La Corte Penal Internacional contra el terrorismo

Crimen contra la humanidad

El 11 de septiembre ocurrió una nueva tragedia para la humanidad. Estavez fue contra la ciudad más universal de todas: Nueva York, lugar de encuentrode las diferentes culturas, los negocios, la academia, el arte, la libertad ytodo lo bueno que exista en el orbe. Nadie puede dudar que NY se ha convertidoen un ícono de la universalidad de culturas, razas, religiones e inmigrantes enla era contemporánea. Lo ocurrido en el World Trade Center, así como lo delPentágono en Washington, demuestra que la realidad supera la imaginación,ninguna película había podido reproducir hechos tan duros y trágicos como losque ocurrieron. Al inventario histórico de violaciones de los derechos humanosse agrega este crimen horrendo, injusto e inaceptable, producto del terrorismo,el odio y el atraso cultural.

Posición de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional ha condenado con energía todo acto terrorista,venga de quien venga: se trata de un problema de principios en lo cual dichapráctica niega lo esencial: la vida humana y el conjunto de derechos de losseres humanos. En el caso reciente de EUA, la indignación es mayúscula, debidoal significado de la pérdida de vidas y al símbolo que representa la agresión aciviles desarmados, sin aviso alguno. La salida debe ser justa, ejemplarizante,inmediata y enérgica.

Este crimen alevoso y cruel no puede quedar impune. Como solución, AIha impulsado la aplicación del derecho penal internacional, antes que preferirla respuesta armada. Hoy, más que nunca, hace falta crear el Tribunal PenalInternacional, tal como la ha pedido AI al mundo desde hace varios años. Deexistir esta alta Corte, se castigarían los delitos de lesa humanidad de formarápida, con lo cual se prevendrían la autodefensa y las guerras, tambiénindeseables y fuentes de errores y de todo abuso.

ElEstatuto de Roma

Medianteeste instrumento se crea un Tribunal Penal Internacional de carácterpermanente, a los fines de procesar los delitos de genocidio, crímenes de lesahumanidad, delitos de guerra y la agresión armada e ilegítima. Asimismo, elEstatuto contiene el procedimiento para enjuiciar a los acusados de talescrímenes y las penas que corresponderían a los culpables. Los antecedentes deesta Corte son los Tribunales de Nüremberg, Tokio, Ruanda y Yugoslavia quefueron creados para fines específicos, luego de lo cual desaparecen.

ElEstatuto de Roma fueaprobado por 130 países, incluidos muchosmusulmanes, pero hasta ahora solo 42 lo ha ratificado por lo que faltan 18ratificaciones para que cobre vida este importante Tribunal. Venezuela fue el11° país en hacerlo, lo que le ha valido el reconocimiento internacional.Recientemente, el Reino Unido lo hizo también, con lo cual se añade un significativoaliado a la idea de la creación del Tribunal Permanente. Los Estados Unidos lofirmó el diciembre de 2000, pero falta su ratificación, la cual se esperaansiosamente.

Lajurisdicción penal internacional funciona de manera complementaria, es decir,solo cuando un país no puede o no quiere tipificar los delitos y establecer eldebido proceso para permitir su rápido enjuiciamiento, con las garantíasconstitucionales adecuadas. Ello quiere decir que el Tribunal PenalInternacional solo actuaría cuando no existan mecanismos legales o situacionespolíticas apropiados en los países donde se cometan los actos violatorios delos derechos humanos.

Significado del terrorismo

Todoacto terrorista es una gravísima violación de los derechos humanos. Elterrorismo es una de las amenazas más severas contra la vida y la libertadhumanas. Los terroristas desprecian los derechos de sus víctimas, aun cuandojustifican que su actuación se hace en nombre de unos principios o creencias,en contra de cualquier manifestación de fe o valores diferentes. Lo terribledel terrorismo es su irrespeto a lo distinto, lo cual debe ser combatido pormedios violentos y sin compasión alguna. El terrorismo es segregativo,discriminatorio, intolerante y antidemocrático, sentencia a los demás a ladestrucción sobre la base de prejuicios.

