Observatorio de conflictos en Chile

xmlns=»https://www.w3.org/TR/REC-html40″>;

;

; ; ;Una de ellas quedó en evidencia cuando la clasificadora de riesgo Fitch Ratings rebajó la clasificación de riesgo de la deuda en pesos de Chile desde AA- a A+. La clasificación de riesgo de la deuda en moneda extranjera permaneció en el rango A-. ; ;Desde luego no es una rebaja brusca, pues el país se mantiene dentro del selecto grupo que tiene la calificación A en sus diversos rangos, pero sí indica el surgimiento de algunas señales de deterioro de su perfil económico, que hasta ahora era una de sus principales fortalezas. Según Fitch Ratings este nuevo rango se debe a que se evidencian fallas de tipo estructural que afectan a la economía nacional que inciden en el bajo crecimiento que se ha tenido en los últimos años. Específicamente a un persistente, aunque bajo déficit fiscal que ha sido neutralizado por la autoridad con aumento de la deuda pública y no con los efectos de un mayor crecimiento económico. Se añaden como debilidades el bajo ingreso per cápita y una deficiente distribución del ingreso en comparación con países de similar clasificación de riesgo. ; ;El punto es, entonces, retomar el impulso de crecimiento que se venía dando en años anteriores, pero para ello hay que volver a potenciar las exportaciones y desentrabar regulaciones excesivas al funcionamiento de las empresas. ; ;Una segunda señal de inquietud se expresa en un estudio de la corredora Larraín Vial que señala que si las investigaciones judiciales sobre corrupción que afectan a diversos funcionarios del Estado y sobre filtración de información desde el Banco Central se politizan, podrían derivar en una crisis institucional que afectaría ciertamente al riesgo país. Por el contrario, si ello no ocurre y tales investigaciones culminan rápidamente con la identificación de responsabilidades y la sanción a los culpables la institucionalidad saldría fortalecida. ; ;Lo que inquieta es la estimación de que podría producirse una crisis institucional, aunque no compartimos que este escenario termine predominando pues hasta aquí las instituciones han respondido bien dentro del ámbito de sus respectivas competencias. Por otra parte, si se sigue extendiendo la red de irregularidades dentro del quehacer del Estado, como si se tratara de prácticas habituales, puede afectarse la percepción externa del país considerándose que somos un país más corrupto de lo que reflejan las actuales estimaciones internacionales sobre la materia. ; ;En efecto, en las últimas semanas se ha venido insinuando en el caso GATE que no hubo dolo de parte de los involucrados sino tan solo un conjunto de irregularidades cometidas con el objetivo aparentemente «superior» de otorgar eficiencia al funcionamiento del Ministerio de Obras Públicas. Esto que bien puede ser una hábil línea de defensa judicial, podría afectar muy negativamente la imagen del país por cuanto se estaría reconociendo tácitamente la práctica de irregularidades permanentes, no sólo perpetradas sino toleradas por la autoridad como una habitualidad en la gestión pública. Hasta ahora el gobierno ha rechazado con energía una imputación como esta (en la dura réplica del ministro Insulza a la declaración de la esposa de Carlos Cruz), pero esto podría ir empañándose si el caso se profundiza y va comprometiendo a otras esferas del gobierno (por ejemplo, al ministerio de Relaciones Exteriores y el desvío de fondos reservados que también investiga el ministro en visita Carlos Aránguiz) y de la institucionalidad pública en general (como el caso de la eventual participación de procuradores del Consejo de Defensa del Estado en juicios de expropiaciones defendiendo intereses de los particulares). ; ;En todo caso, a la fecha, el riesgo país de Chile es extraordinariamente bajo en términos comparativos de la región. Según información de la propia corredora al 17 de febrero, fecha de elaboración del estudio, éste era de 155 puntos, cifra que puede compararse con los 317 de México, los 1.335 de Brasil y los 6.288 puntos de Argentina. ; ;En el caso de la filtración de información desde la presidencia del Banco Central, ha comenzado a expresarse la inquietud por sus alcances y por la repercusión que este ilícito puede tener en el mercado como elemento distorsionador. De ahondarse esta inquietud, puede afectar negativamente la imagen de la institución y comprometer la credibilidad de sus intervenciones. Dado su grado de autonomía y teniendo en cuenta su repercusión en la economía es un factor de evidente riesgo. La tendencia inicial tanto del Banco como del gobierno de bajarle el perfil al problema, también puede generar una reacción negativa de comprobarse que la autoridad, de manera negligente, no puedo prever la real magnitud del problema. ; ;Una tercera señal preocupante es el resurgimiento del debate tributario. En el mes anterior, el ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre ya había deslizado la opinión en orden a que ante la menor recaudación fiscal por las rebajas arancelarias que establecen los Tratados de Libre Comercio que ha suscrito recientemente Chile, no dejaría otra alternativa al gobierno que incrementar los impuestos, en especial el IVA, con lo cual se afectaría al conjunto de la población. ; ;En un contexto internacional prebélico, con un mercado petrolero en alza constante, que tiene por lo demás clara repercusión en los precios de varios productos importantes dentro de nuestra economía, un alza del IVA, con el obvio encarecimiento del conjunto de precios es – a lo menos – absolutamente inoportuno. ; ;En el orden interno, tanto los partidos de la oposición parlamentaria, como la Democracia Cristiana dentro de la Concertación, ya han expresado sus críticas a la iniciativa de Eyzaguirre. En distintos matices, estiman que el mayor crecimiento de la actividad económica – que se verá favorecida por la vigencia de los acuerdos comerciales – compensará el menor ingreso fiscal producido por las rebajas arancelarias. ; ;La inquietud de fondo, sin embargo, deriva del hecho que de tanto en tanto alguna autoridad gubernativa o algún partido de la Concertación recurre al expediente del incremento de los tributos para superar dificultades presupuestarias coyunturales, logrando generar un clima de incertidumbre en materia tributaria que es contraproducente si se quiere en verdad reactivar la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.