¿Qué resultados podría traer el llamado ¨Petrogate¨?

¿Qué resultados podría traer el llamado ¨Petrogate¨?
Para poder interceptar las comunicaciones ajenas, en general, se necesita personal entrenado y capacitado para ello, un buen financiamiento para comprar equipos, sistemas y conciencias, además de una falta de escrúpulo a toda prueba. Sin duda ello no es nuevo, estamos hablando de una vieja e ilegal práctica. El caso más sonado en el mundo sin duda ocurrió en los EE.UU., el cual salió a la luz pública el 17 de junio del año 1972.
Este caso fue conocido como el «Watergate», el costo fue la renuncia dos años después del presidente Richard Nixon, en ese caso cinco personas fueron detenidas cuando intentaban instalar equipos electrónicos para poder espiar al comité nacional demócrata. Esto ocurrió y de allí el nombre del caso en el hotel Watergate, en la ciudad de Washington.
Los periodistas Bernstein y Woodward del diario The Washington Post, fueron los que dieron a conocer semejante escándalo. En nuestro caso «Petrogate», no se tiene ni la menor idea de quienes están detrás de las ilícitas escuchas, como tampoco se conoce dónde fueron a parar los equipos para estos fines comprados en la era Montesinos y hoy se pone en duda si hubo o no compras en el Gobierno anterior y dónde estarían esos equipos.
Por si no lo recuerdan, en el Gobierno de transición de Valentín Paniagua se encontraron algunos aparatos de escuchas en el despacho presidencial, en el despacho del ministro de justicia de ese entonces García Sayan. También se halló un micro transmisor ya desactivado, por ello lo primero que hice como asesor en el ministerio de justicia en el año 2002 fue realizar un barrido electrónico con el apoyo de una empresa privada, y señalo ello por que tan importante como hacer un barrido electrónico es saber quién lo hace.
También conversé con el presidente del INPE de ese entonces donde yo era su asesor para realizar el mismo trabajo en áreas sensibles de la institución y en las comunicaciones. Lamentablemente, al haber un costo y por la falta de presupuesto que arrastra instituciones como INPE, la labor no pudo ser realizada.
En el Gobierno de Toledo el también fue Chuponeado desde el propio Palacio de Gobierno, y en el mes de junio del año pasado en Cajamarca se dio un bochornoso caso de escuchas a un religioso y la presunta venta de información clasificada por parte de algunos elementos de una institución tutelar. Hasta la fecha ninguno de estos casos y otros han dado con los responsables directos.
Los Estados están en su legitimo derecho en un gobierno democrático de defenderse vía sus instituciones de seguridad como lo son los servicios de inteligencia, con una serie de equipos y sistemas de inteligencia y contrainteligencia para hacer frente a los enemigos del Estado como son por ejemplo el terrorismo, la delincuencia organizada o el narcotráfico.
Por ejemplo, hay instituciones como la DEA que cuenta con equipos muy sofisticados de interceptación telefónica y de comunicaciones para la lucha contra el narcotráfico y claro que eso es valido siempre y cuando se maneje con un control apropiado. Propongo realizar una profunda auditoria desde la comisión de defensa del Congreso de la rRepública y que sus resultados sean analizados en audiencia privada, ya que lo que está en juego es la seguridad nacional.
De todos los equipos que se encuentren en poder de los aparatos de inteligencia y seguridad pública del país, pero también conocer quién es el personal que ha sido debidamente capacitado y entrenado para operarlos. Ello se debe hacer con expertos externos a estas instituciones ya que no pueden ser juez y parte de estas auditorias, debe quedar muy claro que todo espionaje de las comunicaciones sin una orden judicial es un delito. Paralelamente, es importante acabar con el vacío legal que se da en la Ley de Servicios de Seguridad Privada que ya fue promulgada el 16 de agosto del año 2006 y hasta la fecha no puede ser reglamentada, por ello no se puede aplicar dicha ley.
Es cierto que quienes están manejando estas ilegales escuchas en el caso «petrogate», están manejando a cuentagotas y dosificando sus entregas a los medios de comunicación y soy un convencido que tienen material que traerán mas de un destape. Si preguntásemos si el fin vale los medios las opiniones podrían estar divididas, lo mejor vuelvo a insistir es que «todos» los que alguna manera están involucrados o vinculados levanten sus secreto a las comunicaciones.
Felicito al ciudadano Jorge del Castillo por hacerlo, agregando que tan importante como investigar estas escuchas es que estas investigaciones sean prolijas para llegar a la verdad, ya se debe trabajar para que la industria del espionaje ilegal desaparezca, para ello se debe modificar la sanción para los que realicen interferencia en las comunicaciones ya que en la actualidad de acuerdo a la ley 27697, en su artículo 162 dice que será reprimido con pena privativa a la libertad no menor de uno ni mayor de tres. Lo comentaba en un anterior artículo en los EE.UU., las penas por este delito es de quince años y sanciones económicas muy fuertes.
Comparto plenamente la indignación de algunas personas aludidas, ya que fui también difamado, que no se debería manchar tan fácilmente las honras si no hay pruebas que así lo comprueben. Tuve que esperar casi cuatro años para que en el juicio oral mi principal acusador dijera lo que venia sosteniendo en todas las instancias donde fui investigado, la verdad, que me difamó por supuestas presiones, pregunto quien me devuelve el daño causado, moral, económicamente y de salud.
Yo no utilicé el argumento de haber luchado por la democracia, sin embargo, es cierto que yo no marché por las calles protestatando contra la dictadura, yo la enfrenté primero realizando los trámites de asilo para el jurista Alberto Borea Odria que por esos años 92 era perseguido y amenazado de muerte junto con un empresario. Luego en el año 2001 volví a enfrentar a una dictadura herida pero no menos peligrosa brindando seguridad a la familia del que presentó públicamente el video Montesinos/Kouri, que fue el acto que se trajo abajo a esa dictadura. Hay quienes no nos gusta estar jactándonos de lo que a mi entender es una obligación defender a nuestro País.
Finalmente, en la actual coyuntura donde el riesgo de estar siendo espiado por diversos motivos es muy alto, recomiendo a los empresarios realizar de forma inopinada, pero periódica, un barrido electrónico no solo a sus comunicaciones sino a sus ambientes privados también. Una información sensible de una importante empresa puede valer mucho dinero, así como una conversación entre corruptos puede traer resultados insospechados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.