Todaguerra es indeseable y destructiva, pero el terrorismo es peor que una guerra.La diferencia es clara: mientras que aquella se somete a reglas cada vez másrigurosas, a controles internacionales más efectivos y está a la vista detodos, el terrorismo actúa en desmedro de cualquier principio y a la sombra delo clandestino, donde el derecho internacional está ausente y es imposible lamesura, el escrutinio internacional y el autocontrol.

Elterrorismo es ilegal, contrario a las normas de derecho interno de los países y violatorio de los tratadosinternacionales. Muchas legislaciones lo contemplan como un delito de los másgraves. Las guerras están sometidas a controles jurídicos para evitar mayoresdaños, pero el terrorismo se escapa de cualquier limitación, lo cual permite ladesproporción letal de sus efectos. Asimismo, se ha hace imposible lareparación de los daños o la indemnización a las víctimas.

Deotra parte, el terrorismo financia sus actos con fuentes ilegítimas, ilegales ydelictivas, tales como las drogas ilícitas y el contrabando. Así las cosas, nosolo es reprochable la organización terrorista por su naturaleza y fines sinoque por sus actividades y fuentes de financiamiento se hace doblementeexecrable.

Elterrorista basa su eficacia en la sorpresa: mientras menos se sospeche de eseagente del mal, más artero es su delito. La ventaja para el terrorista es lamayor desventaja para las víctimas. El cálculo del éxito terrorista le confieremayor perfidia, ignominia y alevosía al acto criminal, con lo cual se agravanlos efectos, lo que es una de las metas que se procura con el acto de terror.

Elterrorismo aprovecha la vulnerabilidad: se trata de atacar a los más débiles.Las víctimas preferidas son los pobladores indefensos e inocentes, sin armas ya horas en las que nadie piensa en cómo repeler el ataque que se ignora. Asílas cosas, no se trata e un daño colateral que afecta a civiles inocentes: laesencia del acto terrorista es causar ese daño que escandalice y le quite elsueño a los sobrevivientes. Ese poder de representación del acto terrorista essu valor agregado.

Elterrorista es cruel: no le importan las consecuencias, salvo que no seanletales. En su cálculo perverso, la idea es causar el mayor daño posible. Elsufrimiento se convierte, así, en fuente de placer y sadismo. Mientras mássufra la víctima, el goce de ver sufrir se multiplica. La moral terrorista seconfunde con el placer de ver sufrir. Tal crueldad solo es posible en mentesinsanas, capaces de total inhumanidad.

Elterrorista es un fanático que siente que con su acción llena
un contenidoreligioso, político, nacionalista o racial. El fanatismo le hace condenar aquienes siente que son distintos, así sea toda la humanidad o un pobre niñovictimizado. El fanatismo y losfundamentalismos, cualquiera que sea su origen, son las principales causas dela irracionalidad de los terroristas. La emocionalidad del acto terroristatiene la lógica de la pura destrucción y la muerte, sin cortapisas.

Elterrorista es cobarde: no da la cara, se esconde en la oscuridad de la noche,la emboscada y la traición. El odio que motiva su acción se estimula con elterror de las víctimas. Así, el pánico instintivo de quienes huyen de un ataqueterrorista realimenta el odio insano de los verdugos. Ese efecto detestable leproduce placer a los cobardes.

Elterrorista desprecia la vida de los demás: se siente dueño de las víctimas, suvida y sus bienes. El terrorista es un asesino que planifica su golpe de formafría, calculada y artera. La ejecución de un acto terrorista es sangriento,desprovisto de piedad. Un terrorista es peor que los homicidas de ocasión. Elterrorista posee una visión del mundo que percibe a sus víctimas como elenemigo a demoler y destruir sin compasión. Así, el suicidio y el homicidio enmasa pasan a ser una unidad destructiva que amenaza a todo ser viviente.

Elterrorismo busca el poder, pero se disfraza de ideales y razones políticas,religiosas o nacionalistas. No existe crimen que sea altruista. La baseesencial de los terroristas es el egoísmo puro, el deseo de imponer su fuerzabrutal de odio e intolerancia para fulminar a las víctimas.

