"Narcos" abaratan el dólar en Colombia

JASON WEBB / Reuters
BOGOTA
He aquí una buena forma de hacer dinero, si usted está en Colombia. Tome algunos pesos y cámbielos por dólares. Vuele a Miami, deposite los dólares en efectivo en un banco y regrese a Colombia. Luego, vaya a un cajero automático en Bogotá, retire el dinero y… ¡listo!, usted tiene entre un cinco y un 10 por ciento más de pesos frente a los que tenía cuando arrancó la operación.
En Colombia, un dólar en la mano vale menos que tenerlo en el banco. En parte, porque usted no puede abrir una cuenta en dólares o usarlos para comprar productos en el supermercado. Por años, la gente y muchos negocios han aprovechado la ventaja de tener dólares baratos en efectivo, a menudo de manera legal.
La anomalía había pasado desapercibida hasta comienzos del 2004, cuando estalló una polémica acerca del efecto de los dólares baratos provenientes del enorme comercio de co-
caína de Colombia, en el elevado valor del peso, que ha hecho muy difícil actualmente la vida a los exportadores.
El economista Javier Fernández dice que una de las razones de que el dólar en efectivo sea más barato se debe a la abundante cantidad de dinero proveniente del tráfico de cocaína.
Fernández ha generado malestar en el Banco Central, al sugerir que la propia entidad ha facilitado el lavado de dinero, al aceptar que le sean depositados dólares por bancos que los han cambiado por pesos a cambistas en sus sucursales en Colombia.
»Tontamente, majaderamente e irresponsablemente, les abrió a los bancos la posibilidad de que llevaran la plata allá», dijo Fernández a Reuters.
Las transacciones de droga usualmente son pagadas en efectivo, para evitarse problemáticas preguntas de banqueros y reguladores.
Los dólares regresan de contrabando a Colombia, donde los criminales los lavan, convirtiéndolos a pesos. No siempre eso es fácil de hacer, como lo demuestra el descubrimiento de $35 millones en efectivo, incrustados en las paredes de dos lujosos apartamentos en Bogotá en el 2001.
Unos $800 millones en efectivo fueron depositados en el Banco Central entre enero y julio de este año, aseguró Fernández.
»Es mucha plata en efectivo, fuera de proporción con lo que se transa en los demás países», explicó el economista, argumentando que actividades lícitas como el turismo no pueden explicar esa cantidad de dólares en efectivo en un país cuyo Producto Interno Bruto (PIB) está valorado en $95,000 millones.
Ahora, el Banco Central ha decidido no aceptar más depósitos de dólares en efectivo, a partir del primero de octubre. Indignado, niega que dicha decisión tenga que ver con preocupaciones de que pueda estar siendo usado para algún lavado de dinero.
La decisión, según el emisor, fue adoptada debido a que el manejo de los dólares en efectivo es costoso y que ningún otro Banco Central en el mundo presta ese servicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.