Feria de Asis: oportunidades en la crisis (4 al 11 de octubre 2002)

 

En el mes de septiembre, Segured asistió a lacelebración de la cuadragésima octava feria internacional de la SociedadAmericana de Seguridad Industrial (Asis), realizada en el Centro de Convencionesde Pennsylvania (Filadelfia, EEUU). Este evento anual, como es tradición, sirvió como punto de encuentropara los más importantes exponentes de la industria de la seguridad -más de2650 empleados y gerentes de empresas acudieron a esta cita-.Y en esa medida,también fue posible auscultar hasta qué punto este importante sector de laeconomía se ha visto afectado por la cruzada antiterrorista.

 

No fue casual que durante el desarrollo de estaferia internacional se cumpliera el primer año de los ataques contra el CentroMundial de Comercio de Nueva York y contra el Pentágono.  En los doce meses que siguieron a esatragedia el mundo, y por ende la industria de la seguridad privada eindustrial, han tenido que adaptarse a nuevas exisgencias.

 

La conferencia de apertura corrió por cuentadel general retirado Barry Mc Caffrey, ex director de la oficina de la CasaBlanca para la Política Nacional de Control de Drogas y profesor de SeguridadNacional en la Academia Militar de Estados Unidos.  El tema central fue, precisamente, “La guerra contra elterror”.  Pero el general de cuatroestrellas, en realidad, no hizo un balance de los resultados obtenidos por laincursión militar en Asia Central, no sobre las consecuencias que esto tendríadesde el punto de vista geoestratégico. Consciente de cuál era el público al cual se estaba dirigiendo,concentró su discurso en la necesidad de adaptar los componentes de laseguridad privada a nuevas exigencias.

 

Según Mc Caffrey, ahora los jefes de seguridadde las empresas están llamados a jugar un papel de mayor importancia, y asídebe ser reconocido dentro de las propias corporaciones.  Según sus propias palabras, ya no pueden ser“tercerones”.  Pero además son losempleados llamados a velar por la preservación de los sistemasinformáticos.  De ello puede depender lavida de la compañía.  Allí se impone uncambio de concepto.

 

“La cyberseguridad no consiste en proteger laprivacidad de las comunicaciones de su negocio, es mantener sus sistemas enfuncionamiento.  Piense si losliderazgos corporativos y políticos conocen eso (…)  El peligro es que gastaremos grandes sumas de dinero porque elliderazgo corporativo no sabe lo que está haciendo”, advirtió en una entrevistapara el Philadelphia Flyer.

 

Este fue, precisamente, uno de los temas quecruzó el escenario de la feria, de principio a fin.  De las 141 conferencias programadas, 18 tenían que verdirectamente con aspectos de seguridad en los sistemas informáticos y elllamado “cyberterrorismo”.  Otras tantastocaron estos aspectos de manera tangencial. El programa, de hecho, tenía una categoría de “seguridad en lainformación”.

 

Otros aspectos en los que la industria hapuesto un ojo se refieren a la gerencia de crisis, los avances en los sistemasde vigilancia perimetral y controles de acceso, y por último en la biometría,un área que veremos desarrollarse cada vez con mayor fuerza dentro de laseguridad privada.

 

Y, como decía uno de los conferencistas, todoesto se trata de dinero.  La industriade la seguridad sabe que el 11 de septiembre del 2001 el mundo presenció unagran tragedia, pero también el nacimiento de un nuevo campo deoportunidades.  Definitivamente, elmundo ya no será igual.

 

Links de interés

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.