Hoy se está ingresando al consumo desde muy temprana edad (13 años. El alcohol y las drogas están presente en todos los grupos socieconómicos, pareciera una triada indisoluble: juventud, violencia y droga. La pregunta del millón ¿qué está pasando realmente con nuestra juventud?
El vertiginoso mundo actual, donde la violencia dentro y fuera de casa es moneda común, donde de alguna manera hoy todos estamos en permanente competencia, en donde se marca cada vez más la ausencia de valores, donde cada día las familias se desintegran más y hay poca comunicación entre sus miembros, donde lo malo es bueno y viceversa, acaso no se hace más real la letra de Enrique Santos Discepolo, con su tango «Cambalache».
La reflexión es que si para un adulto con toda su experiencia de vida le es difícil resolver sus conflictos en el día a día, qué estará ocurriendo en el pensamiento de gran parte de nuestra juventud. Aceptemos que tienen una gran presión, no es una coincidencia que aumentará el consumo de alcohol y drogas en ellos.
Además, no hay una educación estandarizada sobre los peligros del consumo de alcohol y drogas o la violencia, ni siquiera se plantea. Buscando respuestas a este fenómeno, podríamos plantear que nuestra juventud está creciendo sin la guía y soporte adecuado que los protege de ingresar al mundo del alcohol, drogas y violencia, sin inculcarles valores, sin darles afecto y cariño, sin darles tiempo para escucharlos, sin fortalecer su autoestima, sin saber lo que está bien o mal.
Debemos hacer un mea culpa como sociedad, somos materialistas, excesivamente individualistas y deshumanizadas, en un contexto que ni educa ni ayuda. En la actualidad, nuestra sociedad está repleta de mensajes que de alguna manera estimulan a usar tabaco o alcohol, y si prestáramos atención a algunas canciones, nos daríamos cuenta que a la droga también.
Quien conoce mejor a sus hijos que los propios padres. Como padres tenemos el poder de hacer la diferencia, hay cuatro palabras importantes que deben estar presentes en la crianza de nuestros hijos ¿quien?, ¿que?, ¿donde? y ¿cuando? Es importante conocer a sus amigos y la familia de ellos, con nuestros hijos no perdemos el tiempo lo invertimos. Lo más recomendable es que a sus hijos desde temprana edad (13 años), ya le advierta del peligro de consumir alcohol, drogas o ingresar a la violencia.
Mantener la alerta ante los indicios de que un joven tome drogas, requiere de una capacidad perceptiva muy aguda ya que, a veces, es difícil diferenciar entre la conducta adolescente normal y la que está provocada por las drogas. Una recomendación es ponernos en el lugar de los adolescentes, recordando nuestra propia adolescencia e intentar comprender a través de ella a nuestros hijos. Medite
las siguientes preguntas:
1.-¿su hijo parece encerrado en si mismo?
2.-¿lo nota deprimido o fatigado?
3.-¿descuida de pronto su aseo personal?
4.-¿se ha deteriorado la relación con los demás familiares?
5.-¿esta constantemente irritado y violento?
6.-¿ha perdido interés por sus aficiones?
7.-¿ha cambiado sus pautas de sueño o alimentación?
8.-¿gasta muy rápido su dinero?
9.-¿tiene nuevos amigos que UD desconoce?.
Ante cualquier duda es mejor buscar la ayuda de un profesional, sin embargo, diversas experiencias han demostrado que la solución no solo esta en la ayuda de los expertos, es fundamental que se involucre la familia, el centro de estudios, la comunidad, es importante que todo adolescente conozca:
1.-Los efectos nocivos del tabaco, alcohol, drogas y la violencia
2.-Las consecuencias de largo plazo como y por que las drogas son adictivas y hace a quienes la consumen, pierdan el control de sus vidas
3.-Los problemas de consumir alcohol o drogas, no solo causa daño físico y psicológico a quien la consume, la familia también se ve afectada
4.-Los accidentes de transito con consecuencias fatales o invalidantes derivadas por beber alcohol y conducir
5.-Los problemas legales a los que estarán sujetos.
explicarles que el adicto recurre a las drogas o alcohol, como una salida, un escape o un maquillaje a su propia personalidad, lo cierto es que las drogas o el alcohol ofrecen una falsa satisfacción, además el adicto seguirá siendo adicto mientras viva, es decir que el individuo se rehabilitara para poder vivir sin consumir drogas, de allí en adelante, este será un adicto en remisión, no estará usando el alcohol o las drogas, pero para mantenerse en estado de abstinencia o remisión, jamás podrá bajar la guardia.
Finalmente, lo peor que podemos hacer como padres de familia, es cerrar los ojos y no querer enfrentar este problema, que es más común de lo que muchos imaginan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.