Empresas de vigilancia, ¿solución o problema?

Cuando contratamos unaempresa de vigilancia procuramos un servicio que nos ofrezca la seguridad denuestros bienes, familia y clientes. Pero realmente es la sensación deseguridad lo que estamos obteniendo. La vigilancia por sí sola no es suficientepara lograr solucionar el problema de inseguridad en que vivimos, aquí enVenezuela o en cualquier otra parte del mundo. La prima del seguro del vehículoda la sensación casi absoluta de seguridad, sin embargo ello no impide el robo.Las alarmas, cortacorrientes, tranca palancas, etc. son barreras que dificultanla acción delictiva obligando al ladrón a buscar otra víctima. El servicio delas empresas de vigilancia privada es solo una barrera como las perimetrales yelectrónicas, pero es sin dudas la más importante y vulnerable y es por elloque debemos hacer una contratación asertiva, pues lo contrario seria comocolocarle al carro una alarma que no suene.

Esta negociación debe ser tomadacomo una inversión y no como un gasto, sin embargo esta apreciación no se alejade la situación económica que obliga a ahorrar costos y es por ello que quierodecirles que se puede contratar empresas serias, legalmente constituidas yresponsables a un precio razonable. En nuestro país el servicio de vigilancia einvestigación privada esta regulado por un viejo Decreto de mediados del siglopasado. Sin embargo el Decreto 699 quedo parcialmente derogado con la Constitución Bolivariana de 1999.Además existe un proyecto de modificación que permitirá modernizar este sectory reglamentar otros servicios como los porteros y vigilantes sin armamentos,actividad que ejercen frecuentemente de manera irregular empresas sin lascredenciales mínimas deseables, ni control gubernamental, así como condominiosy centros comercial, asumiendo una labor preventiva auto gestionada sin laexperiencia, ni la adecuada formación y supervisión del personal. Todo estodemuestra poca seriedad pues la seguridad preventiva es algo más que un hombrearmado o un guachiman (watchman) con un rolo de madera.

Hoy en día existen empresas deseguridad (más completas que una empresa de vigilancia) dedicadas a proveerdiferentes alternativas de acuerdo a las necesidades y gustos de los clientes,siendo la vigilancia tan solo una de ellas e incorporado a sus ofertas tecnologíade punta a través de sistemas sofisticados como cámaras controladas a través deInternet y alarmas que avisan a un teléfono celular que se activaron. Se estimaque en el país hay unas 720 empresas permisazas por el Ministerio de Interior yJusticia y cerca de 40 esperando por la aprobación y aunque no hay cifras delas ilegales se saben que han proliferado de manera irresponsable. Existenempresas con más de 1500 vigilantes y una gran cartera de clientes y otras conapenas unas pocas decenas y que atiende un solo servicio. Algunas solo están enuna localidad, otras en varias ciudades del país. Es común observar empresasque suscriben entre sí convenios para poder atender una amplia extensión de lageografía nacional. Unas se especializan en un sector en particular (banca,industria, comercio, residencial, etc.), otras atienden varios.

Una empresa puede prestar unservicio muy bueno en un sector, por ejemplo el bancario, pero ser muy mala enel sector residencial. Es factible también ver empresas que son excelentes enuna región, pero muy malas en otro; inclusive dentro de una misma ciudad. Lacontratación de una empresa de vigilancia y su desempeño posterior son confrecuencia un problema que enfrentan empresarios, comerciantes y vecinos. Luegode ofrecerles la prestación de un servicio de alta calidad, el cliente descubreque entre la promesa de algo intangible como son los servicios y la realidaddel trabajo prestado hay un gran abismo. Esto sucede generalmente porque elcontratante solo dedica tiempo a la investigación y análisis de los precios yno de las empresas. Cuando se pretende contratar este servicio se debeinvestigar y analizar cuidadosamente la documentación de cada una; revisar elacta constitutiva, los permisos del Ministerio de Interior y Justicia y delMinisterio de la Defensa, solvencias del Instituto Nacional de CapacitaciónEducativa y del Instituto de los Seguros Sociales, así como la póliza deseguros; todos vigentes. Este último requisito es importante; las normativasobligan a las empresas de vigilancias a contratar una póliza que responda aterceros los daños causados por el vigilante, siempre y cuando se cumplan unaserie de procedimientos. Es frecuente que las pólizas excluyan ciertosaccesorios y partes automotrices, medida tomada por el abuso de algunos.

Otro punto importante es lapresencia de la empresa en la zona. Esto puede tener dos lecturas; laexistencia de una oficina en la ciudad y de servicios o claves (como las llaman la mayoría de las empresas)en la zona. No contrate empresas que no tengan oficinas en su ciudad. Elpermiso de funcionamiento otorgado por el MIJ define los estados del país dondela empresa esta autorizada a funcionar.

