Un destino a la inseguridad… El turismo

Un destino a la inseguridad… El turismo
Turismo es el movimiento migratorio temporal por aire, mar o tierra que desplaza a las personas de un punto geográfico a otro. En algunos países de Latinoamérica como México, Brasil ó Costa Rica el turismo genera directa o indirectamente un número realmente importante de divisas en su economía estoy convencido que estos y otros países de la región tendrían un número mucho más importante de turistas si no tuvieran problemas de seguridad ciudadana de larga data y tan complejo.
Muchas cámaras de turismo apuestan a un crecimiento importante en ese sector sin embargo la realidad demuestra que hay una creciente delincuencia en la región que podría alterar esas iniciativas. Desde mi punto de vista promover masivamente el turismo en un país que ha descuidado su seguridad interna es por lo menos irresponsable.
La seguridad ciudadana es un bien público que el Estado debe garantizar y la sanción debe ser igual de drástica contra el que asalte a un turista ó a un nacional, si queremos realmente consolidar el turismo deben existir mecanismos de seguridad ciudadana sólidos que garanticen ámbitos tranquilos y solo así se podrá incrementar la influencia de turistas. El turista debe sentir que aunque esta lejos de casa, estará como en su casa. Para ello los ciudadanos juegan un rol importante ya que cada uno debería ser un protector del turista, brindándole apoyo sobretodo si perciben que esta en riesgo ó peligro inminente.
Realmente no son cifras importantes que se registran en agravio de visitantes extranjeros por ejemplo : en el Perú en el año 2005 se registraron 287 denuncias. Pero cada turista que pasa algún percance si es víctima de algún delito se lo cuenta a 20 personas como mínimo convirtiéndose así en el peor propagandista del país visitado. Los delitos que mayoritariamente sufren los turistas son de tipo patrimonial, es decir, sustracción de equipajes, estafas, robos en la vía pública, robos ó asaltos en sus centros de hospedajes, asaltos en los vehículos entre el aeropuerto y su hotel.
Así también como el aprovechamiento de algunos empleados o comerciantes inescrupulosos que les aplican tarifas abusivas. Los delincuentes abordan a los turistas generalmente desde el aeropuerto fingiendo ser honrados taxistas ó empleado de hoteles ó transporte de buses, también usan la modalidad de “la marca” persiguiendo al turista hasta su centro de hospedaje y al menor descuido cometer un robo o asalto. Esta claro que existen pequeños grupos especializados en asaltar a los extranjeros.
Lo importante es tener estrategias desde los puntos de llegada de los turistas, en las rutas turísticas y hospedajes se debe colocar elementos de seguridad pública mimetizados para no incomodar a los visitantes y además de programar operativos inopinados. Algo de suma importancia es que el turista se sienta apoyado desde un inicio si es víctima de algún delito y que no perciba que el delito que le ocurrió va a quedar impugne.
Finalmente si queremos un aumento significativo de turistas debemos realizar todos los esfuerzos posibles para ofrecerle una estadía segura y agradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.