Lección argentina (4 al 11 de enero 2002)

 

Quizásea muy temprano para cantar victoria, pero el desarrollo de la crisis políticaen Argentina pareciera apuntar hacia una salida concertada.  La posibilidad de que allí se instale ungobierno de fuerza es más remota con cada hora que pasa.

Deser así, el tiempo no ha transcurrido en vano. Desde la segunda quincena de diciembre todo el continente temió que esaprotesta, cuya expresión inicial fueron los cacerolazos contra elgobierno de Fernando de la Rúa para luego transformarse en saqueosgeneralizados en Buenos Aires y sus alrededores, daría paso a una juntaultraderechista de corte militar como las que reinó en ese país hace apenas dosdécadas.

Peroal menos por ahora la política se ha impuesto sobre la fuerza.  Eso debe ser aplaudido por todaLatinoamérica. Al momento de la divulgación de este editorial, el exgobernadorde la provincia capitalina, Eduardo Duhalde, continúa juramentando a losintegrantes de un gabinete de consenso, y si esta transición sale bienArgentina estará eligiendo a un nuevo Presidente dentro de un año.

HoracioJaunarena ha sido designado para el ministerio de la Defensa.  Tiene experiencia en ese cargo.  El rotativo

Linksde interés

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.