Panorama de la seguridad pública al 6 de mayo

1. El informe de Foreing Policy y la Found for Peace, señalando los países de América Latina con mayor riesgo de convertirse en estados fallidos, confirma cuáles son las subregiones más problemáticas. Un estado fallido es aquel donde el gobierno carece del legítimo monopolio del uso de la fuerza para hacer respetar la ley, al no tener un control efectivo de su territorio, por lo que no puede brindar seguridad interna a sus ciudadanos y menos aún enfrentar el crimen organizado en todas sus modalidades. Por ello, el segundo informe anual de Foreing Policy y la Found for Peace, realizado sobre 148 naciones, señalando cinco naciones de la región con mayor riesgo de convertirse en estados fallidos, confirma que Centro-América y el Caribe y la Zona Andina son las subregiones más problemáticas, ya que tres países pertenecen a la primera (Haití, Guatemala y Nicaragua) y otros dos a la segunda (Bolivia y Colombia). En Centro-América y el Caribe, en líneas generales, la cuestión central son las pandillas juveniles mientras que en la Zona Andina lo es el narcotráfico.
2. En Centro-América y el Caribe la mayor preocupación interna es la violencia generada por las pandillas juveniles. En América Central, desde febrero, los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador –donde el mes pasado tuvo lugar la II Convención Antipandillas- reforzaron sus políticas contra las maras, incluso incrementando sustancialmente la participación de las Fuerzas Armadas, como en el caso de Guatemala. En la última década las pandillas han expandido su actividad, pasando de los robos menores a realizar secuestros e incursionar en el narcotráfico. Una problemática que no sólo preocupa a EE.UU. y a los países de la subregión, sino también a América Latina (México, Ecuador y Perú), Oceanía (Australia), Europa (España) y Medio Oriente (el Líbano). Y a nivel externo, la principal cuestión de Centro-América y el Caribe, es su carácter de ser el principal punto de exportación de drogas a EE.UU., quien es a su vez el principal consumidor mundial.
3.En la Zona Andina, sin dudas la cuestión central es el narcotráfico, encontrándose en la misma Bolivia, Perú y Colombia, los tres principales productores y exportadores mundiales de cocaína, en un contexto donde si bien se registran avances en el último paralelamente parecieran existir retrocesos en los dos primeros. Mientras en Colombia -que afronta un aumento de la violencia a semanas de la elección presidencial- el último año se erradicó un récord de casi 170 mil hectáreas de cultivos ilícitos, en cambio en Perú y Bolivia se estima que las áreas cultivadas con coca crecieron en 2005 un 38 y un 10% respectivamente. Según el último informe sobre la lucha antidrogas del Departamento de Estado de EE.UU., la captura de 228 toneladas de cocaína en Colombia durante el año pasado es un récord para cualquier país, mientras que en Bolivia en 2005 por cuarto año consecutivo creció el área dedicada al cultivo de coca, donde además preocupa el aumento de la influencia de los cocaleros tras la llegada al poder de Evo Morales. En el caso de Perú, aunque el gobierno sostiene haber cumplido su meta de eliminación de cultivos, los grupos cocaleros se habrían hecho más organizados, estando algunos de ellos vinculados con facciones de Sendero Luminoso.
4. Pero ello no significa que el sur de la región no tenga sus problemáticas, como lo demuestran algunos hechos recientes. En Chile, en la localidad de Talagante, ante los crecientes asaltos y asesinatos en el transporte público están implementando medidas como la instalación de cabinas blindadas, sensores para el ingreso y egreso de pasajeros y monitores de televisión. En Paraguay, ante la ola de robos en los ómnibus del área metropolitana reforzaron la semana pasada la presencia policial, con 400 efectivos adicionales, país que logró ayer la captura en Argentina de cinco sospechosos del secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente Raúl Cubas. En Uruguay, preocupa la tendencia al aumento de los homicidios en la ciudad capital (Montevideo) durante el mes pasado, y de los hurtos en los principales centros turísticos (Punta del Este) registrado en el verano. Finalmente, en el centro del continente, en México, que está primero en cantidad de secuestros reportados y con un creciente rol en narcotráfico, en Acapulco, la semana pasada los ciudadanos se movilizaron contra la violencia, donde días antes aparecieran las cabezas decapitadas de dos policías frente a un edificio gubernamental.
5. En conclusión:
a) En América Latina, el informe de Foreing Policy y la Found for Peace, señalando cinco países de la región con mayor riesgo de convertirse en estados fallidos, confirma que Centro-América y el Caribe y la zona Andina son las subregiones más problemáticas.
b) En Centro-América y el Caribe, la mayor preocupación interna es la violencia generada por las pandillas juveniles, mientras que a nivel externo ser el punto principal de exportación de drogas hacia el norte del continente.
c) En la Zona Andina, claramente la cuestión central es el narcotráfico, con todas sus implicancias en la sociedad en general y en la criminalidad en particular.
d) Aunque ello no implica que en Sudamérica, los países no tengan sus problemáticas, como en los casos de Chile y Uruguay, naciones que siempre se han caracterizado por tener una situación más controlada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.