La contratación de una empresa devigilancia es una negociación delicada por cuanto los contratantes tienenciertos grados de solidaridad con su contratada, es decir que el dueño de unnegocio, el directivo de una junta de condominio o una administradora,comparten responsabilidades en caso de una acción u omisión del vigilante, si laempresa no esta dentro del marco legal exigido. Procuren firmar el contrato lomás pronto posible. Generalmente el servicio se inicia con cierta premura queimpide la firma previa; sin embargo se puede solicitar un precontrato o unaorden de servicio firmada por ambas partes y con las condiciones establecidasen las negociaciones. Haga revisar el contrato por un abogado. Cuando lacontratación es ejecutada por una administradora, caso común en residencias ycentros comerciales, deben ser objeto de especial seguimiento por parte de lospropietarios. Cualquier omisión por parte de la administradora podrá eximir deresponsabilidad a la empresa de vigilancia. Por lo tanto verifique que suadministradora este bien preparada para estas negociaciones.

A mi entender existe un solo tipode empresa de vigilancia y es aquella que está legalmente establecida. Locontrario son las que conocemos como “de maletín”, debido a que no cuentan conlos recursos necesarios para la correcta prestación del servicio. En lo particulardivido a las empresas legales de acuerdo a la calidad de la prestación delservicio en tres sencillos grupos: buenas, regulares y malas y no tiene que vercon el precio. Se pueden encontrar empresas legalmente constituidas, con unabuena selección del personal y una permanente y efectiva supervisión a unprecio razonable; no serán seguramente la más económica, pero tampoco la máscara.

La diferencia de precios sueleestar en el pago del trabajador, en la carencia de una estructura organizativaque permita un proceso de reclutamiento, selección y entrenamiento, así como enla supervisión la cual es fundamental para el correcto seguimiento por parte dela prestataria del servicio. Tengan mucho cuidado pues he visto empresaslegales pero de poca experiencia y solidez contratar servicios de ciertarelevancia a precios de empresas de mejor prestancia. Hace poco asesoré a ungran conjunto residencial del oeste caraqueño
que contrató una empresa devigilancia poco conocida, aunque legalmente constituida. Existían muchas quejaspor el servicio y ya era la tercera empresa en dos años. Realicé unlevantamiento de información: los vigilantes no cobraban lo convenido, ademásque no les cancelaban en la fecha de pago y una visita a sus oficinas nosmostró un cubículo que evidenció la falta de los procesos antes mencionados. Lomás interesante: el servicio era cobrado a un precio promedio en el mercado yque corresponde al de muchas empresas mejor constituidas, con años deexperiencia, serias y que repoden a sus trabajadores. Empresas como estascontratan personal inadecuado, generalmente individuos de avanzada edad, sin ungrado mínimo de instrucción o con antecedentes penales. Varios de estostrabajadores habían sido reclutados en una plaza, en una zona populosa cercanaa donde se encuentra el conjunto y no fue difícil que los vigilantes indicaranque tan solo llenaron una planilla en ese sitio para obtener trabajo sin tenerque ir a las oficinas. Las guardias eran 24×24, es decir 24 horas de trabajopor el mismo lapso de descanso. Esto terminó de convencerme del pésimo servicioprestado pues ningún hombre puede vigilar activamente después de 16 horas delabor contínua. Este servicio se utiliza en galpones o ciertos serviciosretirados donde el acceso es difícil y la gestión de vigilancia es más depresencia que de reacción.

Si debe decidir la contrataciónde una empresa de vigilancia debe hacerse unas preguntas: usted entregaría laseguridad de su familia, bienes o clientes a una empresa ilegal aceptando sersolidario con cualquier situación inclusive un crimen? Se imagina usted sushijos jugando en el parque de su residencia vigilado por un individuo conantecedentes o manipulando un arma sin la debida inducción o sin las pruebassicológicas para determinar su capacidad para portarla? ¿Cómo se sentirán susclientes al ver el mal aspecto del guachimán que cuida su negocio o laimpericia portando el arma? Tal vez digan que soy muy dramático, pero así deserio es este asunto.

Hace poco entré a una panaderíaen Santa Mónica y el vigilante tenía el revólver en el pantalón sujetado por lacorrea en la parte delantera; el hombre se agachó para tomar algo y se le salióel arma golpeando del piso. Afortunadamente no se disparó. Había unas 15personas en el sitio, varios de ellos niños. Conversé con el dueño del local yme dijo que pagaba Bs. 410.000. Ya sabemos que uno de los ahorros de la empresade vigilancia es de Bs. 20.000 por el correaje y la fornitura del arma. Elahorro excesivo en el precio se refleja de inmediato en la seguridad y lacalidad del servicio prestado.

Por último haré referencia sobrelas armas en el servicio. Esta es la pregunta obligada en el 80% de lasconsultas que como asesor me piden. Ello depende de las características delservicio, existen sitios donde realmente recomiendo no se usen y otro donde si se ameritan. Lareglamentación establece el revolver calibre 38 y la escopeta calibre 12. Paradeterminar si se requiere un arma hay que hacer un estudio de seguridad, que la empresa contratada debe realizar.Sin embargo y dependiendo de las características del servicio recomiendo quehagan una inversión y lo ejecute un experto ajeno a la empresa de vigilancia.Esto permitirá una fotografía real del nivel de seguridad, las recomendacionese inversiones a realizar, pero sobre todo definirá las exigencias que seplanteara a la empresa de vigilancia o seguridad para que cumpla con su labor.Con estas recomendaciones usted podrá garantizar que la contratación yadministración del servicio de una empresa de vigilancia será una solución, yno un problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.