Quien tiene la información, tiene el poder

Quien tiene la información, tiene el poder
En estos tiempos la información es fundamental, tanto para la defensa como para el ataque. En todas partes se cuecen habas. En España, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid acaba de abrir una investigación tras las denuncias presentadas de una supuesta red de espionaje que vigilaba a miembros del gobierno regional y de la alcaldía de la capital española.
Según la denuncia presentada por el periodista del diario el País Francisco Mercado, las labores de espionaje las habrían realizado ex agentes al servicio de la comunidad de Madrid. Volviendo a nuestra realidad, el espionaje realizado por la empresa «Business Track», va mucho mas allá del escándalo de los «petroaudios». Se está videnciando que realizaron numerosas grabaciones así como intercepción de los correos electrónicos de políticos, empresarios, periodistas, etc.
Hay un detalle que no está siendo analizado como debería hacerse, según mi opinión, y es la participación de por lo menos dos técnicos en telefonía que facilitaron los «pinchados» de los teléfonos. Así hubiese sido un service de la telefónica, es gravísimo. ¿Qué tipo de control de seguridad está realizando la telefónica u otra empresa de comunicaciones para evitar que ello suceda? Tengo entendido, y habrá que verificar esta información, que algunos funcionarios de telefonía fueron condenados a penas de prisión suspendida por haber colaborado con casos de interceptación ocurridos años atrás.
Si ello fuera cierto es una práctica común y por lo actuado no hicieron absolutamente nada para evitar que se repita este delito. Hasta la información que se tiene pública, no estamos ante un espionaje empresarial, entre los nombres de las victimas de casi un año de «chuponeo». Hay políticos, ya estamos entrando en el campo de la seguridad nacional, tanto la comisión del congreso encargada así como la fiscalia señalan que están en la punta de un iceberg, queda mucho por identificar tanto espías como espiados.
Hay otras empresas también que realizaban estas interceptaciones, hay muchas preguntas por responder, por ejemplo ¿a quién pertenecían los equipos e instrumentos para realizar el espionaje? ¿quiénes eran los clientes para los que trabajaban? ¿cuánto cobraban por esa labor? ¿había personal de las compañías de telefonía trabajando para ellos? Sin embargo, lo más grave sería que el personal de la propia Marina de Guerra esté involucrado en estos hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.