Evidencia de violación

Por sus características, y salvo casos de flagrancia, este delito no es investigado de oficio, sino a instancia de la parte afectada o de alguna persona o institución que se abrogue su representación.  Curiosamente, el Código Penal no lo conceptúa como un delito contra las personas, sino contra las buenas costumbres y el buen orden de las familias
Las estadísticas del Ministerio del Interior y Justicia indican que en el año 2000 fueron reportados 2931 casos de violación. Como en casi todos los delitos violentos, las violaciones son más frecuentes en el Distrito Metropolitano y en Carabobo. Pero curiosamente, el estado Bolívar aparece como la tercera región del país que más casos registró en este renglón, con 300.
Las cifras sobre violaciones, sin embargo, son poco confiables. Es un fenómeno que se presenta con regularidad en Occidente. Las víctimas, generalmente mujeres, se muestran reacias a admitir o denunciar que han sido abusadas sexualmente, y a llevar esta denuncia hasta sus últimas consecuencias. David Fisher, en su obra Evidencia Sólida (Dell Books, 1995) escribió en torno a la experiencia estadounidense: «Los casos de violación han sido los crímenes más difíciles de resolver. Sólo la mitad de todas las violaciones reportadas han terminado en arrestos, y menos de la mitad de las personas arrestadas terminaron convictas; esta es de lejos la rata de condenas más baja de todos los delitos violentos».
Desde una perspectiva policial, se plantean numerosas dificultades para establecer mediante técnicas criminalísticas un vínculo entre la víctima, el victimario, el sitio del suceso y los medios utilizados para cometer la violación.  El gran porcentaje de los problemas deriva de la incapacidad o indisposición de la víctima para cooperar en la investigación, pues desde el punto de vista psicológico su interés apunta hacia el olvido de una situación que le ha ocasionado enorme estrés.
Según el Manual de Clasificación del Crimen, obra del Centro Nacional para el Análisis del Crimen Violento, «la mayoría de la evidencia (de una violación) vendrá de la víctima y caerá en las siguientes categorías: vestidos, cabello humano (de la cabeza o púbico), escoriaciones, fluido vaginal, mordiscos, moco nasal, arañazos, sangre, saliva y restos misceláneos».
La mayor cantidad de evidencias de una violación podrá ser colectada debidamente si la víctima acude en el menor tiempo posible ante las autoridades, y en el estado en que quedó cuando fue objeto de abuso sexual. Pero la tendencia es todo lo contrario. Se aplica el precepto según el cual tiempo que pasa, evidencia que huye. De allí el enorme porcentaje de impunidad en cuanto a este delito.
Si usted desea saber más sobre la violación, así como los procedimientos para investigarla y prevenirla, la atención para la víctima, etc., le recomendamos los siguientes sitios de la web:
https://www.pgjdf.gob.mx/estadisticas/vi.html
https://www.geocities.com/HotSprings/Villa/3479/violenciasexualreportaje.htm
https://www.mvwcs.com/s_rapeassault.html
https://mimedico.net/dir_enfermedades/femeni/violacion.htm
https://noticias.eluniversal.com/2001/11/09/09460GG.shtml
https://noticias.eluniversal.com/2001/11/09/09460GG.shtml
https://noticias.eluniversal.com/2001/11/09/09460HH.shtml
https://www.eluniversal.com/informe/delitos.htm#Violaciones
https://www.el-nacional.com/ediciones/2001/11/09/pD8s3.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.