Tema de la seguridad es el centro de la convención demócrata

Boston, EEUU. El programa electoral de la Convención Nacional Demócrata se centró tanto en la lucha contra el terrorismo y el fortalecimiento militar como en la necesidad de que «Estados Unidos recupere el liderazgo y el respeto».
El programa, titulado «Fuertes dentro de nuestro país, respetados en el mundo», sostiene que los demócratas «son conscientes de que los retos de nuestro tiempo son nuevos y profundos, y la decisión que tenemos por delante (en las elecciones en noviembre próximo) puede tener más impacto en nuestro pueblo y nuestro sitio en el mundo que la de cualquier otro momento de nuestras vidas», refirió Efe.
«Por primera vez en generaciones hemos sido atacados en nuestro propio país», afirmó el documento. «Nuestros soldados siguen en peligro en Irak y Afganistán. Nuestras alianzas están resquebrajadas, nuestra credibilidad en duda», sostuvo el proyecto.
El partido demócrata afirma que «el presidente George W. Bush y sus aliados siguen adelante con tozudez, sin consideración por las necesidades de nuestro pueblo o los retos de nuestra época».
La tolda demócrata propone la creación de una «nueva comunidad de las Américas que refleje nuestra relación estrecha con nuestros vecinos».
El documento no dice si el partido apoya o no el Tratado de Libre Comercio (TLC) alcanzado con América Central y República Dominicana.
Tampoco incluye una sola palabra sobre los tratados que EEUU negocia con algunos países de América del Sur ni sobre el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
En materia de defensa, propone un incremento del contingente del Ejército, la duplicación de la capacidad de las fuerzas especiales, la adquisición de equipos de tecnología avanzada y mejoras en la instrucción de los soldados.
La Convención Demócrata sentó un tono optimista en su jornada de apertura y evitaron caer en una agresividad excesiva hacia el presidente Bush.
Las principales figuras invitadas al evento, como los ex presidentes Bil Clinton y Jimmy Carter, se esforzaron por mostrar a John Kerry como la alternativa mas positiva.
En la jornada de ayer, Ron Reagan, hijo del ex presidente republicano Ronald Reagan, defendió la investigación científica con células madre a la cual se opone Bush.
Hasta el momento, en la lucha por la Casa Blanca, la cuestión más acuciante es qué hombre dará más seguridad. Y hasta ahora, Kerry ha sido incapaz de convencer a los estadounidenses de que hará una labor mejor que Bush.
Es la mayor debilidad del senador por Massachusetts entre los votantes, y los demócratas se proponen convertir la Convención Nacional en un saludo a su hoja de servicios en materia de seguridad.
Faltando menos de 100 días para los comicios, Kerry compite y a veces supera a Bush en los principales temas, excepto en la lucha antiterrorista.
«Esta es una lucha entre el miedo y la esperanza. Y en eso consiste esta elección», dijo el gobernador de Iowa, el demócrata Tom Vilsack.
Una encuesta del diario The Washington Post arrojó que 55% del electorado confía más en Bush en materia de seguridad. Apenas 37% expresó su confianza en Kerry.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.