HOAX, o cómo no ser usado de peón

Virus informáticos

En la actualidad se continúa debatiendo acerca del objetivoinicial con el cual fueron creados los virus informáticos. Algunos promuevenque se debió a rebeldía, otros a una forma para proteger derechos de propiedadintelectual.

Si bien no estáclara su concepción inicial, ha quedado demostrado en los últimos 15 años eldaño que éstos ocasionan a la economía mundial. Basta solo con recordar lascifras del virus “I love you”, que generó pérdidas económicas superioresa los mil millones de dólares estadounidenses e infectó más de 10 millones decomputadoras (fuente ICSA).

Actualmenteexisten más de 45 mil virus circulando en el ciberespacio; desafortunadamenteéstos son diseñados por expertos en tecnología y generalmente concebidos paraservir a objetivos geopolíticos mundiales específicos.

Estos programasde actuar subrepticio, diseñados para reproducirse, mutar y alterar programas,hardware e información; continuarán su evolución hasta convertirse en laprincipal arma de la IW – Information Warfare (guerra de información).En un mundo donde la tecnología deslumbra la razón humana, las acciones deespionaje informático a gobiernos y corporaciones serán moneda corriente.Seguramente ahí veremos a los virus evolucionados actuando como armas digitalesinteligentes.

Un lobo digital

Hace poco mecontaba un amigo, que se desempeña como director de TI para América Latina deuna gran corporación, una anécdota. Una vez tenía problemas de comunicacióndentro de la red con un país a su cargo; de inmediato se comunicó con elresponsable en dicho país para informarse que estaba ocurriendo. El gerente le comunicóque no levantaba los equipos pues una empresa de telecomunicaciones en EE.UU.había reportado daños ocasionados por un virus llamado “Good Times” yque en esa fecha se anunciaba que el virus inactivo iba a explotar. Mi amigotelefoneó a una empresa online que analiza los eventos que transcurren en elciberespacio con la intención de conocer sobre este reciente virus. Larespuesta que recibió fue: “No se preocupe, es un HOAX”.

Los HOAX(traducido al español significa fraude o impostor) son virus inexistentes ofalsos virus, creados con el objetivo de generar pánico en la comunidadinformática. Como es lógico de suponer, si se sabe de la existencia de un virusque anda infectando millones de computadoras, lo natural es defenderse de este.La forma en la cual se plantea la defensa es bien clara: 1- las áreas deseguridad informática dedican tiempo a tratar de detectar un virus inexistente;2- los usuarios no utilizan su infraestructura tecnológica, por lo tanto lasactividades que son frecuentes de realizar se ven demoradas; 3- existe unasaturación de los servidores de correo electrónico, pues todos quieren evitarque sus conocidos sean infectados; 4- en algunos casos particulares se logracapturar las direcciones IP, algo esencial para realizar acciones ilegales de hacking.

Lasconsecuencias de esto son evidentes: una gran pérdida económica, un usoineficiente del entorno tecnológico y una gran desconfianza ocasionada por elefecto que genera la “versión digital del cuento del lobo”.

Cadenas solidarias ybeneficios

Todos hemosrecibido alguna vez un correo de un amigo o conocido pidiendo que armemos unacadena solidaria de correos para ayudar a una persona que necesita de unaoperación urgente o algo similar. Además de los virus falsos mencionados,también se llaman HOAX a estas seudo cadenas de favores, que basados en lasolidaridad de la gente generan miles de mensajes de ayuda.

Generalmente lascadenas de favores solicitan enviar una copia del “correo solidario” que seestá enviando a una dirección particular, con la justificación que así seabonará dinero a una cuenta bancaria, etc. . De esta forma se logra recolectarmiles de direcciones de correo electrónico – con sus respectivas direcciones IP-, generalmente asociados con un apellido y nombre verdaderos. Estos correossirven para armar bases de datos que luego se venden a empresas decomercialización, cobranzas, marketing, etc…

En general,aquellos que hemos superado una determinada edad, sabemos que nada es gratis enla vida; así es que ni bien recibimos una oferta “milagrosa” nuestras alarmasse prenden de inmediato y desconfiamos. Aparentemente esto no ocurre enInternet pues la forma más reciente de los HOAX son mensajes que prometenbeneficios materiales, ya sea en productos o en efectivo, a cambio de replicarcorreos electrónicos. Casi de inmediato los usuarios empiezan a enviar correosa su lista de contactos con la esperanza de acceder a una de estas supuestasofertas.

Lasconsecuencias de estas dos formas de HOAX son iguales o más perjudiciales quelas del tipo tradicional.

Conclusiones

Actualmenteexisten excelentes herramientas antivirus, pero ninguna incluye una proteccióncontra los HOAX. Por el momento, la forma de defendernos de éstos es medianteuna toma activa de conciencia del tema en cuestión.

No dejemos quequienes impulsan en el ciberespacio los HOAX nos usen como peones en su juegoestratégico. Cuando reciba un correo de las características detalladas en esteartículo, limítese a eliminarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.