Nuevamente el fantasma del chuponeo

Nuevamente el fantasma del chuponeo
Ahora le tocó el turno al jefe de la página de política del diario El Comercio, según lo denunció el propio diario con la fotografía del artilugio colocado en un poste de la telefónica, a cuatro cuadras de su casa.
Con la calma de los días transcurridos, se puede sin apasionamiento analizar los hechos. Las presunciones siempre recaerán primero en nuestros hoy alicaídos Servicios de Inteligencia, en el Gobierno, en la delincuencia ligada, por ejemplo, al narcotráfico y cuidado que desde hace muchos años se viene dando en todo el mundo y nosotros no somos la excepción al espionaje Industrial/Empresarial.
Analicemos cómo aparentemente chuponearon al periodista: según las versiones periodísticas, un aparato de regulares proporciones fue colocado en un poste de telefónica a la vista, a cuatro cuadras de su domicilio. Aparentemente, ese transmisor-receptor que por su tamaño no sería de última generación, y por su colocación en manos no muy expertas, sería no muy preciso.
Además, tendrían que haber tenido un centro de escucha base muy cerca del poste y con un personal perenne para grabar todas las llamadas. Podríamos seguir especulando mucho, pero hasta hoy los datos públicos conocidos no demuestran una clara interceptación telefónica a un punto especifico. Las investigaciones que hoy se piden quedarán en nada.
Recordemos el chuponeo en el propio Palacio de Gobierno a Toledo y quienes chuponearon a la periodista Rosa María Palacios. En ambos casos y en muchos más, a la fecha no existen culpables. Recordemos que la Constitución del Perú en su articulo 2 inciso 10 reivindica el derecho a toda persona al “secreto” y a la inviolabilidad de su comunicación y documentos privados.
Dicho esto, es lamentable que no podamos olvidar el accionar del servicio de inteligencia de Montesinos, donde sembraron escuchas y videos por doquier, entre los años 91 y 2001. Se usó de forma ilegal para el espionaje de políticos, periodistas, empresarios o cuanto enemigo del régimen aparecía.
Ya en un artículo publicado en el año 2001 advertía dónde fueron a parar un número importante de equipos de espionaje, sobre todo de procedencia israelí. Sólo un número muy reducido de equipos pudieron ser recuperados. Claro, hoy esos equipos son casi obsoletos, ya que la tecnología del espionaje avanza rápidamente. Pero esos equipos en manos de personajes expertos en estos menesteres y con fines oscuros podrían ser valiosos, precisamente preguntaría donde están los más de 100 expertos entrenados por Montesinos, sabemos de su paradero.
Finalmente, desde hace muchos años el espionaje Industrial/Empresarial es una práctica muy difundida. Como medida recomendaría realizar un barrido electrónico, inopinado dos veces por año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.