¿Qué pasa en nuestras ciudades? (21 al 27 de enero de 2008)

¿Qué pasa en nuestras ciudades?
En mi opinion, deberíamos empezar por los factores demográficos, como por ejemplo, la causa estructural. ¿Qué pasa en nuestras ciudades en cuanto a seguridad ciudadana? ¿Qué sucede en las principales ciudades de Latinoamerica? Se da un importante número de migrantes del interior del país atraidos por la gran ciudad, la cual no está preparada para recibir a esa cantidad de ciudadanos.
Como resultado de ello, aumentan los cinturones de miseria que hoy nos rodea y muchas de esas personas sufren exclusión social, sumada a otros factores como la violencia intrafamiliar, la falta de oportunidades, de servicios básicos y otros problemas y conflictos.
Por ende, estas personas son consideradas de alto riesgo para cometer algún tipo de infracción o delito. En la criminología, se dice que el hombre es más hijo del medio ambiente que de sus padres. No hay nada más cierto, el medio ambiente logra influenciar en sus conductas y actitudes, sobre todo en los adolescentes y jóvenes.
La criminalidad está en un constante cambio, hay nuevas modalidades de delitos y nuevas formas delictuales. Cuando hablamos de inseguridad ciudadana, no sólo nos referimos a los delincuentes de poca monta que cometen hurtos o arrebatos. Hoy existen verdaderas organizaciones criminales, incluso internacionales. Hoy uno puede desayunar en Lima, almorzar en Bogotá y cenar en Buenos Aires.
La tecnología nos permite estar físicamente donde queremos estar. A manera de ejemplo, les puedo contar el caso de un grupo de colombianos que llegaron a Lima para cometer un secuestro. Una vez realizado, viajaron al día siguiente para Colombia. Los sicarios también usan esa modalidad, no hay barreras de tipo tecnológico para poder hacer transferencias de dinero a cualquier parte del mundo.
Igual sucede con las comunicaciones a través de Internet. Sabemos en tiempo real lo que pasa en Tokio o Madrid. Definitivamente, hoy la delincuencia tiene más aliados tecnológicos que antes. La pregunta es: Nuestras fuerzas de seguridad pública, nuestras leyes y la administración de justicia, ¿están a la altura de semejante reto? o es que ellos están siempre un paso hacia adelante debido a la falta de voluntad política, recursos apropiados o personas que conozcan la materia.
EL Estado tiene la obligación de actuar con eficacia frente a la inseguridad ciudadana. Para ello, primero tiene que identificar sus causas para poder desarrollar estrategias adecuadas y contrarrestar la inseguridad.
El fenómeno de la inseguridad ciudadana debería ocupar un lugar importante en las agendas de los Estados. En la mayoría de los países de Latinoamérica, sigue siendo un tema pendiente de solución. Es sin lugar a dudas uno de los mayores retos que enfrentan actualmente los Estados.
Debería manejarse un proyecto estratégico de seguridad ciudadana en la región, sobre todo para combatir el crimen organizado y el terrorismo. Los Estados deben de adoptar medidas de previsiones y acciones a través de sus instituciones de seguridad pública. Todo ello tiene un costo y allí es donde nos topamos con la clásica frase ‘Los siempre limitados recursos para la seguridad ciudadana’.
Esto es un error, veamos el costo/beneficio. Los delitos no sólo afectan la seguridad y la tranquilidad de los ciudadanos, sino también los intereses nacionales de un país como por ejemplo la inversión extranjera y nacional y el turismo.
Para apreciar de manera más cuantificable la relación costo/beneficio de invertir en la seguridad ciudadana, analicemos las estadísticas (las que sean confiables) por año de las ocurrencias delictivas y cuantifiquemos económicamente esos daños.
Podría asegurarles que cualquier inversión se justifica. Las vidas humanas que se perdieron, producto de las acciones delictivas, no tienen precio. Comparativamente, serán mayores las ventajas y beneficios que obtendrá el país, si sabe enfrentar los problemas delictivos.
César Ortiz Anderson
Colaborador de Segured.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.