Implantan chips a funcionarios mexicanos

WILL WEISSERT / AP
MEXICO
La seguridad ha llegado a nivel subcutáneo para el procurador general de México y al menos 160 personas en su oficina: les han implantado microchips que les dan acceso a las áreas de seguridad dentro de su edificio.
Es una aplicación pionera de una tecnología que se usa ampliamente en los animales, pero no en los humanos.
Los más altos fiscales e investigadores federales de México comenzaron a recibir los implantes en sus brazos en noviembre, a fin de tener acceso a áreas restringidas dentro de las oficinas centrales del procurador general, dijo Antonio Aceves, director general de Solusat, la compañía que distribuye los microchips en México.
El procurador general, Rafael Macedo de la Concha y 160 de sus empleados recibieron el implante que costó a los contribuyentes $150 por cada una de los microchips del tamaño de un grano de arroz. Hay más señalados para recibir la identificación en los próximos meses y miembros claves del ejército mexicano, la policía y la oficina del presidente Vicente Fox seguirán después, dijo Aceves. La oficina de Fox no devolvió a tiempo una llamada pidiendo comentarios.
Una portavoz de la oficina de Macedo de la Concha dijo que no podía comentar sobre las declaraciones de Aceves, citando asuntos de seguridad. Pero el propio Macedo mencionó el programa de microchips a los periodistas, diciendo que había recibido un implante en el brazo. Indicó que los microchips eran necesarios para entrar en un nuevo centro de información federal contra el crimen. »Es sólo para tener acceso, para seguridad», subrayó.
Las microchips que fueron implantados son fabricados por VeriChip Corp, una subsidiaria de Applied Digital Solutions Inc, de Palm Beach.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.