El problema de los medios de almacenamiento

Los medios de almacenamiento cada vez son más pequeños. Recuerdo aquellos días donde un teníamos 500 Kb de memoria y era demasiado, ahora tenemos que pensar en discos de mínimo 30 GB y 256 MB en RAM. Pero esto también ha traído una nueva era de medios de almacenamiento externos, los cuales cada vez son más pequeños y esto conlleva a muchos problemas de seguridad.
Uno de los problemas más evidentes es el robo de información confidencial o secretos industriales de las empresas, donde al no haber un control de entrada y salida de estos pequeños dispositivos, pueden ser un arma casi indetectable.
Esto podría sonar un poco alarmante, un poco paranoico, pero no lo es. Realmente lo preocupante a estas alturas son los ahora famosos MP3 Players. Muchos de estos pequeños dispositivos ya cuentan con la opción de poder funcionar tanto para almacenar MP3’s y tocarlos, como de almacenamiento de cualquier archivo. Esto permite a las personas que desean sacar información de la empresa, hacerlo sin que se vea sospechoso.
Ahora, no solo es una herramienta de comodidad para los que hacemos uso de las computadoras, ya que casi todos los que usamos las computadoras y viajamos, traemos por lo menos uno de estos pequeños dispositivos de almacenamiento. También pueden ser una amenaza para que nuestra información sea pública.
Imagine que un ejecutivo de su empresa, tiene un archivo considerado como confidencial y que puede marcar la diferencia ante su competencia. Este archivo es almacenado en un dispositivo de almacenamiento para que el ejecutivo lo pueda presentar en la próxima reunión a la que va a asistir y que no desea llevar toda su computadora por no exponer la información.
Estando en el aeropuerto, pasa por el filtro de seguridad y aunque normalmente estos dispositivos no son detectados por el tamaño tan pequeño, lo coloca en una bandeja para que pase por la máquina de rayos X. El problema radica en que al recoger sus cosas, se olvida del dispositivo de almacenamiento.
Si alguien lo toma, podrá acceder a la información sin ningún problema. Es por ello que también existen dispositivos de almacenamiento externo con características de seguridad. Uno de ellos requiere de una huella digital para poder acceder a ciertos archivos, ya que el dispositivo tiene un área pública y una privada.
También hay algunos dispositivos más grandes, que son realmente un disco duro externo, el cual almacena toda la información encriptada para que en caso de ser accesado por alguien no autorizado, no podrá hacer uso de la información.
Pero entonces, ¿cómo nos protegemos de todos estos dispositivos?
Son dos las bases que debemos de contemplar. La primera es el uso de políticas de seguridad para poder reconocer el uso o prohibir el uso de estos dispositivos en la oficina o incluso prohibir su acceso desde la entrada de las instalaciones.
También una vez teniendo las políticas, es posible implementar software que permita no detectar la presencia de estos dispositivos en las máquinas, lo que permite que nadie conecte uno para sacar información.
Piense un poco dónde guarda su información y en el caso de ser perdida o robada, quién tendría acceso a ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.