Schwarzenegger y Rambo en Colombia

Queridoslectores, no se trata de una información sobre una nueva película de estosduros del cine, ni la búsqueda de nuevos mercados para los Planet Hollywood,de los cuales ellos poseen una gran tajada; sino de la más bizarra y crudarealidad.

Ennuestro vecino país, Colombia, motivado a la gran cantidad de dinero que elCongreso de los Estados Unidos de Norte América, aprobó para el Plan Colombia(1.300 millones de dólares), no esperan otra cosa que ver que ese dinero seabien administrado y que se produzcan resultados. Para ello, qué mejorestrategia que enviar dos oficiales, ambos con el rango de generales, uno denombre: James N. Soligan y el otro Keith Huber, para acometer tal misión.

Ambosgenerales, trabajan bajo el mando del general Peter Pace, quien es el nuevoComandante del Comando Sur, en reemplazo del general Charles Wilhelm.

Desaparecidoel “monstruo del comunismo” la principal responsabilidad del Comando Sur era elCanal de Panamá. Culminada su entrega,la preocupación era la ayuda humanitaria en Centroamérica a consecuencia delpaso del huracán Mitch. Finalizada esta tarea, lo único que le quedaba porresolver al Comando Sur es el “pequeño” problema del narcotráfico y suprincipal productor, Colombia.

Sobreel derroche de estrellas (los generales), puedo decir que James N. Soligan, esgraduado en la Fuerza Aérea de E.E.U.U, ingeniero con maestría enAdministración de Empresas, en ambos casos egresado de la Universidad deHarvard, actual director de Estrategias, Políticas y Planes del Comando Sur,siendo su responsabilidad la de diseñar la política militar de 32 países. Aesto se suma que es un experto aviador con más de 4.000 horas de vuelo, por loque se dedicará al máximo en la planificación y coordinación de lasinterdicciones de los aviones cargados con droga, como también servirá deintermediario para el uso de radares aéreos que se encuentran en sueloColombiano, Aruba y Curacao, negociándose otro que posiblemente estará ubicadoen El Salvador, a objeto de crear una verdadera cortina de hierro, en Centro ySuramérica; sin mencionar otros sistemas de radares y uso de satélites,situados en Texas, Virginia y Puerto Rico, que evitarán la circulación deestos piratas de la droga en el Pacífico Oriente.

KeithM. Huber, es actual Director de Operaciones del Comando Sur, fue asesor militaren Haití. Ha ganado todas las medallasexistentes, es un hombre de Infantería, rudo, especialista en operacionesespeciales, instructor de inteligencia militar, en Huachuca, Arizona y seráquien tenga la tarea de asegurar losplanes y las estrategias militares del Plan Colombia, o sea logística y que losplanes operativos se cumplan.

Lamatríz de todo este coloso PlanColombia, es la base militar de Tres Esquinas, Colombia, donde desde ya seestán preparando 3,000 hombres del Ejército, quienes tendrán la tarea inicialde asegurar la fumigación de los cultivos de coca, situados en el Caquetá,Putumayo y Guaviare, donde hay mas de 70 mil hectáreas cultivadas de coca.

Hastaeste punto sin profundizar los pormenores de los equipos militares de tierra,aire y agua, estamos hablando de una operación militar de grandes dimensiones,la cual no tiene precedentes dentro nuestro hemisferio, que con lo riguroso dela gerencia militar norteamericana, contemos que todo y escúchese bien todo loplanificado se llevará a cabo.

Conesto no quiero decir otra cosa, que quién sobre este planeta, nos puedegarantizar a nosotros los venezolanos, que no seremos tocados por lostentáculos de esta medusa llamada Plan Colombia. O una vez terminado el mismo yque todo Dios mediante resulte dentro de parámetros aceptables, ¿cuál será eluso de los equipos militares que están elevando a Colombia a una posiciónenvidiable sobre nuestro país y continente?. O es que acaso existen interesesdel coloso del norte para formar finalizado este conflicto una fuerza colombiana que ya se encuentra a sus pies,para utilizarla contra los no amigos o no certificados por los norteamericanos?

Quieroser lo más serio y responsable posible, remitiéndome a ciertos hechos, sinhaber iniciado la parte más agresiva de las operaciones, ya observamos que enla zona del sur del Lago de Maracaibo, se encuentran radicadas 120 familiascolombianas, luego de huir de una zona conocida como La Pista de donde fueronobligados a retirarse, luego que paramilitares les ordenaran el desalojo, bajoamenaza de ser asesinados, para ello les dieron 15 días y por si quedase algunaduda de la seriedad de la demanda, un comerciante de nombre: Henry Hernández,fue degollado por negarse a cumplir la orden.

Estainformación fue lograda luego que un representante del Alto Comisionado de lasNaciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, visitara la zona, comentandoigualmente que Venezuela forma parte del protocolo sobre Estatuto de Refugiadode 1967, por Ley Aprobatoria del 6 de Mayo de 1986 y publicada en 2 de Julio deese año, en la Gaceta Oficial, donde Venezuela está en la obligación de darlesdocumentación y garantizar todos sus derechos civiles y políticos deextranjeros.

Estodesde un punto de vista humanitario está muy bien, pero ahora son 120 familias,pero cuando esta cifra aumente y entre esos desplazados ingresen infiltradosirregulares, paramilitares, narcotraficantes e incluso delincuentes, huyendo dela confrontación y luego establezcan en nuestro territorio sus campamentos.Llegará entonces el momento que igualmente le pedirán a nuestro Gobierno una “zonade despeje”, para poder hablar de paz. Allí nos despertaremos y nos daremoscuenta que ya es tarde, que la noticia que afectaba a nuestro hermano país, yano es ajena a nosotros, porque ahora tenemos el problema en nuestro territorio,resultado del famoso plan “C”. Pero todo será ya muy tarde, inclusopara pensar si habrá para Venezuela un Plan Colombia si nos ocurriera lo mismo.

Hayque estar claros en dos cosas, una la combinación explosiva del narcotráfico,paramilitares y guerrilla, que para mi son todos los mismos con diferentedisfraz, lo cual hace a la guerra que se libra en Colombia una nunca anteslibrada en estas latitudes, por lo que amigos norteamericanos las cosas en vezde mejorar pueden empeorar y afectar la estabilidad de América del Sur. El otroaspecto que no se toca por ningún lado, que incluso tiene frenada la ayuda dela Comunidad Europea al Plan Colombia, es que el plan militar estásobredimensionando a los programas de ayuda social, los cuales deberían tenerigual importancia, motivado al gran impacto que se va a ocasionar durante esteconflicto.

GeneralFernando Tapias, Comandante de la Fuerza Militar Colombiana, quien defiende elpostulado de que los vecinos no seremos afectados, sea usted mismo el juez deeste art
ículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.