Una condena que genera muchas dudas

Una condena que genera muchas dudas
Que Magali medina sea una periodista de espectáculo polémica, irreverente y divertida nadie lo duda por eso el rating que mantiene por más de una década, lo que no nos queremos dar cuenta es que se ha sentenciado a la persona y no al personaje de la televisión.
Muchos sostienen que ella hace tiempo merecía una sanción, pero de allí que se le condene de prisión efectiva por un delito contra el honor no solo es un exceso en mi opinión, es una arbitrariedad. La sentencia dictada por la jueza del 27 juzgado penal de Lima, hay que confirmar la versión de un medio local que señala que es precisamente esa jueza la que no quiso la detención en la etapa de la investigación policial, de los secuestradores del joven Andre Casalino, el joven que estuvo encerrado de manera inhumana en el horno de una panadería.
De ser ello cierto, entonces a criterio de la jueza es más peligroso para la sociedad. Magali Medina y Ney Guerrero que un secuestrador avezado, sin duda un caso digno de ripley, sobre todo en un sistema penitenciario donde faltan cupos, para poder poner a buen “recaudo” a los delincuentes avezados, lo pongo entre comillas porque sabemos que hoy nuestras prisiones son inseguras.
Lo cierto es que tenemos un poder judicial donde algunos magistrados no solo no encierran a delincuentes avezados, sino que además abren las rejas sin que estos cumplan sus respectivas sentencias valiéndose de algunas triquiñuelas legales. Para certificar esto bastará hacer una revisión periodística de las últimas denuncias. Por ello la jueza con este controvertido fallo le hace flaco favor a un ya desacreditado poder judicial y me refiero a las últimas encuestas, además no estamos analizando algo sumamente importante «no hay delito de opinión en el Perú».
Observamos como algunos ampayados y no difamados por la popular urraca hoy salen a tratar de hacer leña del árbol caído, que pena da sobre todo aquellos que tienen rabo de paja y son los menos indicados para levantar el dedo acusador, pero hay algo que hoy todos debemos reconocer existe un comportamiento en el mundo de la farándula y el deporte antes y después de «Magali», ¿acaso todo esos ampay no fue un freno para algunos excesos que gente de la farándula y el deporte cometían?
En mi opinión fue positivo ya que trascendió del ámbito de la farándula o el deporte para que parte de esos televidentes evaluaran las consecuencias de esos excesos. Que por otro lado se realizaban en la vía publica.
En la parte legal deberíamos solo analizar lo actuado como que:
• Con esta sentencia se ha violentado el principio de unidad de la jurisprudencia ya que los fallos judiciales deben ser uniformes y predecibles, principios que tengo entendido no se han cumplido a cabalidad en este caso.
• Se ha violentado su derecho de defensa al no proporcionar copias de la sentencia condenatoria para que pueda recurrir con prontitud a los medios impugna torios que la ley nos provee a todos.
• No se le permitió la presentación de testigos, acto fundamental para la probanza de un hecho que fue investigado por un equipo periodístico.
• Por lo actuado resulta claro que su querellante tuvo la facilidad de contar con sentencia a su favor sin siquiera haberse apersonado al proceso, actuando por medio de un representante, quienes hemos leído algo de leyes sabemos que el derecho al honor es un derecho personalísimo a tal punto que su defensa solamente procede a petición de la parte que se considere afectada. Pregunto: ¿cómo se le puede dar la razón a quien ni siquiera se ha constituido al proceso en el que defiende su honor?
Al trabajar un año como asesor de la alta dirección en las prisiones puedo afirmar que estar allí más que un calvario es un infierno por las condiciones de nuestros establecimientos penitenciarios y esa reflexión va para todos los que allí se encuentran.
Finalmente, no hay elementos probatorios para afirmar que es una cortina de humo, pero lo que no debemos hacer los ciudadanos es dejarnos engañar por efecto de la coyuntura. Por lo pronto ya apareció un video de Rómulo León Alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.