El costo de los robos a vehículos de transporte público (7 al 14 de octubre 2005)

El cálculo del costo económico de los robos a vehículos de transporte público afronta diversos escollos. El primero y más importante se refiere a la ausencia de un modelo específico para establecer esta cifra. No existe un mecanismo formalmente aceptado para hacer este análisis, y por lo tanto todos los resultados eventualmente pueden ser debatidos o rebatidos.
El desarrollo y el perfeccionamiento de un modelo de cálculo en este sentido puede servir a los gobernantes como herramienta para la toma de decisiones y su posterior defensa ante el colectivo y las instancias contraloras. Los robos a los conductores y usuarios de transportes públicos tienen importancia económica en virtud de su volumen y frecuencia, así como también por la cantidad de personas afectadas. Esto hace de la materia un problema de interés público que debe ser abordado por las instancias decisorias del Estado.
Como punto de partida para el desarrollo de este modelo debe tomarse en cuenta que el delito de robo es descrito en la legislación penal como una acción típica, antijurídica y legal contra la propiedad. De allí se sobreentiende que existe una pérdida económica (PE), traducible o expresable en términos de la moneda de curso legal en el país, en este caso bolívares (Bs.).
Por regla general, durante los robos a los transportes públicos los ladrones se llevan bienes y dinero. La ganancia de estos delincuentes (GD) equivale exactamente a la pérdida de sus víctimas (PV), expresada como se dijo en moneda de curso legal. Las víctimas, sin embargo, se dividen en dos grandes grupos de acuerdo con el rol que desempeñan en el momento del robo: los conductores (C) y los pasajeros (P). Entonces, la ganancia de los ladrones es igual a la sumatoria de la pérdida de los conductores (PC) y la de los pasajeros (PP).
De donde se puede señalar, en primer lugar: GD= (PC+PP) Bs.
Pero la pérdida económica (PE) es un concepto mucho más amplio debido a que incluye aspectos intangibles desde el punto de vista del individuo, aunque de suma importancia para los que analizan en problema en su dimensión social. Está, por ejemplo, la pérdida de horas-hombre de trabajo productivo (PH). Esto puede ser traducido como el número de horas que la víctima dejó de laborar como consecuencia directa del robo. Puede suceder que este costo no sea cubierto totalmente por la víctima sino por sus empleadores. Pero también puede ocurrir que la persona robada sea un trabajador independiente. Como quiera que sea el caso, alguien sufre una disminución indeseada de su patrimonio y por ende este costo también podría ser traducido en moneda de curso legal.
Si el salario mínimo urbano vigente es de 405 mil bolívares, la hora de trabajo tiene un precio mínimo de 2 mil 531 bolívares. Si una persona es robada en la mañana, lo más probable es que pierda toda la jornada de trabajo, es decir, 2.531 Bs x 8 horas. Esto equivale a 20 mil 248 bolívares. Pero si está de regreso a su casa, al final del día, no perderá horas de trabajo. No obstante, los testimonios aportados por los conductores indican que actualmente los robos a transporte público son ejecutados en diversos momentos del día. Para los efectos de este cálculo, podemos escoger la medida media. Así, la pérdida de horas-hombre (PHH) por robo será igual al número de pasajeros victimizados multiplicado por 10 mil 124 bolívares.
Cabe destacar que este es un estimado conservador, pues se parte del principio según el cual todos los pasajeros despojados de sus bienes solamente devengan el salario mínimo, cuando en realidad los transportes públicos son utilizados por personas provenientes de todos los estratos sociales.
Ahora bien, hay que preguntarse entonces de cuántas personas hablamos. Para esto es necesario acercarse a la denominada “cifra negra” de este delito. En otros términos, hacer una aproximación al número de individuos afectados que no denuncian los robos de los que son víctima.
Para esto hay que tomar en cuenta los testimonios de los conductores de transportes públicos, única información abierta disponible. Durante las manifestaciones que han protagonizado últimamente, los transportistas han indicado que en el municipio Sucre asaltan en promedio 10 unidades por día, mientras que en los municipios Plaza y Zamora suman 23 unidades. Esto daría un total de 33 vehículos de transporte públicos robados todos los días. Se debe suponer que por efecto de la exageración, producto del fragor de las protestas, este número ha sido “inflado” y en realidad es 30 por ciento menor. Esto daría en total 23 unidades asaltadas todos los días.
En promedio, los vehículos que transitan por estas zonas tienen de 24 a 36 plazas. La media de ambas sería 30 plazas. Entonces el número de personas afectadas por año se puede calcular de esta forma.
