Epidemia al volante (16 al 23 de abril 2004)

Links de interés La OrganizaciónMundial de la Salud (OMS) divulgó recientemente los resultados de un estudio dealcance global sobre las consecuencias de los accidentes de tránsito en lapoblación.

 

El informe final indica quepara el año 2000 –último período estudiado- las heridas ocasionadas en estossucesos constituyeron la primera causa de muerte violenta en todo el mundo. Yen términos generales, es el noveno factor de mortalidad.  Esto no termina aquí:  para el año 2020, las proyecciones de lainstitución multinacional advierten que esta será la tercera causa deincapacitación permanente, superada tan solo por las enfermedadescardiovasculares y la depresión.

 

Los datos disponibles indicanque en el año 2000 aproximadamente 1,26 millones de personas fallecieron encolisiones, volcamientos o arrollamientos alrededor de todo el planeta,mientras que más de 15 millones sufrieron algún tipo de heridas.  Algo equivalente a una guerra o a unaterrible epidemia.

 

Este documento puede serrevisado total o parcialmente presionando en el hipervínculo ubicado al finalde este artículo.  Luego de sudivulgación inicial, la Organización de Naciones Unidas acordó la activación deun programa especial para crear consciencia en los países subdesarrollados entorno a las buenas prácticas para conducir un vehículo.  Según el informe, más del 90% de las muertespor accidentes de tránsito suceden en los territorios cuyos pobladores tienenpocos ingresos, o apenas lo suficiente para el sustento diario, léase Surestede Asia (35%) y los países del Pacífico Occidental (24%).

 

Aunque no disponemos de lasestadísticas al respecto, creemos que en esas regiones la gran mayoría de lagente no dispone de automóviles.  Lalógica indica que los medios de transporte habituales en los lugares más empobrecidosdel mundo deben ser los autobuses, las motocicletas o las bicicletas.  En el caso de los transportes colectivos, lagran responsabilidad recae sobre los conductores, quienes a menudo trabajan ensobretiempo para hacer más dinero, y utilizando unas vías que en poco ayudan a incrementar su seguridad.

 

Bicicletas y motocicletasresultan todavía más difíciles de controlar. Son medios de transporte de gran versatilidad y maniobrabilidad, quepermiten eludir las grandes trancas citadinas y llegar con rapidez a losdestinos.  Pero ofrecenmuy poco resguardo para el conductor. Sobre ellas, los parachoques son las piernas y los brazos de quien estáal volante.

 

Esto nos indica que unaadecuada campaña debe ir orientada hacia los sectores donde se concentra elmayor riesgo.  Por otro lado, se debeatender a las características culturales de cada grupo, ya sea nacional osubnacional.  En algunos lugares hay undesprecio profundo hacia las normas del tránsito vehicular, y aunque seríaconveniente crear una noción de respeto hacia ellas, ése no puede ser elobjetivo central.  Lo importante es quela gente entienda dos o tres conceptos esenciales, y que si no modifica suconducta en atención a ellos puede engrosar la cifra de muertos o heridos tras elvolante.

 

Esta futura campaña debe ser estructurada pensando en losgrupos de edad más propensos a padecer estos accidentes.  Según el informe de la OMS, los que vanentre los 15 y los 44 años acumulan más de la mitad de las cifras fatales.  Esto indica que los mensajes deben serdiseñados tanto para adolescentes como para adultos tempranos y personas enpleno estado de madurez.  En esas tresetapas es probable que los riesgos sean percibidos de forma distinta, y enconsecuencia la reacción de la gente no será igual.  En la medida en que avanza la edad, el ser humano se torna mássusceptible a los riesgos. Cree que la cosa sí puede afectarlo, y toma medidasal respecto.  Sería conveniente tratarde fijar en adolescentes y adultos tempranos la noción según la cual “a Ustedtambién le puede suceder”.

 

Desde otra perspectiva, los lugares más propensos a serescenario de los accidentes de tránsito se caracterizan por la ausencia deautoridad.  No creemos en los estadospoliciales y somos defensores de la necesidad de exaltar la responsabilidadindividual.  Pero en materia detránsito, donde la anarquía está a la vuelta de la esquina, siempre esimportante la presencia de una entidad que aplique la ley, especialmente con ánimopreventivo.  En fin de cuentas, luegodel accidente el muerto, muerto queda.

 

Links de interés

 

*Este trabajo del diario ElUniversal tiene las recomendaciones básicas para prevenir accidentes detránsito.  Los consejos tratan tanto losprocedimientos aplicados por el conductor como el mantenimiento del vehículo(En español).

 

*Sitio oficial de la SociedadReal para la Prevención de Accidentes, una institución inglesa sin fines delucro que ofrece abundante información sobre las mejores prácticas para evitarlas colisiones en la vía (En inglés).

 

*Desde este enlace es posibleacceder a los contenidos del informe emitido por la Organización Mundial de laSalud a principios de este mes, cuyas páginas revelan que los accidentes detránsito están entre las causas de muerte más frecuentes en todo el planeta (Eninglés).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.