La seguridad como realidad social (12 al 18 de mayo de 2008)

La seguridad como realidad social
La seguridad como realidad social es móvil, inestable y dinámica, no obstante, la seguridad nace derivada de la situación de que existe un riesgo y debemos realizar un planeamiento para las personas, las instalaciones y los bienes. La prevención y la protección, como medios para obtener la seguridad son, igualmente, conceptos tan antiguos como el hombre, que están directamente ligados a su existencia, al igual que a su desarrollo económico y social.
Debemos tomar conciencia que actualmente, en la mayoría de las grandes ciudades de Latinoamérica, convivimos con una serie de riesgos y amenazas que van cambiando, mutando y adaptándose al medio pero, ¿qué está sucediendo hoy en nuestras ciudades? La inseguridad sigue vigente y cada vez más es la protagonista en los medios de comunicación asi como en los miedos ciudadanos.
Hay que dejar claro un asunto, sobre todo para los políticos: los fenómenos delictivos se pueden controlar, bajar las tasas de delitos, lo que no se puede es erradicarlos. Estamos frente a un problema social con causales multifactoriales. Hay algo que es una realidad: los riesgos y amenazas contra los ciudadanos siguen materializándose y, en muchos casos, con gran violencia.
Propongo realizar un repaso por los capítulos en los que se agrupan los principales riesgos y amenazas:
1. RIESGOS NATURALES. El último terremoto ocurrido en el Sur chico reveló las carencias de prevención por parte del Estado.
2. RIESGOS TÉCNICOS Y TECNOLÓGICOS. El último incendio ocurrido en Mesa Redonda demostró que no aprendimos la lección del gran incendio que en el 2001 le costó la vida a más de 400 peruanos. Además, la carencia de un equipamiento adecuado para los bomberos es muy urgente.
3. RIESGOS SOCIALES Y LABORALES. Anualmente mueren o quedan seriamente lesionados obreros y empleados por el hecho de carecer de equipamiento adecuado de seguridad preventiva.
4. RIESGOS ANTISOCIALES. Ya van 10 meses que no se adquieren patrulleros ni pertrechos policiales.
Por todo ello, es urgente que la propia ciudadanía asuma una cultura de seguridad preventiva, la cual venimos planteando públicamente desde el año 1998 y puede ser consultada en Internet. Mientras la seguridad pública no mejore a los ciudadanos, no podremos continuar viviendo con estos miedos que afectan nuestra calidad de vida.
César Ortiz Anderson
Colaborador de Segured.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.