PA(año)=23x30x365
=251.850
Esto no quiere decir que se trate de personas distintas, pues es probable que algunas hayan han sido asaltadas en transportes públicos varias veces.
El costo en horas-hombre, siguiendo este modelo, sería la multiplicación del número de personas por el costo por jornada. Esto es, para el caso de los municipios Sucre, Plaza y Zamora:
HH(año)=(PHHxPA) Bs.=(251.850×10.124) Bs.=2.549.729.400 Bs.
Sin tomar en cuenta los efectos psicológicos que este tipo de asaltos puede ocasionar en los pasajeros y en los pilotos de transportes colectivos, se puede señalar que la pérdida económica (PE) por este delito cada año en los municipios señalados es igual a la ganancia de los ladrones (GL) sumada al costo de horas-hombre anual. Esto sería:
PE(año)=(GL+ HH)(año),
=(PC+PP+HH)(año)
Los conductores de vehículos de transporte por regla general comienzan la jornada sin dinero o con montos muy escasos para dar el cambio a los primeros pasajeros que recogen. Luego, se puede asumir que la pérdida es equivalente al dinero que han acumulado por el cobro de los pasajes durante esa jornada.
En un recorrido de ruta completa entran y salen pasajeros. De forma tal que el autobús con la capacidad señalada (30 puestos) puede fácilmente renovar la mitad de sus pasajeros durante toda la ruta, para totalizar 45 pasajeros. Si el precio de los pasajes es en promedio de 600 bolívares, podemos establecer la siguiente fórmula para calcular la ganancia del conductor (GC) por cada viaje.
GC(Bs.)=(P+P/2)(T)(Bs.)
P= número de pasajeros
T=tarifa
GCviaje(Bs.)=(45+45/2)(600)=40.500 Bs.
Los conductores de transportes públicos suelen iniciar la jornada muy temprano, para aprovechar el flujo de pasajeros rumbo a sus lugares de trabajo. Finalizan cuando han llevado a las personas de vuelta a sus casas. A veces trabajan por turnos, pero a los efectos de este cálculo ese dato no tiene importancia. Lo relevante es que por cada vehículo hay un conductor.
La jornada de operación de cada vehículo de transporte, por lo tanto, puede prolongarse hasta por 14 horas. Si se asume que el recorrido de cada ruta lleva una hora, entonces el transporte efectúa 14 viajes por jornada. De donde la ganancia del conductor por día será:
GCdía(Bs.)=(GCviaje x #viajes)Bs.
=(40.500 x 14)Bs.
=567.000 Bs.
La pérdida del conductor (PC), según el esquema propuesto, será entonces la mitad del dinero acumulado por el cobro de pasajes. Esto pues se ha asumido para facilitar el cálculo que la hora escogida por los antisociales corresponde a la mitad de la jornada.
PC=(GCdía/2)Bs.
=(567.000/2)Bs.
=283.500 Bs.
Si asumimos que todos los días asaltan 23 unidades (estimado conservador) en los tres municipios señalados, entonces la pérdida para los conductores en todo un año puede cuantificarse así:
PCaño (Bs.)=PCx23x365 (Bs.)
=283.500x23x365 (Bs.)
=2.379.982.500 Bs.
El cálculo de las pérdidas de los pasajeros (PP) está sujeto a factores aleatorios tales como disponibilidad de dinero, posesión de bienes visibles, colocación en la unidad de transporte asaltada, etc. Se puede asumir, sin embargo, que como todos los pasajeros han cancelado una suma para utilizar el servicio de transporte, poseen una igual o mayor para poder utilizar el servicio de vuelta y efectuar otros gastos durante la jornada, como por ejemplo una comida. De ser así, entonces:
PP(Bs.)=(T + 7.500)Bs.
=(600 + 7.500)Bs.
=8.100 Bs.
Si el número de personas afectadas por este delito cada año es 251.850, el costo en bolívares por este lapso será:
PPaño(Bs.)=(PP x PA)(Bs.)
=(8.100 x 251.850) (Bs.)
=2.039.985.000 Bs.
Entonces, la pérdida económica por cada año en los municipios Sucre, Plaza y Zamora por los asaltos a transportes públicos puede cuantificarse así:
PEaño (Bs)=(PPaño + PCaño + HHaño)Bs.
=(2.039.985.000 + 2.379.982.500 + 2.549.729.400) (Bs.)
=6.969.696.900 Bs.
=$ 3.241.719,4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.