Ataque armado a manifestantes en Venezuela

Anoche falleció la señora Maritza Ron Diez (62), quien recibió un disparo que le atravesó su brazo izquierdo y se le alojó en el intercostal del mismo lado, dañando órganos vitales lo que produjo su deceso. Maritza Ron y otras 10 personas fueron reportadas heridas, entre ellas el diputado Ernesto Alvarenga, tras ser atacados por escuadrones oficialistas cuando manifestaban en los alrededores de la plaza de Altamira y el distribuidor del mismo nombre.
Los agraviados protestaban contra la decisión del Consejo Nacional Electoral, la cual calificaban como un golpe de Estado. Los testigos identificaron a los tripulantes de ocho motocicletas y dos vehículos, quienes sin mediar palabras dispararon contra los presentes. El parlamentario Alvarenga fue trasladado hasta la clínica Avila donde fue intervenido quirúrgicamente. Por fortuna el proyectil le entró y salió del hombro izquierdo.
Al mismo centro hospitalario ingresaron a Maritza Ron (62), José Miguel Acheta (24) y Elio Acevedo de 22 años. Los funcionarios adscritos a Salud Chacao atendieron a Luisa Amelia Marcano (37), Hilda Mendoza (44), Jair Martínez (45) y Emilia Hernández, de 49 años. En el distribuidor Altamira, un automóvil fantasma arrolló a Julio Francisco Urbaneja (71). También resultó lesionado por proyectil un joven que se encontraba en el mencionado distribuidor.
El tránsito por la autopista Francisco Fajardo fue paralizado por una serie de jóvenes. Todos protestaban contra el «golpe de Estado». El director de la PM, comisario Lázaro Forero, dijo que los pistoleros se marcharon una vez que dejaron la estela de heridos sobre el pavimento. Funcionarios del Cicpc fueron abucheados cuando pretendieron ingresar a la clínica Avila. Los enardecidos manifestantes los acusaban de actuar en complicidad con los pistoleros porque nunca los identifican ni detienen. Los imputaron de ser complacientes con los escuadrones de la muerte que dispararon contra colas de personas que intentaban votar en el referendo.
Diferentes dirigentes políticos acudieron a la clínica para mostrar su solidaridad con los agraviados. El activista Pablo Medina responsabilizó a los rectores del CNE por los muertos y heridos. Aseguró que sobre su conciencia recaerán los hechos de violencia que pudieran generarse en el futuro. Por su parte, el dirigente Américo Martín dijo que los infortunados manifestantes «son víctimas del fraude. Si no detenemos esta máquina homicida seremos luego sus víctimas».
Algunos testigos aseguraron que los pistoleros tripulaban motocicletas modelo XT que suelen utilizar funcionarios policiales. La particularidad que los distingue consiste en que carecen de matrículas identificadoras. En la plaza de Altamira continuaron las protestas contra los rectores chavistas del CNE.
Cientos de personas se apostaron en distintos puntos de la ciudad para reeditar una especie de «guarimba». Simultáneamente reaparecieron los mismos escuadrones parapoliciales que dejaron un saldo de 14 asesinatos a partir del pasado 27 de febrero. Los lugareños del sector Plaza Las Américas también fueron atacados y dispersados por los pistoleros. Los vecinos pretendían colocar basura para construir barricadas. En Altamira los vecinos detuvieron a un chavista infiltrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.