El ácido personal (6 al 13 de septiembre 2002)

 

El análisis de las muestras de ácidodesoxiribonucleico (ADN, o DNA si es en inglés) se ha hecho cada vez másfrecuente desde 1985, cuando fue aplicado por primera vez en el curso de unapesquisa, en Inglaterra.

 

Como toda herramienta de investigación, tieneventajas –cada vez mayores- y limitaciones –que van desapareciendo con elrefinamiento de las técnicas y el desarrollo de nuevas aplicacionesinformáticas-.

 

La colección de muestras de ADN en una escenadel crimen es útil en tanto que se acepta un supuesto elemental de lacriminalística:  que los seres humanosestán en constante interacción con el medio ambiente, y que esa relaciónbidireccional implica una mutua transferencia, cuyas características es posiblemedir y conocer.

 

Este principio, denominado transferenciarecíproca, subyace en toda investigación penal. La individualizaciónmediane pruebas de ADN supone la existencia de una característica que, al igualque las huellas dactilares, es única en cada persona. En el caso del ADN, ysegún los señalado por el exjefe de patología forense de Nueva York, MichaelBaden, esta característica se refleja tan solo en el 1 por ciento de loscomponentes de la sustancia.  El restode ella viene a ser de escaso interés criminalístico.

 

Es posible extraer muestras de ADN de la cabezade los espermatozoides, la raíz de los cabellos, la saliva, los glóbulosblancos y el tejido cutáneo.  Estaprueba no solo tiene utilidad en las investigaciones de delitos violentos(homicidios, violaciones, lesiones graves, etc.) sino también en la solución decasos de filiación dudosa, incluso si el enigma es del pasado lejano, como elde la princesa Anastasia de Rusia.

 

El desarrollo de las técnicas relacionadas conla colección de muestras de ADN ha incrementado las posibilidades de éxito delos criminalistas, siempre y cuando sigan al pie de la letra los protocolospara el levantamiento de evidencias en la escena del crimen, así como laprotección de la cadena de custodia, tal y como lo señalan Lorente y Villanuevaen un trabajo que hemos consignado en nuestro portal.  No importa la sofisticación de la tecnología, el factor humanosiempre marcará la diferencia.

 

Colillas de cigarrillo, apéndices pilosos yhasta bolas de chicle recién masticado antes eran detalles sin importancia parael pesquisa policial. Ahora, en cambio, y gracias a las tecnologías quepermiten levantar pruebas de ADN, pueden constituir la diferencia entre un casode rutina y un expediente sin solución, de esos que llaman “cangrejos” en elargot policial.

 

La aplicación de pruebas de ADN también sirvepara hacer juicios más justos.  En 1996,el Departamento de Justicia emitió un reporte titulado Estudio de casossobre el uso de evidencia de ADN para establecer inocencia luego del juicio.  La muestra incluyó 8.048 expedientes deviolación y violación con homicidio, referidos por el Buró Federal deInvestigaciones entre 1988 y 1995. De este universo, 2.012 personas fueronexoneradas luego de una primera sentencia gracias a la prueba del ácidodesoxiribonucleico.

 

Las pruebas del ADN tienen la limitación de quedeben hacerse comparando una muestra dubitada con una de origen conocido,tomada en el curso de esa investigación o de expedientes elaborados conanterioridad.  Pero, hasta el momento,no hay una base de datos más o menos universalizada a la cual remitirse en casode dudas.  En Venezuela,hubo unapropuesta en este sentido, durante el proyecto de reforma al sistema deidentificación ciudadana.  Pero fuerechazada por considerársele una intromisión en la vida privada, digna degobiernos totalitarios.  El argumentoera que, en el fondo, este sistema de identificación sería utilizado para el“control ciudadano”, al mejor estilo del big brother de Orwell.

 

Quizá el plan fue demasiado ambicioso. Quizáconvendría empezar por grupos más pequeños que la población de un país entero,como por ejemplo los conformados por personas en juicio por crímenesviolentos.  Esta base de datos yacomenzó a ser elaborada en Estados Unidos, con resultados sorprendentes.

 

Links de interés

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.