Seguridad familiar

“Lo que se construye a través de los años, se puede acabar en cuestión de segundos”
Al salir de su hogar, en el trayecto a la oficina, en el centro comercial, en el banco, en las escuelas, en los restaurantes, hasta dentro de los aeropuertos, los delincuentes están al acecho y atacan en el momento menos esperado. Cuando más indefensa resulta la víctima, mayor es la probabilidad de que se convierta en fácil carnada.
Ante el problema de la inseguridad, a los ciudadanos solo les queda el camino del conocimiento, de la preparación, del entrenamiento en materia de seguridad, de cómo deben de actuar antes, durante y después de un robo, un asalto o un secuestro.
No confíe en la suerte. El conocimiento, la prudencia y el entrenamiento son mucho más útiles.
He aquí algunos consejos prácticos que le pueden ayudar.
1. Siempre observe, observe, observe. El factor que utilizan los maleantes contra sus víctimas es el factor sorpresa. Pregúntese si alguna vez ha sido víctima y seguramente dirá que ni se dio cuenta de donde salieron. El principal temor de los maleantes es que los vean, porque temen ser reconocidos. Por ese motivo si observamos en todo momento a nuestro alrededor y si por casualidad una persona tiene la intención de atacar y es visto previamente, difícilmente te atacara. Desarrolla esta habilidad de observar en todo momento, cuando sales de tu casa, en el banco (observa a quienes en apariencia están llenando fichas en la mesa central del banco) y si la persona tiene los zapatos sucios, aléjate inmediatamente, ya que es un punto que en general el delincuente descuida.
2. Seguridad en el trayecto. Medidas simples y básicas como no salir a la misma hora y por la misma ruta, puede ser suficiente para minimizar cualquier riesgo. Para aumentar la seguridad en los autos y protegerse del famoso cristalazo, es recomendable ponerle películas de protección a los cristales de tu auto, el cual resistirá al golpe y te dará tiempo para escapar y/o pegarle al auto de adelante y al involucrarse, el maleante desaparecerá.
Es común que por las noches seas perseguido en tu auto para ser asaltados o secuestrados y mientras no seas amagado, no te detengas. Una de las técnicas aplicadas para asegurarse de que te van siguiendo es la técnica Z. Consiste que del carril de alta, pases al carril de baja e inmediatamente vuelvas al carril de alta, si el carro de atrás hace exactamente lo mismo que tú, te van siguiendo. Inmediatamente trata de escapar, no te detengas, toca el claxon, métete en sentido contrario, metete a centros comerciales, calles bien iluminadas, usa el celular, pégale a otro auto, si es necesario, pero no te detengas. Solo en caso de que te atrapen, cambia inmediatamente la estrategia será, conservar la calma. Decía un filósofo: “Debemos mantenernos serenos ante las emergencias porque solo de la serenidad surge el pensamiento inteligente, el valor y la inspiración”, esta es la clave. Si los retas o desafías, los metes a su modus vivendi, que es la violencia. Si conservas la calma, les rompes su esquema y tendrás altas probabilidades de evitar ser lastimado.
3. Seguridad en el hogar. En estos tiempos cualquier casa, debe tener cuando menos un sistema de protección, ya que como se mencionó el maleante antes de atacar observa y si detecta algo que le atraiga y no encuentra ningún riesgo para él, puedes ser su víctima. Medidas simples pueden ser el colocarse el sistema de monitoreo que venden en el mercado el cual da aviso a la policía, pero lo que ahuyenta al delincuente es el letrero que ponen de que esta casa está protegida por tal sistema. Otra medida es colocar lámparas de 350 watts con sensor de presencia y cuando llegues en tu auto o caminando y atravieses la línea imaginaria, el área se ilumine, el maleante teme a ser visto. Protege el perímetro de tu hogar, colocando puntas filosas o pedazos de vidrio. Estas simples medidas pueden ser suficientes.
4. Armas en el hogar o en el auto. Totalmente prohibido, por ningún motivo consideres que una pistola, puede ser una buena medida.
– Tener una pistola en casa implica que estés capacitado y adiestrado y sobretodo a dispararle al enemigo, porque si lo dudas, el si te puede matar.
– Tener una pistola en casa, implica que tengas el permiso de la SDN, ya que si disparas y matas, tu desprestigio puede ser tremendo.
– Tener una pistola en casa implica que lo tengas a tu alcance para actuar en caso de una emergencia, pero si tus hijos son pequeños o adolescentes un verdadero peligro.
5. El mejor sistema de seguridad en el hogar. Un perro y entre más feo es mejor. El perro presiente el peligro, el perro ladra (genera ruido), el perro puede ser entrenado y atacar.
6. Vinos, mujeres y chantajes. Evite hasta donde sea posible ir a esos lugares, conocidos como table dance, ya que siempre estará en peligro, sobretodo si va solo.
Peligros como el que sea drogado, asaltado, pague cuentas que no consumió, por mencionar algunos.
7. Secuestros. Este es un tema muy sensible, que se debe de tratar en un ambiente cerrado. La única recomendación que puedo darles es que tengan un plan familiar. Un plan de comunicación y claves con los integrantes de la familia. Eso les permitirá no ser sorprendidos, ya que como saben existen muchos secuestros conocidos como virtuales y ante la ausencia de un plan, son sorprendidos.
La actitud lo es todo. Esta frase me recuerda aquella reflexión de dos hombres que se iban de cacería, uno de actitud positiva y otro de actitud negativa, y cuando estaban frente al león, el hombre de la actitud positiva se agacha lentamente para ponerse los tenis y el hombre de actitud negativa le dice estás loco, TU crees que le vas a ganar correr al león, y le contesta al león no, pero a ti si…
Si mantienes una actitud positiva todo el tiempo, caminas con gran energía, te mantienes atento a tu ambiente, te puedo asegurar que el maleante lo pensará antes de atacarte.
Conclusión:
Deseo que nunca tengan una situación que ponga en riesgo tu integridad y que si lo tuvieran, sepan como actuar de tal manera que no salgan lastimados. Recuerden las cosas materiales tarde o temprano se recuperan, la vida jamás.
No olvides que la observación, la serenidad y la actitud pueden ser armas letales para el maleante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.