El poder corrosivo de la droga

El poder corrosivo de la droga
Las últimas informaciones, estadísticas y diversos estudios, señalan que el fenómeno del narcotráfico se está extendiendo por Latinoamérica. Como sabemos, algunos países son productores y exportadores de cocaína, otros son empleados para el transito y re-exportación de la droga, pero hoy en casi todos aumentó de manera significativa y preocupante el consumo de droga, sobre todo en la juventud.
La venta de la droga está trayendo violencia y muerte a las ciudades, esta actividad delictiva está manchando las calles de sangre por el control y la supremacía de los territorios, impone el terror. Un claro ejemplo de ello es lo que está sucediendo en México. Los narcotraficantes, ante la presión de las autoridades, cambian constantemente los lugares y plazas de producción así como los corredores de tránsito de la droga.
El mundo de las drogas es un problema social que no discrimina posiciones o estratos sociales. La mayoría de los individuos que comienza a comercializar con drogas lo hace por ambición, por llevar una vida fácil, otros por necesidad o la pobreza en la que viven y están los que implementan esta vía para obtener dinero y seguir en su propio vicio.
Las organizaciones del narcotráfico buscan cada día nuevas formas de exportar los narcóticos. Se está volviendo una práctica frecuente y son cada vez más increíbles los métodos que los narcotraficantes hacen para sacar droga del país, una de las modalidades mas usadas en los últimos años es la ingesta, es decir, personas que se introducen en su estómago por vía oral cápsulas ya acondicionadas con drogas.
A estas personas se les llaman «burriers». Este nombre proviene de las palabras «burro» y «courier». Para que se hagan una idea de la magnitud de este fenómeno, las detenciones han aumentado anualmente. En el 2004 fueron detenidos 235 burriers, en el 2005 se detuvieron a 249, en el 2006 la cifra subió a 451 y en el año 2007 hubo 721 detenidos.
Algunos cálculos señalan que de cada diez personas que intentan sacar droga del país sólo una es capturada, ello explicaría el aumento sostenido de esta modalidad. Además de la ingesta, las organizaciones del narcotráfico usan diversas modalidades como por ejemplo: maletas hechas con acrílico y cocaína, droga impregnada en la ropa, en juguetes, mezclada en productos naturales y medicinas, en los tubos del cochecito de un bebe, en la crema de afeitar o la pasta de dientes, en libros, la diluyen en vino, maca o champú, fotos, velas, cigarrillos, etc.
Para estos sujetos la imaginación no tiene limites, también captan ancianos, mujeres embarazadas o personas que sufren alguna enfermedad terminal. Las personas que llevan droga pasan por un fuerte estrés y tienen comportamiento y señales detectables para los expertos en el tema como: transpiración excesiva, boca seca, tartamudeo, palidez o rubor, inquietud constante, contracciones nerviosas, tic faciales, parpadeo involuntario.
Sin duda la tensión que viven les hace una mala jugada. En promedio, la pena de prisión para las personas que intenten sacar droga del país es de 25 años. Están aumentando también los casos de drogas enviadas por correos o encomiendas, no olvidemos que la droga cuenta con el suficiente dinero para comprar algunas voluntades. Se estima que el negocio ilícito de drogas maneja más de 800 mil millones de dólares americanos en el mundo cada año.
Finalmente, la droga distribuida y colocada en los mercados de consumo representa un serio problema de salud pública, que amenaza a los sectores más vulnerables de una sociedad como son nuestros adolescentes y jóvenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.