Panorama de la seguridad pública al 12 de enero 2006

PANORAMA DE SEGURIDAD PÚBLICA A ENERO 12.06.
1. En el marco mundial, Latinoamérica es una de las regiones más violentas. En términos de homicidios, es la segunda región más violenta del mundo -como sucede desde comienzos de la década-, encontrándose levemente por debajo de África, y más que duplicando el promedio mundial. Latinoamérica concentra en promedio una tasa de 21 homicidios dolosos cada 100 mil habitantes, solo superada por África que registra 22, frente a un promedio mundial de 9, al tiempo que Europa tiene 8 y los países del sudeste asiático 6. Sin considerar las naciones centroamericanas, los 4 países donde dicho indicador es más bajo son Chile, Uruguay, Perú y la Argentina, mientras que los 4 donde es más elevado son Colombia, Venezuela, Brasil y México. Pero de estos últimos donde más se ha incrementado la tasa de homicidios respecto a la década pasada ha sido en Venezuela –Caracas es la sexta ciudad con la mayor tasa mundial, con 70 cada 100 mil habitantes-, mientras que en el caso de Colombia es el único de los 4 donde la misma ha descendido significativamente, pasando de 20.167 homicidios en 2004 a 17.726 en el 2005, una de las cifras más bajas desde el año 1987, de acuerdo al informe anual presentado por la policía colombiana el 29 de diciembre pasado.
2. Además es la región del mundo que concentra la mayor cantidad de secuestros. Latinoamérica reúne el 75% de los casos en el mundo, seguida por la región Asia-Pacífico con el 14%, por Europa y la ex URSS con el 6%, por África y Medio Oriente con el 3%, y por América del Norte y Caribe con el 2%. Pero la novedad es que México ha pasado de ocupar el quinto lugar mundial a comienzos de los 80, y el segundo a principios de los 90, al primero durante 2005. Según el Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México, José Antonio Ortega, el país pasó a ocupar el primer lugar a nivel mundial, desplazando a Colombia. De acuerdo al informe presentado por Ortega el 20 de diciembre, durante el primer semestre de 2005 en México se reportaron 194 casos (32,3 por mes), en Colombia 172 (28,7 mensuales) y en Brasil 169 (28,2). Coincidentemente en la misma fecha –el 20 de diciembre, el Programa de Lucha contra la Extorsión y el Secuestro, dependiente de la Vicepresidencia de Colombia, informó que los secuestros descendieron un 51%, pasando de 698 casos ocurridos entre enero y noviembre de 2004 (58,2 por mes) a 339 en el mismo período de 2005 (30,8 mensuales), lo que se corrobora también por la Fundación País Libre, que anunció el 29 de diciembre un descenso del 47,4%. Aunque el dato central que evidencia la mayor violencia que se registra en México respecto a Colombia en esta modalidad delictiva, es la cantidad de víctimas fatales. Es que mientras en Colombia durante todo 2005 fueron asesinadas 13 víctimas de secuestros, en México fueron 43 donde frente al incremento del fenómeno el mes pasado, se elevó de 40 a 60 años la pena de prisión, y de 50 a 70 años en el caso que la víctima resulte asesinada.
3. En narcotráfico, si bien el Plan Colombia ha logrado avances se plantea el riesgo del desplazamiento del fenómeno en la región. Luego de 5 años, cerca de 4.000 millones de dólares invertidos por EE.UU. en el Plan Colombia –el quinto receptor de ayuda norteamericana luego de Irak, Afganistán, Israel y Egipto-, si bien se ha fumigado más de medio millón de hectáreas de cultivos de coca, y se han desbaratado grandes carteles, la cosecha ha decrecido solo un 7% y el país aún suministra el 90% de la cocaína y el 50% de la heroína consumida en Norteamérica según la DEA. Un negocio de cerca de 400 mil millones de dólares al año, donde EE.UU. es el principal consumidor. Es que pareciera haber cierto desplazamiento. Hacia el sur, un incremento de los cultivos en la zona andina, donde las cifras de las Naciones Unidas difundidas en julio de 2005 muestran que los mismos aumentaron un 3% durante 2004 –casi la mitad de lo que descendieron en Colombia y con variedades de mayor rendimiento-, con grandes incrementos en Perú y Bolivia, país que junto con Venezuela ha tomado recientemente distancia de la DEA. Hacia el norte, los traficantes han aumentado su influencia, particularmente en la frontera entre México y EE.UU. Según el informe elaborado por el servicio de investigación del congreso norteamericano, de julio de 2005, titulado “Los esfuerzos en la lucha antidroga bajo el gobierno de Fox”, en 4 años el tráfico ilegal de drogas de México a EE.UU. no ha variado sustancialmente. El 70% de la cocaína que entra en Norteamérica pasa por México, una estimación más alta que el 65% en 2002, siendo el país de tránsito del mayor volumen de droga con destino al norte del continente, existiendo sospechas de que los narcotraficantes mexicanos administran las rutas de exportación de las drogas colombianas -donde las pandillas juveniles han comenzado a incursionar en este delito- y los están desplazando hacia América del Sur.
4. Mientras que el tercer negocio mundial del crimen organizado, el tráfico ilegal de personas, afecta a varios países de Latinoamérica. El último Informe Anual del Departamento de Estado de EE.UU. ubica a varios países de la región como centros importantes de este delito: Paraguay, Brasil, El Salvador, Guatemala, República Dominicana y México. Sostiene que Paraguay es fuente para el tráfico de mujeres y niños a la Argentina y España para ser utilizados en la explotación sexual y el trabajo forzado, y que el mayor incremento se registró en los ultimos tres años. El único país de Latinoamérica que, según EE.UU., cumple plenamente con los requisitos mínimos es Colombia. Pero pese a ello, de acuerdo a la policía secreta colombiana unas 55.000 mujeres de dicho país son víctimas de la trata con fines de explotación sexual en el exterior, sometidas por mafias que controlan los clubes y centros nocturnos de Tokio, Madrid o Amsterdam, las ciudades que concentran el mayor número de trabajadoras sexuales procedentes de Sudamérica. El tráfico de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, después del narcotráfico y la venta de armas, con beneficios que alcanzan a los 10 mil millones de dólares al año, según cálculos de Naciones Unidas, y que anualmente cuatro millones de mujeres y niños son víctimas de la explotación laboral y sexual en el mundo, de los cuales la mitad son menores.
5. En conclusión:
a) Latinoamérica continúa manteniéndose como una de las dos regiones más violentas del mundo, como sucede desde principios de la década.
b) Es además la región del planeta con mayor cantidad de secuestros, donde México ha desplazado a Colombia y plantea hacerlo también en materia de tráfico de drogas.
c) En narcotráfico, pese a los avances del Plan Colombia hay cierto desplazamiento hacia Sudamérica y la frontera sur de EE.UU., en un contexto de un creciente rol de México.
d) Al tiempo que en tráfico ilegal de personas, países de todas las subregiones se ven afectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.