Viajar en navidad sin morir de estrés (12 al 19 de diciembre 2003)

 

Diciembre es junto a agosto el mes en el que eltráfico de pasajeros por aire es más intenso en los países occidentales.  Las personas aprovechan estos días paratomarse un asueto y reencontrarse con sus familiares, quienes a menudo viven enotras latitudes.  Las estadísticas delBanco de España, por ejemplo, indican que durante esta época la entrada ysalida de pasajeros por los terminales aéreos puede ser superior a los 7millones, 10 veces más que en otros meses.

 

Aún hoy en día trasladarse en avión –de cualquiertipo y tamaño- es infinitamente más seguro que hacerlo en carro.  No obstante, creemos con Gavin de Becker quela percepción en cuanto a la experiencia de esta modalidad de transporte fuemodificada en forma radical por los atentados del 11 de septiembre y lasmedidas adoptadas posteriormente por el gobierno estadounidense, que afectan tanto a laslíneas locales como a todas aquellas que tengan rutas desde o hacia esa nación.

 

A pesar de lo resentidas que han quedado las finanzasde la industria aeronáutica durante los últimos dos años, el gobierno de GeorgeW. Bush ha dado primacía a los aspectos de seguridad por encima de otrasconsideraciones referidas al confort que necesita el viajero para mitigar laangustia inherente a la permanencia dentro de un avión por varias horas.

 

Esto genera una presión psicológica sobre elpasajero.  Por otra parte, las medidasadoptadas últimamente están orientadas hacia la prevención de actosterroristas, no a contrarrestar las expresiones delictivas que tradicionalmente tienen suescenario en los aeropuertos.

 

Quien se disponga a tomar un avión en estas fechasdebe tener en cuenta no sólo las nuevas medidas que puedan estar siendoaplicadas en los terminales aéreos que va a utilizar sino también cuáles sonlos ambientes que va a visitar, y sobre la base de esto trazar una estrategiade seguridad.

 

David Katz (Risk Analysis Group) recomendó a losviajeros de negocios “estar atentos del entorno” en el aeropuerto, y percatarsede cuáles son las cosas que pueden estar fuera de lugar.  Este consejo vale para todo el que sedisponga a tomar un avión.  El autor lodescribe como un estado de “alerta relajada” en contraposición a la paranoia dequien cree que lo van a robar a la vuelta de la esquina.

 

Otra medida para reducir el riesgo, especialmente sise visita lugares donde predomina la pobreza, es tratar de llamar la atenciónlo menos posible mediante el uso de vestimentas modestas y exhibiendo la menor cantidadde signos exteriores de riqueza. Partamos del principio según el cual el ladrón quiere obtener la mayorganancia con el menor esfuerzo. Si nuestra apariencia arroja dudas en cuanto ala cantidad de bienes que podamos llevar, el atacante escogerá a otra víctima.

 

Los niños pueden ser un dolor de cabeza.  Ellos deben ser instruidos antes de salir yde la manera más clara posible en torno a la conducta que deben mostrar duranteel viaje. Bajo ningún respecto deben ser dejados al garete.  Los cuidados deben redoblarse en las zonasde tránsito donde pueden perderse entre un mar de gente.

 

Los medios de transporte terrestre deben serreservados y asegurados antes de salir de casa.  Las bandas de antisociales aprovechan para hacerse pasar portaxistas y esperan a los viajeros en los accesos a los terminales internacionalespara despojarlos de todos sus haberes. Eso ocurre en Miami, Caracas y BuenosAires.  Si no es posible tener totalcerteza en cuanto al vehículo que va a ser abordado, es mejor pedir consejo aun oficial de seguridad.  Losaeropuertos a menudo tienen sus propios servicios de taxi. Cobran un poco más,pero la tranquilidad bien vale el precio.

 

Hay que informarse lo más posible sobre el lugar aser visitado.  Actualmente hay grancantidad de datos en internet sobre este particular.  Las cancillerías también disponen de servicios consulares quellevan el pulso de la criminalidad en los diversos destinos, e informan sobreello a sus connacionales.  EnSegured.com tenemos una importante selección de estos archivos (ver sección

Finalmente, y como las normas migratorias puedenvariar de un lugar a otro, es conveniente que el viajero elabore una lista delos requisitos exigidos en todos los países a visitar, incluidos aquellos enlos que se hará solamente una escala. Esto ahorrará horas de cola y molestias en lo que deben ser momentos deplacer.

 

Links de interés

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.