Traficante colombiano tenía pasaporte venezolano

Luis Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, uno de los más poderosos y acaudalados narcotraficantes colombianos y de los 10 más buscados por Estados Unidos, fue detenido en Cuba y será entregado a las autoridades de Colombia a más tardar hoy, según informaron fuentes a El Nuevo Herald.
Gómez fue arrestado el pasado dos de julio en La Habana en poder de un pasaporte venezolano falso, informó el vocero de la policía en Colombia James Guapacho.
Otras fuentes explicaron a El Nuevo Herald que el pasaporte falso utilizado por el narcotraficante fue expedido por México y que lo obtuvo gracias a la protección que le brindó su socio, Vicente Carrillo, hermano y heredero del fallecido jefe narcotraficante mexicano Amado Carrillo, más conocido como «El Señor de los Cielos».
Según informes de inteligencia de México, Amado Carrillo, muerto en julio de 1997, visitó varias veces a Cuba desde 1994.
Guapacho dijo que no se dispone de información sobre si Gómez venía usando como refugio el territorio cubano o fue detenido durante su primera visita a la isla. El gobierno cubano no se ha pronunciado sobre el arresto.
En mayo las autoridades de Estados Unidos solicitaron a Colombia en extradición a Gómez y ofrecieron una recompensa de $5 millones a quienes entregaran información sobre su paradero. Gómez afronta cargos de narcotráfico y lavado de dinero en el distrito de Columbia.
Una comisión de oficiales de alto rango de la policía colombiana viajará hoy a La Habana para recibir al narcotraficante, jefe del Cartel de Norte del Valle y señalado como uno de los responsables de una sangrienta ola de violencia en el occidente del país.
Rasguño, ex policía de unos 40 años que trabajó como empleado de una estación de gasolina, se ganó el apodo por una herida en su rostro. A mediados de los años noventa, aprovechándose de que el gobierno estaba concentrado en la persecución de los cabecillas del Cartel de Cali, amasó una gran fortuna en la exportación de cocaína.
La Policía colombiana lo señala como el responsable de manejar entre el 30 y 50 por ciento de los envíos de cocaína que se despachan desde Colombia hacia Estados Unidos.
Algunas de sus propiedades, evaluadas en $100 millones, fueron confiscadas el mes pasado por autoridades colombianas.
En varias ocasiones, el narcotraficante intentó negociar su entrega ante la justicia de Estados Unidos, pero sus ofertas no fueron aceptadas. Una de esas oportunidades se produjo en el 2000 en la costera ciudad de Cartagena, donde la fiscal asistente del sur de la Florida Theresa Van Vliet se reunió con el narcotraficante para acordar los términos de su sometimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.