Ernesto Guevara era considerado el segundo más importante de Cuba

Ernesto «Che» Guevara era, para los funcionarios británicos en Cuba, la segunda figura en importancia en la isla después de Fidel Castro, según documentos secretos desclasificados en Londres.
El argentino se encuentra en una lista de 61 Personalidades Líderes de Cuba elaborada por el Ministerio de Relaciones Exteriores en 1967.
La embajada británica en La Habana consideraba al Che «un hombre capaz y trabajador, tal vez el más competente y lúcido del círculo íntimo».
Los papeles sobre el guerrillero son parte de una serie de documentos desclasificados por los Archivos Nacionales del Reino Unido.
Los funcionarios británicos en la isla consideraron que Guevara podía «mostrarse como un hombre culto y de voz suave así como frío y despreciativo».
«Éste argentino barbudo, con su encanto irlandés y su inevitable uniforme militar, ha ejercido una considerable fascinación en hombres y mujeres».
Auge y caída
Los documentos dados a conocer al público indican que «hasta 1964, él era tal vez la figura más influyente en Cuba después de Fidel Castro», pero también registran una pérdida de influencia del Che en el principal líder cubano.
Vilma Espín (der.), esposa de Raúl Castro, también fue mencionada por los funcionarios británicos.
Según los hombres de la embajada del Reino Unido en Cuba, Castro se volvió menos inclinado a escuchar los consejos del argentino luego de que no prosperaran algunas de sus ideas, como extender la revolución a toda América Latina.
Pero también resaltan el papel del Che en los cambios políticos y económicos registrados en la Cuba post-revolucionaria.
«Al comienzo de la revolución, fue Guevara quien alteró radicalmente el patrón tradicional del comercio cubano, a partir de sus viajes a países no alineados y comunistas».
Descripciones sobre Fidel Castro y su hermano Raúl no fueron incluidas en esta serie de papeles desclasificados, pero sí se encuentran algunas semblanzas de otras personalidades políticas como por ejemplo Vilma Espin de Castro, la esposa de Raúl.
«Una mujer extraordinariamente guapa y atractiva, que utiliza mucho más maquillaje que el habitual según la costumbre revolucionaria y logra que incluso sus uniformes se vean elegantes y femeninos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.