La condena a Hussein atiza el debate (6 al 12 de noviembre de 2006)

La condena a Hussein atiza el debate, dentro y fuera de Iraq
Bagdad, Ammán, Nueva York. AFP, AP, DPA
Los abogados del ex gobernante Saddam Hussein acusaron ayer a las autoridades iraquíes de estar retrasando deliberadamente la solicitud de apelación a su condena a muerte anunciada el domingo .
El jefe del equipo defensor, Jalil Duleimi, dijo que debido a una “procrastinación deliberada” del tribunal no será posible presentar la solicitud de apelación antes de al menos cinco días.
“Pese a que no reconocemos la legalidad de esta corte, vamos a apelar los veredictos tan pronto como recibamos el texto de los fallos», manifestó.
“No podrá tener lugar antes de cinco días, el período que dicen que tiene que pasar antes de que podamos tener los fallos. Los estadounidenses e iraníes, que controlan esta corte y han sido los que han elaborado estos veredictos injustos, están practicando deliberadamente la procrastinación», aseguró Duleimi.
Según la Ley iraquí, los veredictos se pueden recurrir en el transcurso de un mes a partir del domingo 6 de noviembre, fecha en que la corte anunció que Hussein y dos de sus antiguos colaboradores deben ser ahorcados. La corte los halló culpables del asesinato de 148 chiitas en la localidad de Duyail, en 1982.
El fiscal del caso vaticinó que la corte de apelaciones decidirá sobre el fallo de culpabilidad y sobre la condena a muerte de Hussein para mediados de enero.
Por otra parte, ayer se conoció que el Consejo presidencial iraquí hace por lo menos seis meses acordó abstenerse de impedir la ejecución del ex gobernante en el caso de que el tribunal de apelaciones lo decida.
Los tres miembros del Consejo presidencial (el presidente Jalal Talabani y los vicepresidentes Tariq al-Hashimi y Adil Abdul-Mahdi) deben firmar la orden de ejecución para cada pena de muerte. Talabani, un curdo que personalmente se opone a la pena de muerte, en otras ocasiones ha permitido que Abdul-Mahdi, un chiita, firme en su nombre.
Abdul-Mahdi ha declarado que no tendría problema en firmar la orden de ejecución de Hussein, con lo que dos de las tres firmas parecen estar garantizadas.
Hussein debe sentarse hoy de nuevo en el banquillo de los acusados del Alto Tribunal penal, para responder junto a seis de sus subalternos de la acusación de “genocidio” contra los kurdos en las campañas militares denominadas Anfal, en 1987 y 1988, que, según la acusación, dejaron más de 180 000 muertos en el Kurdistán iraquí.
Por su lado, el relator especial de la ONU sobre la independencia de los jueces y abogados, Leandro Despouy, reiteró sus objeciones a la manera en la cual se llevó a cabo el juicio contra el ex Mandatario.
En un comunicado emitido en Nueva York, Despouy instó a no llevar a cabo la ejecución, y pidió que se establezca un tribunal internacional para procesar al acusado. Advirtió sobre las consecuencias que la ejecución podría tener en Iraq y en la región.
“La aplicación de la sentencia agudizaría la violencia armada y la polarización política y religiosa en Iraq, además de que conllevaría el riesgo de que la crisis se extienda a toda la región”, señaló.
En este sentido, reiteró su propuesta de crear una instancia jurídica independiente e imparcial respaldada por la ONU que garantice un juicio justo basado en el respeto a los derechos humanos.
Y las reacciones al veredicto dentro de Iraq continúan. Varios proyectiles de mortero se estrellaron en una urbanización sunita de Bagdad, pese al toque de queda que el Gobierno decretó desde el domingo para prevenir brotes de violencia por la noticia.
Testigos dijeron que al menos cinco proyectiles de mortero cayeron en el distrito norteño capitalino de Adhamiya, aunque no se informó inicialmente de víctimas o de daños. Otras partes de Bagdad se hallaban en su mayor parte tranquilas. Las oficinas públicas y el aeropuerto internacional estaban cerrados. Había escasos vehículos o peatones en las calles.
También fueron clausurados puestos de control a lo largo de la frontera de Iraq con Jordania y con Siria. Las celebraciones por el fallo contra el ex gobernante continuaron en partes donde predominan los chiitas. En esas regiones no se impuso el toque de queda.
Manifestaciones en favor de Hussein fueron reprimidas por la Policía en las ciudades norteñas de Mosul, Muqdadiya, Bakuba, Samarra, y Hawija, aunque no se informó de arrestos o de lesionados. Unas 150 personas desfilaron en Faluya, un ex bastión de la resistencia sunita al oeste de Bagdad, gritando “Sacrificaremos nuestras almas por ti, Saddam».
En la población, de mayoría chiita de Hila, a 95 kilómetros al sur de Bagdad, unas 500 personas marcharon por las calles , lanzando consignas contra el ex dirigente, quien también es acusado de haber ordenado la matanza de decenas de miles de chiitas tras la insurrección de 1991.
Las autoridades comenzaron a levantar gradualmente las restricciones. Los peatones volvieron a circular por las calles de Bagdad a partir de las 16:00 locales. El tránsito de vehículos será autorizado en la capital iraquí desde hoy.
Críticas y acciones
El Ministro de Relaciones Exteriores de Francia pidió a la Unión Europea “definir velozmente las modalidades para hacer saber a las autoridades de Bagdad que Europa es contraria” a la ejecución de Hussein.
El Gobierno iraquí, dominado por chiís realizó una importante concesión a los sunitas partidarios del ex gobernante: permitirá el regreso de militantes del Partido Baath a sus cargos.
De confirmarse la sentencia, Hussein será ahorcado en privado en una cárcel iraquí, según especifican las leyes de su país.
Tres reacciones
José María Aznar. Ex presidente del Gob. Español
Asumo que es una sentencia justa. Saddam Hussein era un gran criminal y responsable del asesinato de millones de personas. Ha sido sometido a los tribunales de justicia y ha sido enjuiciado por un tribunal independiente. Si el tribunal lo ha decidido es porque ha considerado que ha tenido las suficientes culpas para pagarlo de esa manera.
Cardenal Renato Martino. Presidente del Pontificio Colegio de Justicia y Paz
Si Hussein hubiese sido juzgado por una corte penal internacional no habría corrido el riesgo de ser condenado a la pena de muerte dado que los tribunales internacionales la excluyen, así como es excluida por todos los miembros de la Unión Europea.
The New York Times. Diario estadounidense
En un editorial publicado ayer, el rotativo pidió aplazar la ejecución de Hussein. “El presidente (George W.) Bush fue demasiado ambicioso al calificar el juicio de hito en los esfuerzos de los iraquíes para reemplazar el papel de un tirano por el de la Ley”.
Artículo de opinión del Diario El Comercio. Ecuador, Quito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.