Combate al terrorismo

La visión de los derechos humanos impide justificar una guerra, por muynecesaria que se piense que sea. Las guerras siempre las pierden los sereshumanos, aun cuando la ganan los ejércitos y los Estados. Las víctimas de unconflicto armado suelen ser inocentes indefensos, quienes no son parte de lasluchas. Las represalias siempre dejan un margen alto de error y sufrimiento enla población civil y los sobrevivientes. El progreso de la civilización estarágarantizado por el avance del derecho, más que por la innovación de las armas,necesarias solo para la legítima defensa, según la Ley.

La humanidad ha sido víctima de una nueva agresióninsólita e inédita. La solución justa contra el terrorismo ha sido propuestadesde hace décadas: la creación de un Tribunal Penal Internacional, el foroadecuado para procesar y castigar a los culpables. La guerra se ha justificadopor la ausencia de un control jurisdiccional permanente. Por eso es necesarioexigir a la comunidad internacional, la pronta ratificación del Estatuto deRoma.

Igualmente,es necesario establecer mecanismos ciertos, precisos y verificables de controlde armamentos químicos, biológicos y de cualquier otra naturaleza que puedanser usados por elementos inescrupulosos del terrorismo internacional.

Reformadel Código Penal venezolano

De otra parte, es necesario reformar el Código Penal para incluir eldelito de terrorismo como un delito contra los derechos humanos. Los artículos297 y 298 de ese instrumento contemplan el delito de terrorismo con penas de 3a 6 años, con la posibilidad de aumento a 8 años según la gravedad de losdaños. En caso de muertes o daños a la propiedad, originados por el actoterrorista, se aplicarán las penas correspondientes a esos delitos. Como puedeverse, es necesario actualizar estas normas a la realidad actual, en la que elterrorismo es cualitativamente peor y más destructivo.

En la reforma del Código Penal que proponemos, la pena no debería sermenor de 15 años, por el solo hecho de intentar un acto terrorista. Porcometerlo y hacer que se pierdan vidas la pena debe alcanzar los 30 años depresidio. La manera de realizar la reforma sugerida debe tomar en cuanta elcatálogo de delitos de lesa humanidad establecidos en el Estatuto de Roma,donde se encuentran tipificados tales hechos. Asimismo, se debe complementar elestudio con el texto aprobado por la ONU sobre los Elementos de los Crímenesdel mismo Estatuto.

Desde el punto de vista procesal, el COPP establece el medio idóneopara el juzgamiento de ese delito, pero hacen falta la prisión adecuada paralos culpables de ese delito. De esta manera, se completará el marcoinstitucional y legal para el castigo de esos delitos.

Laprevención del terrorismo es una materia de mucha importancia, si se toma enconsideración la vulnerabilidad de las personas y los bienes en una sociedaddemocrática y pacífica. Por ello es necesario establecer controles rigurosos dearmas y rechazar de manera enérgica cualquier manifestación adversa a losderechos humanos.

Conclusiones

Nunca habrá palabras suficientes paradescribir el sufrimiento humano causado por la violencia. En el caso delterrorismo es necesario agregar que se trata de una de las formas de violenciamás injustas y violatorias de los derechos humanos. El ataque a las torresGemelas de NY, al Pentágono y los otros golpes debe ser resuelto y castigado.Corresponde al derecho penal, tanto interno como el internacional, dar unasolución jurídica a ese flagelo.

Amnistía Internacional pide, una vezmás, que se hagan las reformas necesarias y que no se deje impune un delito tangrave, que ha puesto en peligro a la humanidad y afecta duramente la pazmundial. En ese esfuerzo es necesario el acuerdo de todos los Estados delmundo, sin excepciones. Finalmente, es necesario controlar las armas de todotipo, a los fines de prevenir males mayores.

FernandoM. Fernández

Coordinador de la Sección Venezolana de Amnistía Internacional

(Amnistía Internacional es una organización nogubernamental que fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz, en 1977. Seencuentra en 160 países y cuenta con más de un millón de miembros voluntarios).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.